La hiperinflación les quita el sueño a los venezolanos

Félix Alberto Allueva.-

Hiperinflación
La crisis económica se posiciona como el principal problema del venezolano. Foto: Cortesía

Este año ha iniciado con una acentuación de la crisis económica que tanto ha afectado a los venezolanos los últimos años. Según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional la tasa de inflación mensual de marzo fue de 67%, mientras que la tasa acumulada del primer trimestre del año fue de 453,7%. Dichas cifras convalidan la entrada en hiperinflación mencionada por expertos en los últimos meses de 2017.

El cambio radical de los precios semana tras semana le quita el sueño a los venezolanos, que no ven una solución rápida a este problema, que afecta de manera radical su calidad de vida, situación que se aprecia no solo en los comentarios escuchados en cualquier punto de la ciudad, sino  en los principales muestreos de opinión hechos en estos primeros meses hiperinflacionarios.

La encuestadora Hercon señala que el 77,1% de venezolanos perciben la hiperinflación como su principal inquietud, seguida por el 6,1% que considera el desabastecimiento como la situación primordial a la cual debe hacérsele frente y un 5,5% de los encuestados sostiene que la inseguridad es su primera preocupación.

Ante esta situación los ciudadanos han optado por reinventarse gradualmente ante la crisis. Algunos profesionales abandonaron sus trabajos de oficio para buscar mayores ganancias en el comercio informal. Otros, respondiendo al desabastecimiento, sacaron su carnet de la patria para no perder el beneficio social de las cajas Clap. Muchos otros decidieron irse del país huyendo de la crisis humanitaria, la inseguridad, la hiperinflación, el desabastecimiento, etc. Las cifras de migración cada vez son más altas.

El más reciente estudio de Datincorp evidencia cómo la tesis de la dolarización de la economía gana terreno entre los venezolanos, como una posible manera de frenar el descalabro económico. El 63% de los encuestados por esta compañía estaría de acuerdo por cambiar tanto los salarios como la oferta de servicios y productos a moneda internacional.

Este mismo estudio revela que el 57% de los 1196 entrevistados estaría dispuesto a irse del país, en caso de tener la oportunidad.  Crisis económica, policía e inseguridad son algunos de los factores que influyen en esta determinación, de acuerdo con los especialistas.

En este sentido, el más reciente estudio del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) precisa que durante el 2017 se registró una tasa de 89 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que evidencia una reducción de tres puntos en comparación con el año anterior.

De los 26.616 fallecidos, 16.046 fueron homicidios; 5.535 se clasificaron como muertes por resistencia a la autoridad y 5.035 fueron consideradas muertes violentas aún en averiguación. Dado el alto índice de asesinatos, el OVV estima que hay un promedio diario de 43 jóvenes muertos por causas violentas en el país.

En este mismo sentido, la Encuesta sobre Condiciones de Vida 2017 (Encovi), realizada por varias universidades del país revela que para el 93% de los venezolanos la situación de violencia se mantiene grave en el país.

En el caso de Maximiliano Querales, heladero, la crisis económica es el principal problema del país en la actualidad, específicamente hiperinflación y falta de efectivo. “Ya casi no tengo fuente de ingreso, los productos están cada día más caros, para yo salir a trabajar en la calle tengo que hacer transferencia porque el efectivo no se consigue”, afirmó.

Al Querales le cuesta encontrar un responsable claro de la crisis. “Los que nos estamos afectando somos nosotros mismos porque nosotros mismos somos los que nos estamos matando, pueblo con pueblo”, dijo. Para el comerciante informal la solución está en “la voluntad de querer hacer las cosas bien”.

El factor seguridad no le preocupa tanta como el económico. “¿Qué me pueden quitar a mí? Dinero saben que no lo voy a cargar porque como no hay efectivo…”.

Para Maximiliano irse del país no es una opción. “Hasta que se pueda, soy venezolano y me quedo aquí”, sentenció.

Para Migdalia los problemas del país son más extensos, la delincuencia, falta de medicinas, desabastecimiento, el alto costo de la vida entran en su lista. “Yo creo que el problema más importante es el presidente que tenemos”, advirtió. También aseveró que la única manera de resolver la situación es con un cambio de gobierno.

La mujer ingresa en el 73% de los venezolanos que –de acuerdo con Datincorp- ven como única solución a la crisis un cambio de gobierno, deseo que ha aumentado siete puntos en el último año, según los registros de esta encuestadora.

Migdalia ha sido víctima de la inseguridad “muchísimas veces” y dice haber considerado irse del país pero su familia la retiene.

*Félix Alberto Allueva es estudiante de la Universidad Monteávila 

Deja un comentario