ESPECIAL | Pluma celebra su segundo aniversario casado con la ética y la honestidad

Sabrina Machado.-

Compromiso, ética, honestidad y responsabilidad son los principios que deben guiar la carrera de todo comunicador.  Venezuela vive un momento de gran particularidad, donde el ingenio y la fortaleza deben destacar por encima de la mezquindad, donde la juventud debe asumir duros retos, en pro de pelear el derecho por tener un futuro digno y prometedor.

Desde un medio de comunicación es imposible voltear y no denunciar, no informar irregularidades, no comprometerse con la verdad, aquella reflejada en hechos sólidos, comprobables, irrefutables.

Pluma, desde la Universidad Monteávila, le abre las puertas a jóvenes comprometidos, que no teman al futuro, que asuman riesgos y vivan experiencias únicas. Desde esta tribuna dispuesta por la que también está llamada a ocupar un lugar primordial en la recuperación del país, como es la universidad, se abren espacios al crecimiento, al conocimiento, a  la formación.

Pluma está dispuesto para que los jóvenes umaístas vivan la experiencia de la comunicación antes de salir al ruedo laboral. Es un espacio donde los principios básicos son cuidados con celo, donde la pluralidad es una ley y donde el aprendizaje enriquece desde temprana edad el espíritu.

En un país donde las dificultades, de distintas índole, ponen diversas trabas para la información, donde el cierre de medios ya no es noticia y donde decir periodista es, muchas veces, hasta cuestionado, se hace imperante recuperar la credibilidad, volver a velar por el buen nombre y por la importante labor del comunicador.

Como señaló en alguna ocasión a El País, de España, Ryszard Kapuscinski: “El verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro. Las guerras siempre empiezan mucho antes de que se oiga el primer disparo, comienza con un cambio del vocabulario en los medios”.

Al cumplir dos años de un reto que poco a poco se ha consolidado y que está dispuesto a seguir creciendo, de la mano de su principal motor, los jóvenes, desde esta plataforma se agradece el incondicional apoyo de las autoridades universitarias, de nuestro equipo de columnistas que nutren con su sapiencia la columna vertebral del periódico de la Monteàvila.

El compromiso es grande, pero también son grandes los ímpetus juveniles, de la generación venidera, que se abre paso ante las adversidades en pro de alcanzar sus sueños.

“La verdad y la solidaridad son dos elementos claves que permiten a los profesionales de los medios de comunicación convertirse en promotores de la paz”, Juan Pablo II.

*Sabrina Machado es coordinadora de Pluma

*Mary Ann González, estudiante de la Universidad Monteávila, autora del video

Deja un comentario