Así se jugó… México 1986 | La mano de Dios salva a Argentina

Angel Peña.-

México 1986 Argentina
Maradona marcó dos goles históricos. Foto: Fifa

La 13ava Copa Mundial de Fútbol tuvo como sede México, entre el 31 de mayo y el 29 de junio de 1986. Se convirtió en el primer país en organizar dos veces una Copa del Mundo. El Comité Ejecutivo de la FIFA tomó la decisión tras una reunión en Estocolmo, Suecia, en mayo de 1983, al destituir a Colombia como sede seleccionada en 1974, país que declinó sus intenciones de organizar el evento mundial por no cumplir con los requerimientos exigidos por el organismo internacional: cantidad y capacidad de estadios, hoteles y carreteras.

Años más tarde se volvió a cuestionar la sede debido al terremoto suscitado principalmente en la Ciudad de México y estados vecinos la mañana del 19 de septiembre de 1985, a ocho meses de la fecha de arranque de la justa. El siniestro dejó más 10.000 muertes y demandó una inversión de 2.000 millones de dólares para la reconstrucción, por lo que el comité organizador llegó a pensar la suspensión del torneo.

Sin embargo, a pesar de las consecuencias desastrosas ocasionadas por el sismo, los estadios designados como escenarios de los partidos, así como las diferentes infraestructuras futbolísticas, no resultaron afectados, por lo que se continuó con la organización del evento mundial.

Fueron 24 selecciones las que acudieron al torneo y 52 partidos celebrados, al igual que en el mundial anterior; España 1982, pero esta vez anotándose 132 goles y el máximo artillero fue el británico Gary Lineker, con 6 tantos. La mascota del mundial fue Pique y el balón oficial fue el Adidas Azteca México, primer balón fabricado con materiales sintéticos, lo que aumentaba la impermeabilidad y la durabilidad, brindando mejor rendimiento en campos de juego duros, con mucha humedad y a grandes alturas.

Lo más resaltante en este mundial sin duda fue el partido Argentina – Inglaterra, Diego Armando convirtió dos de sus goles más famosos, uno de ellos tocando el balón con la mano que el árbitro dio por legal y que el mismo jugador aceptó después al afirmar que había sido “La mano de Dios”.

Minutos después “El Pelusa” zarpó desde media cancha burlando a cuanto adversario se cruzaba en su camino, consiguiendo de esta forma el mejor gol de los mundiales y uno de los mejores en la historia del fútbol, conocido como el Gol del Siglo. Argentina se encaminó a la gran final contra Alemania Federal mientras que Francia y Bélgica se jugaron el tercer y cuarto lugar.

Guiada por la magia de Maradona, Argentina alcanzó su tercera final en la historia y la segunda en las tres últimas ediciones. Allí los argentinos enfrentaron a Alemania Occidental y ganaron el partido con un resultado final de 3-2, así Argentina obtuvo su segundo título mundial y Maradona cumplió su sueño. Y aunque el equipo no dependió únicamente de él, nunca en la historia de los Mundiales un jugador tuvo tanta influencia en su destino final.

Así se jugó… Uruguay 1930, Italia 1934Francia 1938Brasil 1950, Suiza 1954,  Suecia 1958Chile 1962Inglaterra 1966México 1970Alemania 1974Argentina 1978España 1982

* Angel Peña es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario