De la mano de ReconciliAcción, la USM aporta su grano de arena por la paz

Sabrina Machado.-

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A través del Proyecto ReconciliAcción, un promedio de 80 estudiantes de la Universidad Santa María aportó su granito de arena en beneficio de la comunidad, al desarrollar ocho campañas en función de incentivar la tolerancia y remarcar la importancia de la cultura de paz en el país. 

De la mano del profesor de la Universidad Monteávila, Roberto Ruiz, los jóvenes de quinto año de la carrera de Comunicación Social diseñaron distintas campañas para abordar, de diversas formas, el importante tema de la paz, después de recibir un cúmulo de conocimientos para ejecutar de mejor manera el proyecto y así participar en la segunda edición de Campaña por la paz.

Desde el acercamiento a comunidades de sectores sociales deprimidos, la realización de actividades deportivas y la orientación en colegios sobre temas como el acoso escolar, los estudiantes de la USM vivieron jornadas edificantes y se sintieron comprometidos con el bienestar y desarrollo del país.

«¿Qué mejor forma de servir a la comunidad que con la siembra de la cultura de paz? Esa fue la conclusión de los más de 85 alumnos luego de interactuar con las comunidades seleccionadas. Fue una experiencia gratificante en cada una de las propuestas presentadas y más aún en los registros y testimonios de los niños, jóvenes y adultos que fueron tocados por la paz», afirmó el profesor coordinador del grupo.

Ruiz indicó que la diversidad de acciones «nos devolvieron la esperanza en la juventud venezolana: Globos de paz, Vestidos de paz, Paz en arte, Paz sobre el óleo, encuentros deportivos, charlas y muchas otras actividades de contagio social y humano. Es gratificante sembrar valores que fortalecen valores y construir un nuevo ideario de convivencia, paz y felicidad».

Una de las campañas más significativas fue la bautizada como Abrazos por la paz, la cual consistió en abordar la comunidad del barrio José Félix Rivas, de Petare, y por medio de distintos niños, de la zona, repartir abrazos a personas desconocidas. Un grupo de más de 10 personas participaron de esta actividad que se extendió a lo largo de todo el día y generó hermosas muestras de cariño por parte de la colectividad. 

Asimismo, los centros comerciales no escaparon de esta dinámica. Con Globos por la paz un grupo de transeúntes fue abordado en las puertas del centro comercial Milenio y le hicieron explotar grandes globos, que contenían distintos mensajes de compañerismo, solidaridad y respeto. Con esta campaña los estudiantes se percataron de lo «poco receptivos» que se puede ser en algunas ocasiones, cuando se intentan acciones de este tipo con personas no conocidas.

En Filas de Mariche, Petare, se llevó a cabo una jornada deportiva con más de 15 niños de la comunidad, quienes jugaron un mini torneo de fútbol. Ni la lluvia, que cayó sobre el sector, impidió que los partidos se desarrollaran con éxito. Al mismo tiempo, los pequeños compartieron meriendas y risas con los jóvenes de la universidad.

Los encuentros solidarios también estuvieron a la orden del día. En Oripoto un grupo de jóvenes compartió con personas de la comunidad y les brindó un alimento mientras hacían actividades con adultos y niños y compartían mensajes de unión y solidaridad.

También se donaron alimentos a las comunidades y se realizaron actividades recreativas como la hecha con los niños de Machaca, en Petare, que compartieron juegos en el Parque del Este con los jóvenes y profesores de la universidad.

Todo presupuestado por los propios estudiantes, quienes repartieron entre las distintas dinámicas más de 60 kilos de comida no perecedera, según informó Nohemí Villasmíl, profesora coordinadora del Servicio Comunitario de la Universidad Santa María.

Cada uno de los jóvenes que participaron en las distintas actividades fueron tocados de una «manera especial» por la situación tan delicada que atraviesa el país, afirmó Villasmíl.

La docente explicó que a través de las distintas acciones que se ejecutaron se palparon las necesidades a las que están expuestos muchos venezolanos, por lo cual celebró la realización de este tipo de proyectos y la iniciativa y empuje de la Universidad Monteávila. Villasmíl se mostró emocionada con cada una de las experiencias de sus estudiantes.

ReconciliAcción es un proyecto financiado por la Unión Europea y ejecutado por la Universidad Monteávila y las organizaciones civiles Oportunidad y Mujer y Ciudadanía para promover la cultura de paz, específicamente en los municipios Sucre y El Hatillo.

Deja un comentario