Leonardo Palacios: Cámara de Comercio estrechará relaciones con las universidades

El profesor universitario y experto tributario apuesta a la formación, capacitación de sus asociados y acercamientos estratégicos en procura de alcanzar nuevos acuerdos

Sabrina Machado.-

Asume su nueva responsabilidad en medio de una cuarentena que ya alcanza al tercer mes, en el marco de una pandemia que ha generado estragos a nivel mundial. Las empresas viven apenas la primera semana oficial de flexibilización por parte del gobierno nacional, bajo este panorama Leonardo Palacios, presidente de la Cámara de Comercio de Caracas, aspira a la concertación y acercamiento de las instituciones en procura de necesarias y urgentes soluciones.

Asegura que sus mayores temores están enfocados en la pandemia económica que podrá vivir Venezuela tras el paso del Covid-19, no sabe con certeza cuántas empresas podrán reabrir sus puertas cuando se produzca una incierta normalización, sin embargo, sigue apostando por el país y, desde su nuevo cargo, busca consolidar alianzas y capacitaciones necesarias para el mejoramiento de empresas y espacios.

“Queremos estrechar más las relaciones con nuestras instituciones, que coexisten y tienen su sede en Caracas, estrechar relaciones con las universidades, que es lo que venimos haciendo con la Monteávila y la Ucab, deseamos acercarnos con las academias, que tienen actividades importantes, podemos repotenciarnos unas con otras”.

Queremos estrechar más las relaciones con las universidades, que es lo que venimos haciendo con la Monteávila y la Ucab, deseamos acercarnos con las academias

El deseo principal es contar con mecanismos de ayuda en la formación de afiliados, en procura de que su personal se actualice, se forme. “Las diversidades son el gran nicho, y tenemos que buscar esas alianzas a través de los comités y actuando de manera mancomunada podremos lograr los objetivos”.

Al parecer del profesor universitario y especialista en Derecho Tributario, las instituciones con principios y valores acentuados deben ayudarse, en medio del “proceso de desinstitucionalización” que vive el país, para así “ayudarnos a sumar voluntades, fortalezas y restar limitaciones y deficiencias”.

Este proceso de unir voluntades se ha ido consolidando con la Universidad Monteávila, tras la ejecución de varios proyectos “de gran éxito”, vinculados con la formación en mercado de valores y arbitraje. “Queremos tener el apoyo interinstitucional para los cursos de capacitación en materia de gestión administrativa, recursos humanos. Los acuerdos permiten repotenciar a cada una de las instituciones”.

A puertas de una pandemia económica

.- En materia económica, ¿cuál es el panorama que se observa desde la Cámara de Comercio en medio de esta cuarentena?

Estamos muy preocupados, enfrentamos una pandemia que puede ser tan mortal como la sanitaria. Un estado de excepción no puede, ni debe, producirse con violencia institucional, no puede, ni debe, significar menoscabo de los derechos fundamentales de la empresa y los ciudadanos.

Es necesario que se tome en consideración que las empresas necesitan financiamiento, debe buscarse la manera de desmontar las políticas erráticas, macroeconómicas, como el tema del encaje legal. Es importante una flexibilización del esquema tributario, que se derogue el impuesto al gran patrimonio, tener formas más sensibles de contratación, necesitamos condiciones mínimas para reactivar el aparato productivo después de este gran sacrificio.

El empresario no está pidiendo dádivas ni auxilios, sencillamente está pidiendo que se establezcan condiciones normales que permitan la producción de bienes y servicios.

¿Qué feedback han tenido de parte de sus afiliados en estos tres meses de cuarentena?

El tema de la información angustia, hemos venido dando seguimiento a través de nuestros organismos cúpulas como Consecomercio y Fedecámaras y obviamente existe una subutilización de la capacidad instalada, que está muy por debajo de lo que realmente se puede producir. La gran preocupación es cuánto más se puede extender esto, cuánto más nuestro empresario puede mantener esta cuarentena que ha sido absolutamente inédita en la forma en la que se maneja.

Sin gasolina, sin agua, sin electricidad no se va para ningún lado. No solo vivimos una pandemia sanitaria sino también una pandemia económica, la empresarial, ¿cuántas empresas cerrarán sus puertas después de estas decisiones erráticas, de la ausencia u omisiones de medidas racionales que en otros países se han adoptado?

Sin gasolina, sin agua, sin electricidad no se va para ningún lado. No solo vivimos una pandemia sanitaria sino también una pandemia económica, la empresarial

¿Cuáles puedan ser las primeras medidas del empresario una vez que la situación económica empiece a flexibilizarse?

Las medidas que anunció (el gobierno) ahorita son medidas que tenía que tomar, se les venía pidiendo con absoluta racionalidad, hay que entender que en la actividad económica el empresario está en función del ciudadano, la operatividad del Estado depende de la actividad económica y lo que se busca es ese dinamismo económico. Las medidas económicas están ahí, se han presentado de forma muy razonable, muy responsable y no se han tomado casi ninguna.

¿Cómo se puede valorar el manejo de las divisas en la economía actual?

El tema de la dolarización es una tema que se esperaba desde hace tiempo, Venezuela vivió una suerte de airecito con toda la economía de bodegón y se ha convertido en un país remesero a nivel de cualquier país centroamericano, además hay operaciones que no estoy dado a calificar, y que pueden estar al margen de la ley. Todas estas formas de financiamiento, con un control cambiario absurdo e irracional, llevó a que se fuese reconociendo la necesidad de la dolarización

Lo más triste es que los precios, los valores de reposición, con el tema de la devaluación y la inflación llevan a que exista mayor necesidad de dólares para cubrir necesidades en la adquisición de insumos y la posibilidad de cubrir bienes y servicios por parte del ciudadano y eso te genera un esquema de pobreza, porque no todo el mundo tiene las posibilidades de acceso al dólar y te das cuenta con la dificultad que presenta ahorita mucha gente para poder llenar su tanque de gasolina a precios internacionales.

Es necesario tomar medidas urgentes, plan de restructuración, plan de recuperación económica, pero que sea concertado, un acuerdo sensato, sincero para lograr que Venezuela pueda seguir adelante, mientras tanto seguiremos hundiéndonos cada día más siendo un país aislado, con tristeza y pobreza en sus ciudadanos, eso no se resuelve con declaraciones, sino con la implementación de políticas públicas que lleven a un proceso profundo de rectificación.

*Sabrina Machado es coordinadora de Pluma

Deja un comentario