Reconversión: una historia que se repite diez años después

Sofía Delgado.-

Reconversión
En los últimos cuatro años se han tomado varias medidas con la moneda nacional. Foto: Descifrado

El término “reconversión monetaria” no resulta desconocido en el vocabulario del venezolano. A tan solo 10 años desde que el expresidente Hugo Chávez le quitara tres ceros al bolívar, su sucesor Nicolás Maduro sigue sus pasos. El gobierno alega que simplificará el manejo de las cifras; sin embargo, podría señalarse que se busca cambiar la percepción inflacionaria, sin contar los altos costos logísticos que implica llevar a cabo este nuevo proceso.

Ya no se trata del bolívar fuerte sino del soberano, que nace acompañado de la inflación más alta de la historia del país. La nueva reconversión pondría en circulación ocho nuevos billetes a partir del 4 de junio, fecha que ya fue modificada al otorgar el presidente Maduro un primer plazo de 60 días, solicitado por el sector bancario. Ahora la reconversión comenzará el 4 de agosto. Maduro insistió en la importancia de este proceso para el país en materia económica.

No obstante, hay quienes estiman que esta medida no revertirá la crisis que vive el país. Para el economista Rafael Jiménez seguirle quitando ceros a la moneda como medida para combatir la crisis económica es “inútil”.

Explicó que “el gobierno solo quiere disfrazar las elevadas tasas de inflación con el bolívar soberano, ya que lo que antes era 1.000.000 de bolívares ahora es 1.000, lo cual normaliza la cifra y en la mente del pueblo les suena más barato a pesar de que es lo mismo”.

De acuerdo con Jiménez una propuesta más sensata sería recoger los billetes actuales, en especial los de 50 y 100 bolívares, y resellarlos con montos más altos y así evitar cubrir la totalidad de los costos que implica una reconversión monetaria.

“Lo que el venezolano común no sabe, es lo costoso que será para el país pagar esta reconversión, solo aumentará la deuda externa porque en Venezuela ya no se imprimen billetes, los traen de afuera”, afirmó.

El profesor de la Universidad Central de Venezuela indicó que con la constante devaluación del bolívar, los billetes que se están imprimiendo para la reconversión monetaria perderán más del 90% de su índice de valor para finales del mes de noviembre de este año. “Es absurdo que el país se siga endeudando para imprimir más billetes”, sostuvo el experto.

Las declaraciones de Jiménez son secundadas por el economista y diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, quien propuso como alternativa imprimir únicamente tres billetes en lugar de ocho y que se reproduzcan en un papel más económico que el papel moneda tradicional.

Para el experto solo deberían incluirse billetes de 500.000, 1.000.000 y 2.000.000 de bolívares, en lugar de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 porque estos últimos solo agravarán la inflación causada por la constante impresión de papel moneda.

Al igual que Jiménez, Guerra destacó el gran costo económico que significa la reconversión. “Cinco millardos de billetes en sus diferentes denominaciones del nuevo cono monetario costarán $250 millones. Más los gastos de transporte y logística. Toda esa plata se perderá entre enero y marzo de 2019 cuando los billetes sean papelillo inservible, por la hiperinflación”, indicó desde su cuenta tuiter.

A juicio del administrador y especialista en finanzas públicas, Hemil Lugo, la reconversión monetaria anterior tuvo un costo aproximado de 50 millones de dólares para el sistema financiero público venezolano, esto se empleó tanto en material e impresión como en la adecuación tecnológica necesaria como lo son los cajeros, como en publicidad.

“Debido a las graves condiciones económicas de hoy en día, la banca del país no se encuentra en la capacidad de justificar y sostener un gasto de esta magnitud”, expresó el experto.

El profesor de la Universidad Católica Andrés Bello afirmó que el billete de 500 bolívares soberanos (500.000 bolívares fuertes) valdría solo 30 bolívares en enero del año que viene. “La idea de que con quitarle tres ceros a la moneda se resuelven los problemas de hiperinflación es una gran mentira, en diciembre de este año podemos llegar a un 100.000% de índice de inflación”, alertó Lugo.

Las afirmaciones de Hemil Lugo son respaldadas por los estudios de la economista María Verónica Baldó, quien se ha dedicado a recopilar las cifras de inflación del país, enfocándolas hacia las consecuencias de la reconversión monetaria.

Entre Chávez y Maduro le han quitado 6 ceros a la moneda, eso dice mucho de los niveles de devaluación a los cuales nos hemos llegado a acostumbrar (…) Lo que en 2006 era el billete más alto que eran 50.000 bolívares, en 2018 serán apenas 0,05 bolívares, con lo cual no alcanza ni para pagar gasolina, que es lo más barato en Venezuela”, explicó la especialista.

Baldó agregó que con el cambio del cono monetario vendrán aumentos de gasolina porque será imposible manejar tan pequeñas cantidades y con eso también un gran aumento en el precio del transporte y servicios públicos. Para finalizar propuso que se posponga la fecha de la reconversión y que en lugar de eliminar los billetes viejos, puedan convivir tanto el bolívar fuerte como el soberano.

Con el paso de los días se puede decir que los ceros que se le quitan al bolívar se le agregan a la inflación. Según las cifras indicadas por el diputado Rafael Guzmán, presidente de la comisión de Finanzas del Parlamento nacional, el mes de mayo terminó con una inflación de 110.1%, mientras que el índice acumulado en lo que va de 2018 es de 1.995,2% y desde mayo de 2017 a mayo de 2018 ha sido de 24.571%.

Desde septiembre Venezuela pasó el umbral del 50% mensual de inflación, mientras tanto el Ejecutivo ya aplazó por primera vez la fecha de ingreso del nuevo cono monetario y en dos años, el billete de 100 nunca salió del mercado.

*Sofía Delgado es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario