Así se jugó… Chile 1962 | Brasil se convierte en el 1er bicampeón mundial

Angel Peña.-

Mundial Chile 1962
Garrincha fue la gran figura de Brasil 1962. Foto: Primera Edición

La Copa Mundial de Fútbol de 1962 fue la séptima edición de este torneo, la cual se desarrolló en Chile entre el 30 de mayo y el 17 de junio. ​Se disputaron 32 partidos en los cuales se anotaron un total de 89 goles. Participaron en la fase de clasificación 56 selecciones, lo que implicó un nuevo récord.

Seis jugadores quedaron como máximos goleadores del torneo, empatando en cuatro tantos: Garrincha, Vavá (Brasil), Leonel Sánchez (Chile), Dražan Jerkovic (Yugoslavia), Flórián Albert (Hungría) y Valentin Ivanov (Unión Soviética).

Tras 12 años, la principal competencia de fútbol mundial regresó a América, luego de jugarse en Suecia y Suiza. Se retomó la rotación entre Europa y América, la cual se perpetuaría hasta el año 2002, que se estrena Asia como nación anfitriona.

A pesar de que Chile careciera de experiencia en la realización de eventos deportivos internacionales, fue seleccionado en 1956 como sede, por encima de  la candidatura de su país vecino, Argentina.

La organización enfrentó diversas dificultades, principalmente en cuanto a la infraestructura necesaria, lo que amenazó en varias oportunidades la realización del torneo, en especial tras la ocurrencia del terremoto de Valdivia de 1960, que destruyó gran parte del territorio sur del país.

Pese a todos los inconvenientes, el evento fue albergado en cuatro sedes, la segunda menor cantidad en la historia de las copas mundiales: Arica, Rancagua, Santiago y Viña del Mar.

En el ámbito deportivo, el Mundial estuvo marcado por una primera ronda violenta que opacó al fútbol. Partidos como la llamada “Batalla de Santiago”, entre la selección local y su par de Italia, o el encuentro entre Yugoslavia y la Unión Soviética han sido considerados dentro de los más violentos en la historia del fútbol.

Sin embargo, también surgieron momentos de calidad deportiva, como el único gol olímpico anotado en una Copa Mundial, a cargo del colombiano Marcos Coll en el partido contra la Unión Soviética, o las habilidades del brasileño «Garrincha», quien se convirtió en la principal figura del torneo mientras su compatriota Pelé se encontraba lesionado.

La final se disputó en el Estadio Nacional de Chile, y Brasil consiguió su segundo título mundial, de forma consecutiva, al derrotar a Checoslovaquia por 3×1. Los locales, tras realizar una gran fase previa, lograron el tercer puesto al derrotar a Yugoslavia, consiguiendo el mejor resultado en la historia del fútbol chileno en una Copa Mundial hasta ahora.

Así se jugó… Uruguay 1930, Italia 1934Francia 1938Brasil 1950, Suiza 1954Suecia 1958

*Angel Peña es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario