Las ramas y bordados de Giovanni Scutaro

Fabiana Andreone.-

Foto: María Corina Bello
El diseñador presentó colección otoño-invierno. Foto: María Corina Bello

La gran carpa del Hotel Eurobuilding en Caracas se llenó de celebridades y periodistas que, entre espumante champaña y paneles estampados, disfrutaron de Entre Ramas, colección otoño-invierno del diseñador venezolano Giovanni Scutaro.

El desfile se inició puntual a las 8 de la noche con la intervención de Mayra Villegas, representante de la Fundación Venezuela, quien explicó a los presentes la labor de la organización.

El evento abrió con la colección de Luis Jiménez (socio de Scutaro), Ready to world, un pret á porter en su máxima expresión, con franelas estampadas, unicolores y bluejeans teniendo muy presente el actual raver style. Un raver es un guerrero de fiestas, es aquel que mueve sus pies al ritmo del mejor beat del house, viste de franelas largas y sneackers de goma, jamás tacones.

Ready to world combinó sus prendas con los led shoes, los zapatos más raver del mercado: de color plateado o dorado, y en la parte donde normalmente está la goma blanca se les fue incorporada una gama de luces led, que cambian de colores con el pasar de los segundos. Además las modelos iban con peinados «casualmente desordenados», alegando también al estilo rumbero, haciendo de esta una colección muy juvenil y básica, perfecta para universitarios y prendas de diario de alta calidad.

La colección oficial del maestro Scutaro para caballeros estuvo llena de elegantes flux de color beige y gris, combinando atrevidamente, pero sin perder la elegancia, con camisas de rayas con corbatas de polka dots. El azul y el amarrillo fueron protagonistas junto al rosado y el verde.

Aun así Entre ramas incluyó a los básicos flux y pantalones negros con la pajarita a juego, aceptando por completo que el lazo en el cuello de los caballeros volvió a las pasarelas haciéndole competencia a la tradicional corbata.

Scutaro abrió su colección de damas desde lo más alto, con Mariam Habach, la actual Miss Venezuela, luciendo un vestido de estampados verdes y mangas holgadas, que como el resto de las prendas hacía alusión a los colores y formas del bosque. La reina venezolana  fue seguida por el resto de las misses que este año representan a nuestros estados, vestidas con colores verde botella, estampados rosados y verdes, increíbles vestidos bordados con lentejuelas en forma de ramas que junto a las transparencias captaron la atención del público e hicieron viral el hashtag #EntreRamas.

Los croptops no estuvieron ausentes, sexy y elegantes acompañados de faldas y pantalones altos. Espaldas descubiertas y deslumbrantes colas pusieron el nombre de la casa Scutaro de nuevo en lo alto de la moda venezolana, pero fue a la hora de los vestidos de novia que el diseñador se lució. El primero fue un vestido blanco manga larga con transparencias en la parte del abdomen decorada con líneas brillantes que bajaban hasta la cola ; y el segundo, el vestido con que cerró el desfile, lucido de nuevo por la hermosa Mariam Habach, era un clásico de princesa. La miss llevaba la corona sobre la cabeza y vestía un traje con corte de corazón, decorado con plateados que caían a lo largo del vestido haciendo forma de ramas, que luego se abrió en una cola campana.

Ser parte de un evento del mundo de la moda requiere compromiso, aunque no lo parezca. Involucrarse en las creaciones de otra persona es saber apreciarlo y entender cómo criticarlo. A la moda se le debe tener respeto, hay que dejarla fluir, y Entre Ramas es la imagen del bosque llevada al vestido.

* Fabiana Andreone es estudiante de Comunicación Social.

* María Corina Bello es estudiante de Comunicación Social.

Deja un comentario