Péndulo | Canta el pueblo desde la caverna

Ana Carolina De Jesús.-

Por más de 60 días se han extendido las protestas. Foto: Rubén Sevilla Brand

Los Miserables, el musical compuesto por Claude-Michel Schönberg, Alain Boublil y Jean-Marc Natel a partir de la novela de Victor Hugo, fue estrenado en París en 1980. Y en el 2017 dicho musical ha inspirado a un grupo de jóvenes que entonan una pieza en algunos sitios públicos en Caracas, a propósito de las protestas en el país.  La canción escogida ha sido Canta el pueblo.

Canta el pueblo su canción, para ganar la libertad, esta es la música del pueblo que dejó la oscuridad. Los vencidos vencerán a su miseria y su dolor, hasta en la noche más oscura aparece el sol. Vivirán en libertad en los jardines del Señor, no harán falta las guadañas, los puñales y el cañón. No habrá más cadenas y el justo tendrá compasión. Te unirás a nuestra fe, te necesito junto a mí, porque tras esta barricada hay un mañana que vivir. Canta el pueblo su canción, oyes el eco del tambor, son los redobles del futuro que empieza hoy. (Letra adaptada por @CantaElPueblo)

Solo puede comprenderse esta canción con el mito de la caverna de Platón. Los primeros versos sitúan a unos cantantes que ya han salido de la caverna: han conocido la verdad y lo bueno, saben de qué va el ser ciudadano, han experimentado la libertad en todas sus formas: expresión, acción, propiedad y civil.  Si conocen el valor de sí mismos, son capaces de regresar por los otros que viven en tinieblas, porque ellos mismos han estado allí antes: “esta es la música del pueblo que dejó la oscuridad”. Ellos son el pueblo y van a buscar a sus semejantes.

Las siguientes líneas no son otra cosa que aquello que han contemplado los cantantes en el exterior de la caverna: la dignidad de ser ciudadano y el valor de la República. Pero necesitan manifestarlo allí abajo, en la caverna, ante aquellos que se niegan a creerles porque  ̶ para estos ̶  lo que han conocido como verdad y como bueno son esas sombras. Los cantantes saben que esas sombras son solo engaños. Necesitan hacérselos saber. La canción es un modo de educar. ¿Cuál es el mensaje? Que esas cadenas que te oprimen, que te hacen miserables, no debes llevarlas. Vencerás a ellas si eliges dejar atrás a las sombras. ¿Cuáles son las cadenas a las que se refieren hoy? Falta de comida y medicinas, ausencia completa de un Estado de Derecho, represión desmedida durante las protestas y el ejercicio ciudadano. Solo los vencidos vencerán si aceptan su realidad y sus miedos, resignación o la comodidad. “Los vencidos vencerán a su miseria y a su dolor”.

¿Qué más expresan a los cautivos de la caverna? Vivirás en libertad. La libertad no es solo un concepto, es una vivencia y se las hacen saber a través de sí mismos cuando han decidido regresar a riesgo de ser agredidos. “No habrá más cadenas y el justo tendrá compasión”: solo aquel que conoce la bondad actúa con justicia. He aquí el valor de la educación, de nuevo. No solo poseerán la verdad sino que actuarán conforme a ella.

Los versos finales hablan de la necesidad de la unión. Pueblo no es solo los cantantes, también los indiferentes y temerosos. Todos son uno. De ahí la exclamación “te necesito junto a mí”. La barricada es símbolo de la caverna, del encierro, de la situación del país. Habrá un mañana solo en la medida en que el otro elija salir de la caverna, decida encontrarse con estos jóvenes no para luchar con la oposición sino para construir el país. Y hay más: los redobles del tambor indican que el tiempo de decisión se aproxima, un momento que no puede postergarse porque el futuro “empieza hoy”.  La caverna no es el estado natural del hombre, diría Platón. Es urgente salir de ella, elegir la luz, elegir el bien.

* Ana Carolina De Jesús es profesora de la Universidad Monteávila.

* Rubén Sevilla Brand es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

This article has 1 Comment

Deja un comentario