Movimiento estudiantil replantea acciones frente a la desilusión y la apatía

Francisco Coronel Mejías.-

Movimiento estudiantil evalúa resultado de jornadas de protestas. Foto: Rubén Sevilla Brand

Durante los últimos años el movimiento estudiantil ha protagonizado gran parte de las iniciativas políticas en rechazo al presidente Nicolás Maduro, lo que incluye movilizaciones y acciones de calle para manifestar el descontento de un sector de la sociedad con la gestión del gobierno.

Sin embargo, desde inicios del 2017 las protestas han amainado y el fulgor que en algún momento mostraron los estudiantes hoy parece refrenado. El presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Monteávila (Ceuma), Jesús Romero, aseguró que el movimiento umaísta ha sentido la necesidad de irse replanteando una nueva agenda frente al escenario que aparece este año.

Admitió que durante el proceso se han cometido errores, pero insistió que debe calificarse como positivo el balance de las acciones desplegadas hasta ahora.

Afirmó que hoy se ha requerido el replanteamiento de intereses y darle mayor importancia a las reivindicaciones estudiantiles, así como enfatizar la necesidad de trazar una nueva hoja de ruta tras lo ocurrido durante diciembre del 2016, desde el fallido intento de referéndum revocatorio hasta las poco exitosas marchas organizadas por la Mesa de la Unidad Democrática.

Romero aseveró que el movimiento estudiantil se ha tenido que enfrentar a la desilusión de la población con los factores políticos de oposición.

Enfatizó que es necesario conseguir un gobierno que satisfaga las necesidades y el bien común de los ciudadanos. Precisó que también se requiere un movimiento estudiantil más articulado que el actual.

El presidente del Ceuma insistió que el movimiento estudiantil no se ha apagado ni ha dejado de actuar, y señaló que solo se ha tomado una pausa para evaluar la situación y actuar en consecuencia. Explicó que un aspecto importante es “medirle el pulso a la gente”, refiriendo que si entre la ciudadanía no hay disposición de salir a la calle lo prudente es redirigir las actividades.

Romero afirma que hay que plantear reivindicaciones estudiantiles. Foto: Luis Rodrigues

“Tenemos una responsabilidad con el país que no se trata de hacer lo que la mayoría quiere, sino de hacer lo que se debe hacer”, resaltó.

Recientemente electa como presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), Rafaela Requesens indicó que actualmente los ucevistas están buscando reforzar el sentimiento y credibilidad de los estudiantes.

Como logros obtenidos por el movimiento estudiantil Requesens señaló la constancia en cuanto a la renovación de la representación estudiantil y el darle una cara fresca, con ideas diferentes y formas de hacer las cosas totalmente distintas. Calificó como un éxito el haber logrado realizar elecciones en la UCV a pesar que, según aseveró, el gobierno las quiso impedir. “Más allá de resultados fue un tema moral, un deber como ucevistas hacer que se respete nuestra casa y la democracia que tanto la ha caracterizado”, apuntó.

La presidente de la FCU-UCV manifestó que hoy día el pueblo está inmerso en apatía y desesperanza por acciones de algunos dirigentes, aspecto contra el cual, según anotó, el movimiento estudiantil debe enfrentarse.

Requesens aseveró que hay que motivar e incentivar no solo a los jóvenes, sino a toda la población. “Nos toca duro. Si bien hoy hay desesperanza, somos nosotros los encargados de que vuelva la confianza, la irreverencia, las ganas de luchar por el país, de creer en un futuro en Venezuela”, comentó.

Precisó que no se trata de decir si las acciones desplegadas por el movimiento estudiantil han sido buenas o malas, sino que considera que el problema ha sido una falta de toma de decisiones. Aseveró que el pueblo espera medidas con las cuales pueda sentirse identificado.

Requesens afirma que hay que motivar a toda la población. Foto: Cortesía

Reconoció que el movimiento estudiantil sí se estaba apagando. “Ahora los estudiantes tienen que entrar a clases y salir a buscar comida, ayudar a levantar la casa, los que no entran ni siquiera a clases porque ahora tienen que trabajar porque la plata no alcanza para nada. El miedo de saber de lo que es capaz el gobierno. Son muchos factores que influyen”, explicó.

