La labor de un noble perro policía

Carolina Sánchez.-

El pastor belga malinois es ideal para la actividad policial. Foto: Carolina Sánchez

A través del tiempo hubo diversas controversias entre las razas más poderosas pero, debido a las características funcionales, el pastor belga malinois ha ganado mucho terreno en los últimos tiempos. Después de tantas subidas y bajadas hoy tiene su lugar en el mundo entero y se clasifica como “una de los puntas de lanza en raza de perros”, aseguró Marcos Cedeño, efectivo de la policía municipal de Chacao.

Este espécimen de pastor belga es sumamente versátil debido a su capacidad atlética, es más liviano con una fuerza extraordinaria, mucho más efusivo a pesar de su apariencia mediana y pelaje corto en comparación al pastor alemán. Se mantiene alerta todo el tiempo. “Predispuesta al trabajo 100%. Su actitud es de  ‘qué vamos a hacer”, expresó Cedeño.

El malinois bien puede ser el más activo e incansable de todos los pastores belgas. Es un perro muy inteligente, tremendamente fiel y bondadoso, noble y con un coraje difícil de superar. Su sobrada cualidad mental propicia que sea un perro muy fácil de educar y adiestrar a través de la socialización y la estimulación mental.

A temprana edad el cachorro comienza su educación de forma completa. Cedeño relató que el entrenamiento básico comienza cuando es “destetado, es lo ideal. Observamos qué cachorro es más despierto, el que ejerce liderazgo sobre los demás y, a medida que ellos van creciendo, vamos visualizando su posición social. Ellos tienen su alfa dentro de su manada pequeña, demostrado una gran superioridad. Es entonces cuando deben empezar a interactuar con él utilizando juegos de inteligencia y actividades al aire libre”.

Sus habilidades y predisposición al trabajo hacen que sean utilizados tanto en las fuerzas armadas como en cuerpos de seguridad. A menudo son usados en la formación de programas para el trabajo de detección y de patrulla. La combinación de estas dos capacidades básicas hace del pastor belga malinois un perro policía excelente.

El sistema de patrullaje canino K9 es un cuerpo de seguridad que cumple con la función de evitar la distribución y consumo de sustancias psicotrópicas y estupefacientes en el municipio Chacao. A su vez ofrece apoyo táctico a los demás departamentos y divisiones de la institución en las aéreas de control del orden público, detención, búsqueda y ubicación de explosivos.

“Nosotros normalmente empezamos con todos los perros la disciplina de ataque y defensa, todos para morder. Es una disciplina base para todos nosotros acá y de allí le sumamos la otra disciplina que nosotras queramos, ya sea búsqueda de sustancia, de armas o de pólvora”, explicó Cedeño.

“La base de todo entrenamiento es el juego, es la motivación mediante las galletas. El perro se dará cuenta que al hacer un movimiento recibirá una premiación, en su cerebro asocia que tal acción con tal comando genera un premio, en este caso la galleta”, agregó.

A causa de estas habilidades son el perro policía perfecto. Por su nivel alto nivel de energía, estos canes siempre quieren trabajar y ser entrenados. “No hace falta mucho esfuerzo para llevarlo a donde tú quieres, en cambio en otras razas sí. Este perro es como si ya estuviera programado al trabajo”, añadió Cedeño.

Su entrenamiento no tiene límite alguno. “Si yo digo 3 ó 6 meses es mentira. Mi perro tiene 6 años y aún está en entrenamiento. Tiene que estar constantemente adiestrándose y especializándose para que llegue a ser un buen perro y lleve su trabajo a la perfección”, señaló el efectivo policial.

El patrullaje de la unidad canina es en el turno de la tarde y noche, para que no sufran ningún tipo de desgaste. Las horas de la mañana normalmente son de entrenamiento y socialización.

La esperanza de vida del pastor belga malinois está establecida en los 12.5 años, aunque se han llegado a conocer especímenes que han llegado a los 18 años. Para la brigada K9 la capacidad estipulada para un perro es entre 8 y 10 años. “A partir de los 10 ya puede llevarse a cabo la jubilación, pero nosotros no le damos jubilación sino un retiro, y si el guía quiere se lo lleva a su casa”, detalló Cedeño.

* Carolina Sánchez es estudiante de Comunicación Social de la UMA.

Deja un comentario