Crisis económica afecta la alimentación en las escuelas

Gretta M. Gil Anzola.-

La alimentación es fundamental para la salud, sobre todo para los niños. Foto: photo credit: HausOf_Diegoo Desayuno. // Breakfast. via photopin (license)
La alimentación es fundamental para la salud, sobre todo en niños. Foto: photopin (license)

El artículo 305 de la Constitución consagra que “el Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral, y en consecuencia garantizará la seguridad alimentaria de la población”, pero la crisis económica por la que atraviesa el país está ya perjudicando la posibilidad de acceder al sustento diario.

“El hábito y la ingesta de alimentos en los venezolanos se está viendo afectada. Esto tiene que darle un llamado de alerta a los gobernantes”, advirtió la nutricionista María Eugenia Hernández Rivero, licenciada en Nutrición.

La experta indicó que el 40% de los venezolanos hace dos comidas al día y un 10% solo puede hacer una comida, a duras penas. Esta situación es especialmente delicada cuando afecta a los niños.

“El gobierno es el que le proporciona comida a los alumnos, pero la cantidad de alimentos que llega al liceo ha disminuido. Ellos cuentan con eso para comer”, lamenta Valentina Macadán, licenciada en educación que labora en un liceo del estado Anzoátegui.

La dificultad para mantener una dieta balanceada podría acarrear dificultades en un futuro, sobre todo si no se aplican los correctivos necesarios que reviertan la crisis. “Los niños menores de 5 años que presenten desnutrición y anemia tendrá como consecuencia un bajo coeficiente intelectual que afectará el proceso cognitivo. Esto llevará a la deserción escolar, la baja estatura y  menor peso. Estas consecuencias no se verán ahora sino a largo plazo”, alertó Hernández Rivero.

El problema se ha empezado a notar en casi todos los estratos sociales. La licenciada en Educación Keyla García, quien labora en un colegio privado ubicado en Anzoátegui, enfatizo que “la alimentación balanceada ha bajado enormemente”.

La educadora aseguró que se ha topado con eventos que pueden ser atribuidos a deficiencias en la alimentación. “En la formación de las filas en la mañana, antes de entrar a clases, hemos tenido niños que se han desmayado, e inclusive hasta han vomitado. Los atendemos inmediatamente, estamos preparados para atender esas situaciones. Se les pregunta a los niños si comieron temprano o si están tomando algún medicamento: la mayoría de las respuestas son que no han desayunado.”

Los docentes, al igual que los alumnos, también se ven gravemente afectados en su alimentación. Macadán afirmó que algunos planteles están en capacidad de ofrecer un menú a los profesores, pero en otros, debido a la crisis, se ha tenido que restringir este acceso ya que la prioridad son los estudiantes.

“El personal docente también ha decaído con respecto a la alimentación”, lamentó García.

*Gretta M. Gil Anzola es estudiante de Comunicación Social de la UMA.

Deja un comentario