Más allá del contexto político, Samuel Díaz, presidente de la Federación de Centros de Estudiantes de la Universidad Metropolitana, aseguró que toda representación estudiantil debe abocarse principalmente a lo que es la gestión interna, pues, según refirió, no es posible pretender cambiar el país si no se modifica antes el entorno más cercano.

Subrayó que la gestión externa no se ha olvidado, pero precisó que, de momento, lo principal es que el movimiento estudiantil tiene que formarse en la Universidad Metropolitana y seguir expandiendo las áreas y equipos con los que se cuentan. Informó que actualmente están haciendo un análisis de lo ocurrido en el 2016 para entender el panorama que se plantea para el 2017.

“Creo que no ha habido ningún logro del movimiento estudiantil en el primer trimestre de este año. Si lo afirmara creo que eso sería decirte una mentira”, afirmó.

Díaz catalogó como uno de los más grandes obstáculos al desanimo existente, el cual ha dificultado que pueda hacerse algo en lo que va de año.

Cuestionó que el movimiento estudiantil sea el encargado de “apagar los fuegos”. “Nadie habla de qué va a pasar cuando salga el gobierno y de cómo se va a reconstruir Venezuela, y ese cómo es importante tenerlo. No es solo hablar de que si hay un cambio de gobierno o no, es cómo va a pasar ese cambio de gobierno”, enunció.

Aseveró que en la Universidad Metropolitana no se han quedado de brazos cruzados e indicó que han desarrollado iniciativas como el proyecto La Unimet propone, con el cual se quiere plantear iniciativas que permitan mejorar diversas áreas del país.

Díaz afirma que hay que hacer propuestas claras al país. Foto: Cortesía

“Desde el punto de vista universitario nos toca a nosotros hacer propuestas, nos toca informar, nos toca empoderar desde la academia, construir, y más allá de criticar hacer propuestas tangibles que puedan ser implementadas en un mediano o corto plazo”, apuntó.

“Vemos que hay un error en Venezuela, que es que todos pensamos que tiene que venir un mesías y que nos tiene que decir qué hacer, y no es así. Cada actor es importante, cada factor es importante y cada uno tiene que enfocarse en las cosas que mejor hace”, agregó.

Andrea Guédez, representante estudiantil ante el Consejo Universitario de la Universidad Católica Andrés Bello, explicó que actualmente el movimiento ucabista también está desarrollando una agenda de trabajo interno con el motivo de recuperar el “músculo” que se perdió luego de las jornadas de manifestaciones.

La dirigente universitaria subrayó que el principal logro alcanzado por el movimiento estudiantil fue ganar la credibilidad ante la sociedad venezolana. “Los estudiantes vamos a defender los intereses de los venezolanos, no de ningún partido político, no de ninguna línea política, ni opositora ni oficialista”, garantizó.

Guédez atribuyó el enfriamiento de las acciones de calle a la “desesperanza increíble” que ha invadido a los venezolanos.

“El movimiento estudiantil tiene un rol importantísimo de ser la inyección de motivación de todas esas personas que de verdad no ven la luz al final del túnel”, acotó.

Guédez sostiene que hay que recuperar el «músculo». Foto: Cortesía

La dirigente universitaria mencionó que este año el movimiento ucabista tiene como principal reto el desarrollo del proyecto Reto país, el cual consiste en reunir a toda la sociedad civil, incluyendo a los gremios, en torno a una visión compartida a través de una mesa de discusión que termine por transformarse en acción.

Guédez calificó como correctas las decisiones que el movimiento estudiantil ha tomado durante este año, pero aseguró que hay que ser más proactivos y menos reactivos, es decir, plantear más acciones y estar siempre un paso adelante y no solo esperar a que las cosas ocurran y actuar a posteriori.

Aseveró que el haber migrado la actividad estudiantil a iniciativas internas con la intención de replantearse estrategias no significa que el movimiento universitario se haya apagado. Afirmó que cuando se consolide el “músculo” se volverá a salir, con más fuerza, a hacer las actividades que sean más visibles.

* Francisco Coronel Mejías es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

* Rubén Sevilla Brand es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

* Luis Rodrigues es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

This article has 1 Comment

  1. Excelente artículo y presentación de la visión estudiantil de las principales universidades frente a la situación del país; es primordial reconstruir nuestro pequeño gran país; donde aún quedan jóvenes ejemplares como ustedes los estudiantes que no callan ante nada…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *