Carnet de la patria asoma como nueva promesa para resolver la crisis

Génesis Fernández.-

La crisis económica afecta a los más pobres. Foto: photopin (license)

Lizeth es una venezolana que vive en la calle y sueña con una vivienda. Cree en las promesas del gobierno venezolano y ahora confía en que sus necesidades serán cubiertas por el nuevo “carnet de la patria”, tarjeta electrónica que sus críticos señalan como un moderno mecanismo de control social.

El pasado 20 de enero el Ejecutivo inició el proceso de carnetización, el cual está dirigido a las personas que participan en los diversos proyectos de beneficio social que impulsa Miraflores.

Lizeth, en fila para inscribirse, tiene esperanzas. “Espero tener una vivienda digna, un lugar donde dormir. He sido fiel a este gobierno desde que comenzó con el presidente difunto Hugo Chávez y estoy segura que esta iniciativa me resolverá esta situación de calle y a otros como yo”, señala.

Algunos especialistas dudan de las bondades de este sistema. El economista Edison Mariño, profesor de la Universidad Monteávila, asegura que el carnet de la patria tiene como función controlar el desabastecimiento y la filiación al Partido Socialista Unido de Venezuela. Destaca que este mecanismo dividirá a la población y sostiene que, en lugar de resolver el problema de la escasez, disgregará a las personas.

Mariño afirma que el “control del hambre” es una de las formas más fáciles para dominar a un pueblo. “El gobierno nacional está sembrando una falsa ilusión en la gente que posee necesidades, y esto ocasionará una frustración en la población por no verle solución inmediata a sus problemas. El problema principal en Venezuela es la falta de producción y el control de precios por parte del Ejecutivo. El carnet de la patria es una muestra más del fracaso del régimen”, asevera.

Una opinión similar sostiene la psicóloga social Colette Capriles, quien califica al carnet de la patria como un “mecanismo de control” y piensa que, con este modelo, el presidente Nicolás Maduro hace a la ciudadanía dependiente del Estado para abortar cualquier intento opositor de sacarlo del poder.

Según han anunciado voceros oficialistas, el carnet de la patria funcionará con la más alta tecnología, con el uso del código QR que permite acceder de forma inmediata a toda la información personal del ciudadano, incluyendo su participación en misiones y movimientos sociales.

Desde el gobierno se ha apuntado que este sistema permitirá atender de forma directa las necesidades específicas de cada localidad y cada venezolano, para priorizar el alcance de las diversas misiones en función de estas demandas.

En diferentes intervenciones públicas, el presidente Maduro ha defendido que el objetivo de su gobierno es resolver de forma directa las necesidades de la población.

En declaraciones a la prensa el ministro de Comunas, Aristóbulo Istúriz, ha informado que el gobierno se plantea como meta registrar a 15 millones de personas, la mitad de la población venezolana.

* Génesis Fernández es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *