Unorthodox, una pequeña vista de una comunidad hermética

Neflix aborda la historia de una joven judía de 19 años que decide viajar a Berlín para buscar su destino

Melanie Lopez.-

Unorthodox, traducida al español como “Poco Ortodoxa” es una miniserie de Netflix dirigida por María Schrader y basada en la autobiografía titulada Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots» de Deborah Feldman. La serie nos habla de Esther “Esty” Shapiro, una joven judía de 19 años que decide viajar a Berlín para escapar de un matrimonio y vida infeliz en la comunidad judía jasídica de Nueva York.

Shira Hass, quien interpreta el papel de Esty, muestra a una joven rebelde aunque frustrada que desde su juventud se ha sentido como un pez fuera del agua aún en su propio hogar, pues desde muy joven ha sentido una fuerte pasión por la música que se ha visto reprimida debido a las costumbres de su comunidad, lo que la llevó a tomar clases de piano y a cantar en secreto de su familia (tocar música está prohibida para las mujeres en esta comunidad).

Tras su infructuoso matrimonio con Yakov que le costó un corte absoluto de su cabello y la obligación de llevar peluca, Esty ha sufrido de ser estigmatizada debido su dificultad para concebir un hijo tras llevar un año de haberse casado.

La actuación de Hass fue bastante emotiva, su rostro es muy expresivo al punto en que es posible ver y sentir los debates internos a los que se enfrenta el personaje

Esto último es causa de las abrumadoras y constantes críticas y reproches de su suegra, cuñadas e incluso sus parientes que provocan una fuerte desazón en la joven. Increíblemente, cuando la suerte parece sonreírle gracias a su primer embarazo, recibe la noticia de que su marido quiere el divorcio, este es el detonante que le da a Esty las fuerzas suficientes para tomar la resolución de escapar de su hogar y partir a Berlín en busca de su propia identidad.

A lo largo de la serie se desarrolla una historia íntima social donde vemos a Esty debatirse entre dos mundos que tiran con fuerza de su ser, sobretodo cuando su pasado viene a buscarla en Berlín con su esposo Yankov y el violento primo de este Moishe, creando así una suerte de persecución entre el gato y el ratón. 

A esto se le suma el mar de sensaciones que provoca el visualizar las calles alemanas, puesto que es el país que encarna el mayor trauma por el que ha pasado el pueblo judío.

Gran aceptación del público

La dirección fue muy bien realizada pues dieron una imagen fidedigna de esta comunidad, los hombres con su sombrero  shtreimel de ala ancha y las clásicas peiot, y las mujeres como las jefas de casa en atuendos recatados.  La serie cuenta con unos encuadres que muestran la belleza de la ciudad alemana y que a su vez son capaces de provocar sensaciones como de pesadumbre, alegría o temor en los espectadores, además el uso de los flashbacks está estupendamente utilizado.

La actuación de Hass fue bastante emotiva, su rostro es muy expresivo al punto en que es posible ver y sentir los debates internos a los que se enfrenta el personaje, sin lugar a dudas realizó una interpretación digna de este personaje inspirador. 

La  serie contó con una temporada de cuatro episodios y es la primera serie que incluye en su mayoría el idioma Idish, el cual lo alternan junto al inglés y el alemán. A su vez, la serie cuenta con un documental de 20 minutos que presenta a la autora del libro y muestra todo el proceso creativo de la serie. 

Tres días después de su estreno la página web Rotten Tomatoes le otorgó una puntuación de 94% mientras que varios medios, como la revista GQ y la página web Diez Minutos, la han considerado la mejor serie del año.

*Melanie López es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario