Así se jugó… Inglaterra 1966 | Se roban la Copa del Mundo

Luigi Bitteto.-

En la final se cobró uno de los goles más polémicos de la historia del fútbol. Foto: Fifa

Con el paso de los años el Mundial se convierte en una cita de gran importancia, que reúne miles de intereses, millones de aficionados y cifras récords. En Inglaterra 1966 se impuso un nuevo número de selecciones participantes, en total fueron 70 las que dijeron presente en la fase previa.

Nuevas reglas de clasificación hicieron que las representantes africanas claudicaran en sus deseos de participar, ya que les pareció injusto que además de ganar en su zona, también debían superar a los ganadores de la zona asiática o de la zona de Oceanía para pasar a la fase final del Mundial. Esta regla impuesta por la FIFA en 1964 sería claudicada cuatro años después a favor de África.

Otra de las curiosidades que rodearon a esta cita internacional del fútbol fue que casi se quedaron sin copa que entregar al campeón. En la víspera del evento, se realizó una exhibición en el centro de Londres, en Westminster, con la intención de que los fanáticos apreciaran de cerca el trofeo.

Ese día fue robada y con el campeonato iniciado fue recuperada milagrosamente en un barrio londinense por un perro llamado Pickles, que al salir de su casa con su dueño fue directo a un objeto extrañamente envuelto. Era la Jules Rimet. Pickles se convirtió en el gran héroe del Mundial

Por primera vez en la historia de los mundiales aparece la mascota, en este caso la anfitriona escogió a un león, vestido con uniforme de fútbol, que jugaba con un balón, llamado Willie, desde entonces los símbolos patrios quedaron anclados a las citas mundiales, destacando cada uno de forma característica los colores e intereses nacionales.

La asignación de Inglaterra como sede comenzó a levantar ciertas molestias y denuncias de favoritismos de parte de ciertos participantes. La selección anfitriona jugó cada uo de sus partidos en el estadio principal Wembley. Se cuestionaba que el presidente de la FIFA fuera inglés y que el torneo se jugara justo en este país, ya esto ejercía cierta presión por encima de las demás federaciones.

Finalmente el Mundial comienza y las sorpresas no se hicieron esperar, Italia queda eliminada a manos de Corea del Norte, por un marcador de 1-0. Los diarios crucificaron a la  azzurra, mientras que los jugadores italianos se defendieron diciendo que los coreanos se parecían tanto que hicieron cambios sin notificar en el entretiempo.

Por otra parte, Brasil quedaba en el grupo de la muerte junto a Bulgaria, Hungría y Portugal, el doble campeón no pasaría de la fase de grupos. Pelé nuevamente fue lesionado, al extremo que tuvo que salir en camilla en el juego ante Portugal.

Sin embargo, en el corazón lusitano nació una nueva estrella que enrumbaría a su equipo a un increíble tercer lugar, tras revertir un 0-3 contra Corea del Norte, y convertirlo en un 5-3. El nombre de la “Pantera” Eusebio quedó grabado en este Mundial.

La solidez de la oncena inglesa fue opacada por la polémica del favoritismo, a pesar de contar con figuras como Bobby Charlton. Inglaterra llegó sin conceder goles y se enfrentó a Alemania Federal. El resultado seria 4-2 con extra tiempos y con un gol de Geoffrey Hurst, que se convierte en la gran figura de la selección, además de ser el responsable de uno de los goles más cuestionados de la historia del fútbol, según reseña la página oficial de la FIFA, al debatirse si en efecto la pelota entró en la malla.

La reina Isabel de Inglaterra entregó la Jules Rimet al equipo campeón. Al momento de alzar la Copa le preguntaron la entrenador Alf Ramsey si intuía ganar y afirmó. No tenía la menor duda, pues sabía que contaba con la complicidad de Alí (diminutivo de Stanley) Rous (presidente de la FIFA) y sus cuarenta colaboradores”.

Así se jugó… Uruguay 1930, Italia 1934Francia 1938Brasil 1950, Suiza 1954,  Suecia 1958, Chile 1962

*Luigi Bitteto es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario