Ofertas en los servicios de streaming podrían impulsar la piratería

El streaming ha revolucionado el consumo de contenidos y cada vez gana más terreno entre las audiencias

streaming
Las empresas se pelean el favoritismo de la audiencia. Fotografía: Cortesía

Daniela Gesuele.-

La fragmentación en las plataformas de streaming como Netflix, Amazon Prime, Disney, HBO Max podría incidir en el aumento de la piratería online, como lo ya visto con la producción de Marvel Studios, Black Widow, que a pocas semanas de su estreno en la gran pantalla y en Disney se convirtió en la película más pirateada de la pandemia.

De acuerdo con la página Torrent Freak en el top 10 semanal de películas descargadas de manera ilícita se encuentran tres filmes de Disney: Black Widow, Cruella y Luca.

La piratería es un problema para las empresas de entretenimiento hoy en día, siendo una de las principales causantes de la pérdida de miles de millones de dólares, una tendencia que vuelve al alza luego que en el 2012 con la llegada de Netflix se registrara una baja en este fenómeno.

Netflix supuso un cambio en el mundo del entretenimiento, al llevar contenido multimedia que solo era accesibles por medio de compras de DVD’s y por televisión por cable directo a la sala de tu hogar en todo momento y lugar, con solo la conexión a internet requerida.

Pero no solo esto, el líder de las plataformas de streaming a nivel mundial logró cambiar el mundo del entretenimiento con solo una decisión: El producir contenido digital original, llevando por primera vez a las pantallas una serie que era exclusiva del servicio en el 2013: House of Cards.

Este movimiento por parte de Netflix también comenzó con una leve caída de la piratería online. Para el 2016, el Online Copyright Infringement Tracker del gobierno de Reino Unido había reportado un declive de la piratería simultáneo con el aumento de compras de membresías para servicios de contenido multimedia.

Toma y dame en el entretenimiento

La película de Marvel Studios se convirtió en la más pirateada durante la pandemia. Fotografía: Cortesía

Según un reporte del 2016 por la empresa TNS, en ese año la piratería cayó del 43% al 39%, mientras que la cantidad de personas que consumía contenido multimedia de forma legal subió del 54% al 57%.

La empresa americana de radio difusión Vice publicó un artículo en el 2018 de como el popular programa BitTorrent, que hacía la piratería más sencilla, aumentó en descargas y en actividad nuevamente, yendo de un 27% en el 2015 y volviendo a subir en un 32% para el 2018. Esto, sin contar la cantidad de usuarios que usan un VPN para proteger su actividad de sus proveedores de Internet.

Gran parte del problema es la forma en la que estas empresas crean contenido exclusivo para sus plataformas, lo mismo que levantó a Netflix como el servicio más popular de contenido televisivo, pero esta vez el usuario se ve afectado por la dispersión de contenido específico a sus intereses a lo largo de más de 10 plataformas, cada una con un precio y una interfaz diferente a la anterior.

Broadband Genie, una empresa de comparación de servicios del Reino unido, llevó una encuesta a sus usuarios, y según la respuesta de 1.500 de ellos, el mayor problema con las múltiples plataformas de servicio multimedia fue el costo para acceder al contenido que quieren ver (con un 48% de respuestas) y el segundo siendo el tener que usar aplicaciones diferentes para ver el contenido (con un 28%).

Broadband Genie también preguntó sobre la posibilidad de recurrir a la piratería si esta fragmentación entre plataformas sigue ocurriendo, recibiendo un 37% de respuestas afirmativas.

La principal razón por la que los usuarios recurrían a Netflix y a Amazon Prime en sus inicios no era por el nombre de las empresas y el contenido exclusivo, era debido a la gran cantidad de contenido que podían encontrar por una suscripción con bajos costos en comparación a las horas de entretenimiento a su disposición.

Lo que estas grandes empresas fallaron en entender es como con el surgimiento de esta nueva estrategia haría cada librería de contenido cada vez más reducida, con todos los servicios teniendo que depender del contenido exclusivo para poder traer algo novedoso que llame la atención de usuarios que probablemente ya estén suscritos a unos 5 servicios extra.

Para el 2021, la analista Abigail de Kosnik, junto a su esposo, Benjamin, han predicho que el 2021 será la época plateada de la piratería, con la mayor parte del contenido multimedia del 2020 siendo lanzado directamente en plataformas digitales en vista del cierre de los cines hasta nuevo aviso, y es posible que estas empresas continúen con un plan simultaneo de lanzamiento en plataformas streaming y en las salas de cine, como ocurrió con Black Widow.

Cada vez son más opciones que intentan captar la atención del espectador. Fotografía: Cortesía

Actualmente, Netflix y otros servicios usan DRM (Digital Rights Management) para combatir la piratería, un programa que encripta el contenido y, asegurando el cumplimiento de varios pasos antes de poder des-encriptarlo.

Netflix también ha hablado de prevenir la piratería usando un nuevo software de verificación de identidad para evitar el compartir de contraseñas entre usuarios, una forma de piratería pasiva que prevalece desde el lanzamiento inicial de la plataforma. Pero, todavía no hay confirmación de si esto logrará ponerse en práctica, especialmente con el descontento de los usuarios ante estas noticias.

*Daniela Gesuele es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *