Taquilla veraniega: Superhéroes y niños a la cabeza

Ángel Fernández.-

Wonder Woman es protagonizada por Gal Gadot. Foto: imdb.com

El mundo taquillero de la industria hollywoodense se hincha cada vez más, teniendo una dependencia casi natural de diversas industrias, con grandes como Marvel, Disney y DC Comics. Volver a encontrarse positivamente con la crítica en general con la magnífica Wonder Woman, que incluso fue felicitada por su record de taquilla de más de 100 millones de dólares en EEUU por el propio Deadpool, viejo dueño de la marca registrada.

Disney cada vez extiende más su poder y ganancias, no solo por sus animaciones, sino también por su asociación con Marvel para aprovechar la fuerza que había tomado el imperio cómic de Stan Lee.

Pluma hace un repaso de las dos entregas más valoradas por la audiencia y la crítica profesional, así como analiza algunas cintas que predeciblemente se irán con las manos más que llenas sin mostrar nada constructivo, original o innovador en la gran pantalla… Como casi siempre lo han hecho desde comienzos de sus franquicias. Para el final encontrará un listado de las películas imperdibles del verano.

Wonder Woman ($368.473.296 por ahora)

La Mujer Maravilla, interpretada por Gal Gadot, es el nuevo prototipo de películas de superhéroes que despertó alabanzas entre quienes se encargaron de analizarla. Su éxito se debe a su reencuentro con el heroísmo que siempre ha vendido DC Comics, esos personajes que se hacen resplandecientes ante ojos de mortales, no como el caso de Marvel, que se encarga más bien de humanizar más a sus protagonistas.

La Mujer Maravilla es una diosa, un ser claramente superior al resto de mortales, que más allá de ser humanizada por el romance, los sentimientos y los valores que representa su cultura, no deja de resaltar por ser algo más que un ser humano. Es poder, un fenómeno sobrenatural que surge de lo más profundo de una civilización desconocida para acabar con el Ares y evitar que se apodere de nuestro mundo.

El universo que platea la trama es uno muy oscuro, el escenario de la humanidad yace bajo la sombra de la segunda guerra mundial. Nuestra heroína inicialmente se mezcla con toda esta civilización haciendo uso de prendas y vestuarios que de alguna manera tapan lo que realmente es, en medio de estas apagadas localidades camina ocultando su verdadero yo debajo de lo que llaman normalidad. Cuando está en terreno de combate, se decide a despojarse de las prendas que le facilitó su acompañante de viaje y se dedica a resplandecer con su brillante y exponente armadura ante toda la opacidad que representa visualmente la historia. Este mundo de seres humanos es de eterna oscuridad, representa los errores más graves de la naturaleza humana, la hostilidad que hace vida y que mantiene desaparecida la paz en esa hórrida época, la que quiere reencontrar la amazonia con su brillo esperanzador.

Una vez observamos la tierra de las Amazonias, entendemos el contraste y el choque con la realidad que invita a nacer el conflicto en nuestra protagonista. Es un mundo que únicamente poblado de mujeres guerreras representa la paz y justicia que está ausente en el entorno de los mortales. Se interpreta a esta civilización como desconocedoras del mal, de abundante vegetación y de aires ecológicamente respirables, un paraíso terrenal escondido de lo que llaman las superioras “la raza inferior”.

Podríamos pensar al comienzo que Wonder Woman es una cinta feminista, pero la realidad es que se buscó todo el equilibrio posible para no caer en ese error, el que hubiese constado una falla en lo que respecta a la universalidad del buen cine, pues entendemos que no solo hay mujeres extremadamente buenas que aborrecen las desgracias ocasionadas por los hombres de guerra. Al transcurrir de la narrativa conocemos a una de las principales villanas y responsables de las peores atrocidades vistas en esta guerra, la doctora Veneno.

Al momento de interpretar el interior de la historia, hallamos como principal temática el amor y su función de repelente para todos los males que nos pesan a todos los seres humanos, esos defectos que se vuelven en nuestra contra y que ocasionan grandes calamidades.

El hombre araña regresa bajo la tutela de Tom Holland en la actuación. Foto: imdb.com

Spiderman: Homecoming ($117.027.503 por ahora)

El tercer reboot del amistoso vecino parece ser el acierto definitivo para muchos fans y freaks de este simbólico héroe de la cultura pop. El hombre araña regresa, bajo la tutela de Tom Holland en la actuación, como un héroe torpe, impaciente y bastante nerd, tres componentes que hacen a este Spiderman uno bastante fidedigno al que plantea el universo en el papel.

Entendiendo lo que es Marvel, y estableciendo diferencias con DC, aquí se cumple perfectamente la esencia humana de los personajes de creados por Stan Lee. La comedia y el desarrollo de Peter Parker nos invita a pensar que cualquiera de nosotros pudiera ser el hombre araña. Limitaciones y torpezas como no poder usar telarañas en un campo de golf y verse en la necesidad de correr a su destino, o tropezar en su trayecto columpiándose con incontables objetos del vecindario de Queens.

El comic relief del amigo de Peter es genial. Muchos temían que fuera un personaje insufrible, pero daba la talla para hacernos soltar una buena carcajada en los momentos de tensión, e incluso encariñar a la audiencia con su personalidad particular.

Vulture, el villano interpretado por Michael Keaton, funciona de maravilla. El pajarraco mecánico es uno de los más emblemáticos enemigos del trepa muros, y sin dudas no se falló en su ejecución. Cumple con esos caracteres ambiciosos de apoderarse de la ciudad a partir de la venta de armas que alguna vez pertenecieron como materia prima a Tony Stark. Es un genio de la ingeniería que convierte todo este material robado en armamento letal que le hace a sí mismo un serio oponente para nuestro protagonista. Es, de alguna manera, un Iron Man de las tinieblas.  

Chatarra que produce lingotes

Muchos largometrajes de verano serán lo que llamamos películas junkies, material de puro entretenimiento sin ningún tipo de aporte artístico resaltante. Entre estos casos tenemos Cars 3 ($133.479.660), la última entrega de Transformers ($118.993.338), o Despicable Me 3 ($148.771.085).

Podemos pensar que en estos tres casos particulares se da el común denominador de ser franquicias desgastadas, que, más allá de estar dentro del terreno de lo banal y superficial en el desarrollo dramático, cuentan con una audiencia fiel desde sus comienzos.

Las impelables del verano

Entre las películas más esperadas de este verano se cuentan regresos de directores consagrados como Christopher Nolan o Edgar Wright, así como una nueva entrega de la saga nueva del Planeta de los simios, y una nueva adaptación de la literatura de Stephen King, con la participación de Matthew Mccounaghey e Idris Elba en el proyecto.

Estas son las impelables del verano con fecha de estreno en Venezuela (V), en otros casos estrenos mundiales (M):

War for the Planet of the Apes (Matt Reeves, 14 de Julio-M)

The Dark Tower (Nikolaj Arcel, 27 de julio-M)

Dunkirk (Christopher Nolan, 28 de julio-V)

Baby Driver (Edgar Wright, 8 de septiembre-V)

Atomic Blonde (David Leitch, 4 de agosto-M)

King Arthur (Guy Ritchie, 11 de agosto-M)

*Ángel Fernández es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario