Venezolanos dejan alto el pabellón patrio en Grandes Ligas

Rafael Pellicer.-

13438825_10157017664945431_4207403146037299471_n
Altuve conquistó el título de bateo de la Liga Americana. Foto: Cortesía MLB

Una de las cualidades de Venezuela es que en el béisbol es uno de los países más importantes, contando con jugadores de la talla de Miguel Cabrera, José Altuve y Félix Hernández. Cada vez son más los venezolanos que son firmados por las organizaciones de las grandes ligas para que jueguen en la MLB.

La temporada 2016 fue otra campaña exitosa para los venezolanos. Este año 32 criollos vieron acción en la Liga Americana, mientras que 30 participaron en los equipos pertenecientes a la Liga Nacional. En total sumaron 63 jugadores de Venezuela dentro de los rosters del mejor béisbol del mundo.

José Altuve, de los Astros de Houston, acaparó todos los focos al consagrarse campeón bate de la Liga Americana, distinción que por quinta vez recayó en un venezolano (anteriormente el cetro fue conquistado por Andrés Galarraga, Magglio Ordóñez, Carlos González y Miguel Cabrera). El camarero concluyó el año con un average de .338, a lo que sumó 30 bases robadas y un inusitado poder que le permitió conectar 24 jonrones y empujar 96 carreras.

Es de resaltar que en el nuevo circuito los últimos seis cetros de bateo han sido conquistados por venezolanos, galardón que ha sido monopolizado por Altuve y Cabrera.

En la Liga Americana el inicialista de los Tigres de Detroit Miguel Cabrera cerró otra gran temporada al alcanzar un promedio de bateo de .316, con 38 bambinazos y 108 rayitas fletadas. Elvis Andrus, torpedero de los Rangers de Texas, brilló con un average de .302 y 24 almohadillas estafadas, mientras que su compañero Rougned Odor desató su fuerza al enviar 38 pelotas a la calle y traer al plato a 88 corredores.

En la Liga Nacional el receptor Wilson Ramos, de los Nacionales de Washington, vivió un año marcado por las lesiones, pero aun así se las arregló para batear .307, volar la cerca  en 22 oportunidades e impulsar 80 carreras. Una vez más Carlos González, jardinero delos Rockies de Colorado, tuvo una campaña estelar, que lo llevó a empujar 100 anotaciones, conectar 25 batazos de vuelta completa, y culminar con un sólido average de .298. El infielder Hernán Pérez, de Cerveceros de Milwaukee se ubicó entre los líderes en bases estafadas del viejo circuito al llegar a salvo en 34 robos.

En ambas ligas brillaron los relevistas criollos: Francisco Rodríguez, de los Tigres de Detroit, se apuntó 44 juegos salvados, mientras que Jeanmar Gómez, de los Filis de Filadelfia, logró rescatar 37 partidos.

Larga tradición

14245091179_d3921e74f9_o
Cabrera sigue  su camino hacia Cooperstown. Foto: photopin (license)

Desde que en 1939 Alejandro “Patrón” Carrasquel debutara con los Senadores de Washington, 360 venezolanos se han puesto un uniforme de Grandes Ligas. El estandarte de la legión criolla lo sigue portando Luis Aparicio, quien gracias a su desempeño en sus 18 temporadas pudo alcanzar el Salón de la Fama tras ganar 9 guantes de oro, acumular 2.677 hits y estafar 506 almohadillas.  

Al templo de los inmortales pronto se debe unir Omar Vizquel, retirado en el 2012, quien acumuló 2708 partidos como campo corto, más que cualquier otro jugador en la historia en esa posición, además de haber ganado el Guante de Oro en 11 ocasiones.

La historia de la pelota criolla en las Grandes Ligas no puede olvidar a grandes ídolos como David Concepción, parte fundamental de los Rojos de Cincinati en la década de los 70; el poder de Antonio Armas con los Medias Rojas de Boston y Atléticos de Oakland; el carisma y fuerza de Andrés Galarraga, quien sobre todo brilló con los Rockies de Colorado y Bravos de Atlanta; y al lanzador Wilson Álvarez, quien por siempre se mantendrá en el recuerdo gracias al no hit no run que en 1991 lanzó con los Medias Blancas de Chicago.

Las actuales generaciones pueden disfrutar de Miguel Cabrera, quien es considerado como uno de los mejores peloteros en la historia del juego. Contando su desempeño en la temporada 2016, el slugger acumula ya 446 cuadrangulares, 1.556 carreras empujadas y un average vitalicio de .321. Poseedor de cuatro títulos de bateo, en el 2012 alcanzó la triple corona. Ese año obtuvo el reconocimiento como MVP de la Liga Americana, distinción que repitió en el 2013.

Los serpentineros venezolanos también han escrito sus nombres con letras doradas. Imposible no recordar los dos premios Cy Young ganados por Johan Santana, en el 2004 y 2006, este último año especialmente memorable al alcanzar el liderato en triunfos, efectividad y ponches.

En la próxima temporada Félix Hernández debería superar a Freddy García como el pitcher venezolano con más victorias en la historia de las Grandes Ligas. En la actualidad “El Rey” ha obtenido 154 triunfos, además de mantener una efectividad de por vida de 3.16. Sus grandes actuaciones le permitieron ganar el Cy Young en el 2010, además de alcanzar la máxima hazaña desde la lomita en el 2012, cuando lanzó un juego perfecto contra los Rays de Tampa Bay

Este recuento no podría estar completo si no se menciona a Francisco Rodríguez, quien pasará a los libros como uno de los cerradores más confiables de la historia. Suyo es el récord de juegos salvados en una temporada, cuando en el 2008 rescató 62 partidos.

No es extraño que el próximo año, luego de la temporada de la LVBP, veamos a más venezolanos haciendo su debut y brillando en la MLB. Venezuela es considerada por muchos equipos de las Grandes Ligas como una cantera inagotable de jugadores, quienes podrían alcanzar la máxima gloria en el 2017, cuando defiendan la camiseta vinotinto en el Clásico Mundial de Béisbol.

* Rafael Pellicer es estudiante de Comunicación Social.

Deja un comentario