El emprendimiento del arte en tiempos de crisis en Venezuela

Miguel Eduardo González.-

Renzo Novelli encuentra motivación a pesar de la crisis. Foto: Miguel Eduardo González

Hoy en día se escucha con mucha frecuencia la famosa frase “en tiempos de crisis surgen las mejores ideas”. La usan como respuesta para ese nuevo movimiento de emprendedores. Muchas de estas ideas no sólo se ven reflejadas en los nuevos emprendimientos, también en el mundo de las bellas artes han surgido nuevos artistas.

En las noches de la ciudad, en el rincón menos pensado, hay un sótano que se ilumina y cobra vida gracias al caraqueño Renzo Novelli, artista visual que se encarga de crear personas y figuras imposibles, dos elementos que cuando los juntan de manera adecuada pueden trazar verdaderas obras de arte.

Actualmente estudia en el Instituto de Diseño de Caracas. Sus primeros acercamientos en el mundo del arte se dieron desde muy pequeño. “En primer grado un día que estábamos saliendo de clases, yo me había quedado en el salón. De repente me vino la inspiración y comencé a dibujar un ninja. Sentí que era una obra de arte. Orgulloso, se lo enseñé a mis padres. Creo que ese fue el primer momento en el que me di cuenta que me gustaba el tema del dibujo. Desde ahí comencé a dibujar lo que me gustaba”, recuerda.

Novelli hacía bocetos de sus series preferidas, que iban desde Naruto hasta Pokemon. Con el tiempo se fue interesando tanto en este ambiente que comenzó un curso para aprender a dibujar comics. Su profesora lo hizo ver el arte de una manera diferente, mucho menos predecible.

“Mi abuela es artista, le gusta la acuarela y es mi más grande influencia. Desde pequeño yo veía que ella pintaba y a veces me ayudaba con trabajos del colegio. Recientemente se convirtió en una especie de profesora de acuarela personal”, señala.

De muchos otros artistas contemporáneos se puede destacar la importante influencia de Eric Jones, especialmente en su Serie Roja, donde mezcla la figura humana con figuras abstractas.

”Muchas personas cuando piensan en artistas recientes piensan, por ejemplo, en Andy Warhol. Desde entonces en el colectivo popular no hay un artista más reciente en que la gente piense. Por eso cuando descubrí que hoy en día todavía hay movimiento y conocí el trabajo de Jones me sorprendí. Desde que lo vi dije que eso era algo de lo que me gustaría vivir”, resalta.

En sus obras toca temas como la sexualidad y el poder femenino, ya que siente una gran admiración por la mujer. También está el tema del Glitch Art, “principalmente porque me encanta la estética, pero también porque por lo general en las computadoras y en todas las pantallas vemos todo tan perfecto, tan real que cuando tenemos un glitch se rompe esa especie de realidad y caemos en cuenta de que es algo falso. De alguna manera lo intento incorporar en la pintura tradicional, también tratando de mezclar diferentes mundos, no es lo mismo verlo en digital que verlo pintado a mano”.

Novelli busca mezclar lo abstracto con lo figurativo. Foto: Miguel Eduardo González

La presencia del rojo en sus obras viene de muchas cosas. “La primera vez que pensé lo del rojo estaba en un Ofimania y vi un cartel de papel rojo. Me dije que necesitaba comprarlo sin razón alguna… El rojo es muy interesante, el rojo es amor, el rojo es pasión, odio, furia, el rojo es un color muy intenso; es un color que puede ser muy fuerte y muy rápido pero que también podemos encontrarle una tranquilidad, una calma. Otra razón por la que quise utilizarlo es porque es uno de los pocos colores que puede influir fisiológicamente. Cuando estamos rodeados de color rojo el corazón se acelera. Fue una búsqueda para ver que podía lograr yo con eso”, relata.

En la obra de Novelli se puede observar que la presencia de las líneas en sus pinturas está  relacionada con el tema Glitch. “Se trata también del tema de mezclar lo abstracto con lo figurativo, mezclar las figuras geométricas con la figura humana. Cuando uno está dibujando hace una construcción del cuerpo. Dejar la presencia de líneas puede ser considerado errores para un purista, pero yo más bien lo considero atractivo. Me gusta mezclar lo accidental con lo intencional, de repente se tienen muchos errores pero dentro de esos errores hay una estética que uno como artista está buscando”, comenta.

“Yo veo que muchas veces la gente piensa y espera que el artista tenga un mensaje profundo o fuerte en su trabajo. Para mi principalmente viene mucho del amor por lo que hago, y siempre teniendo en la cabeza qué es lo próximo que voy a hacer.  No tengo un mensaje en general, pero si tengo un pensamiento: si quieres hacerlo puedes hacerlo”, subraya.

Hasta ahora Novelli ha exhibido en pequeños cafés, y una vez fue invitado en una universidad en Valencia. Ha trabajado como ilustrador, hace poco colaboró con el cantante Daniel Huen en el diseño del cover de su nueva canción Si me sigues mirando así. Ha dado a conocer mucho de su trabajo a través de las redes, donde tiene más de dos mil seguidores.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es básicamente todo, desde la parte de dibujar, entrar en ese estado Zen mientras escucho música y perderme dentro de mí mismo, hasta la parte de compartirlo, montarlo en las redes”, comenta.

En Venezuela el ámbito artístico ha sufrido un grave atraso. “Por lo general la apreciación del arte depende de las personas que lo compran, entonces ellos de alguna manera influyen en el arte que ‘marca’ hoy en día. Pienso que debemos buscar un discurso narrativo diferente, ideas frescas”, apunta.

Novelli se proyecta en un futuro montando exhibiciones a nivel internacional, pintando murales, colaborando con marcas de ropa, incluso relacionándose con el área audiovisual. “Pero más que todo me encantaría, luego de todo eso, volver a Venezuela y fundar mi propio instituto, donde se den clases como a mí me hubiese gustado recibir, enseñando en diferentes áreas”, destaca.

“Cuando siento que algo no está bien o alguien más me lo dice, me siento a intentarlo nuevamente hasta que me sienta bien con el resultado. Pienso que si tienes una espina de algo que quieres hacer, no te quedes con el yo quiero simplemente debes hacerlo si de verdad lo quieres”, recalca.

Puede que para los artistas ser creativos, construir, imaginar o soñar sea una manera de contribuir a la cultura que día a día se ve opacada por la crisis social y política de Venezuela. Es importante rescatar aspectos que para algunos carecen de importancia, pero si no cuidamos y apreciamos nuestra cultura, tanto la tradicional como la emergente, podemos perder nuestra identidad que nos cohesiona como sociedad civilizada.

* Miguel Eduardo González es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

This article has 1 Comment

Deja un comentario