La pelota del Caribe busca un nuevo campeón

Eduardo Vidal Impagnatiello.-

Lipso Nava intentará conducir al Zulia a una nueva corona del Caribe. Foto: aguilas.com

La Serie del Caribe 2017, que se desarrollará del 1° al 7 de febrero, se celebrará en la ciudad mexicana de Culiacán. El torneo reúne a los campeones de las ligas de Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico, México y Cuba, y promete ser una de las mejores fiestas nunca antes realizada en la pelota caribeña.

Culiacán volverá a ser sede del torneo 16 años después, ahora con un nuevo parque, el Estadio Tomatero, considerado por muchos como el mejor de Latinoamérica. En aquella oportunidad los triunfadores fueron las Águilas del Cibao, de República Dominicana, dirigidos por el ex grandeliga Félix Fermín.

Además de ser local, el beisbol mexicano llega como el vigente campeón del torneo, cetro que cetro que en el 2016 alcanzaron en República Dominicana los Venados de Mazatlán tras derrotar en la final en la final a los Tigres de Aragua.

En las últimas ediciones los equipos mexicanos han sido los dominadores del campeonato, al obtener cuatro de seis títulos: Yaquis (2011 y 2013) alzó la copa en Mayagüez y en Hermosillo; Naranjeros  (2014), en Margarita; y los ya mencionados Venados (2016), en Santo Domingo. La hegemonía pudo ser incluso más aplastante si en el 2015, en San Juan, los Tomateros se hubiesen podido imponer a los Vaqueros de Pinar del Río, equipo que 55 años después hizo volver la copa a Cuba.

Este año el beisbol venezolano cifra sus esperanzas en las Águilas del Zulia, que obtuvo su sexto título al derrotar en la serie final con un resultado de 4-1 a los Cardenales de Lara.

Constancia podría ser una palabra que defina a este equipo, ya que durante toda la campaña se mantuvo en los primeros puestos de la clasificación. Cuenta con grandes toleteros como el outfielder grandeliga José Pírela, que en la temporada regular terminó con un average de 343.

Zulia, conducido por Lipso Nava, buscará su 3° corona del Caribe y la 8° para Venezuela. La última vez que reinó en la región fue en 1989, cuando alcanzó la victoria en Mazatlán, México. Los rapaces parten como uno de los favoritos. Su exigencia es mucha debido a la calidad de su roster, con nombres como Freddy Galvis, Leonel Campos, Wilfredo Boscán, Ronny Cedeño, Jesús Flores.

Los dominicanos son el sempiterno favorito de la llamada pequeña serie mundial latinoamericana, no por casualidad se han coronado 19 veces. Esta confianza se incrementa especialmente si, como ahora, son representados por los Tigres del Licey, máximo triunfador en la historia del torneo, con 10 títulos.

En la serie final quisqueyana Licey se impuso 5-4 sobre las Águilas Cibaeñas, conquistado su 22° campeonato doméstico. El cuadro dominicano presenta una de las ofensivas más temida por los lanzadores de cualquier equipo, toletería en la que destaca Anderson Hernández y Donovan Solano. Otro de sus puntos fuertes es el cuerpo monticular, que a pesar de no haber sido el mejor de la liga en los momentos importantes supo responder al manager Audo Vicente.

La última vez que Licey se coronó en el Caribe fue en el 2008, cuando triunfaron en Santiago, República Dominicana. Una final contra las Águilas venezolanas podría significar el desenlace soñado en el campeonato.

Puerto Rico estará representado por los Criollos de Caguas, que, luego de imponerse 5-3 en la serie final que disputaron con los Cangrejeros de Santurce, conquistaron su 17° corona en la pelota boricua.

Uno de los jugadores a observar será de Rusney Castillo, quien fue una de las piezas clave para que Caguas alzara el trofeo. En la final el jardinero registró un average de .320 con dos jonrones. Tampoco hay que pasar por alto al lanzador Will Oliver, quien destacó en la serie decisiva al sumar dos victorias, ponchar a ocho contrincantes y dejar una efectividad inmaculada. El cuadro puertorriqueño será dirigido por el manager Luis Matos

En suelo mexicano los Criollos buscarán su 4° cetro del Caribe y el 15° para la pelota boricua. Hay que retroceder exactamente 30 años para hallar un equipo de Caguas campeón, aquel que celebró en Hermosillo.

Después de décadas de estar alejados del torneo, los representantes cubanos siempre despiertan el interés de los aficionados. En esta edición serán representados por los Alazanes de Granma, que en la final de la Serie Nacional barrieron a Ciego de Ávila para cortar una racha de 39 años sin título.

El campeón cubano, conducido por Carlos Martí Santos, destaca por su rotación de pitchers, teniendo entre sus filas al mejor lanzador de la liga, Lázaro Blanco Matos, derecho de 30 años de edad que fue una de las piezas clave para conquistar el cetro. El serpentinero terminó la zafra con 14 victorias y 3 derrotas, y una efectividad de 1.63.

Para aspirar a cosas importantes en la Serie del Caribe y darle a Cuba su 9° título, los Alazanes deben mejorar su ofensiva, que no siempre dio la talla en los momentos más exigentes.

Las Águilas de Mexicali llegan con una doble misión: dejar la copa en casa y confirmar la supremacía de la pelota mexicana en el Caribe.

Los campeones aztecas, con el manager Roberto Vizcarri, se consagraron tras imponerse 4-2 en la serie final contra los Cañeros de Los Mochis, lo que les permitió conquistar su título número 4 de la historia. Este logro fue posible debido a que el equipo mantuvo su nivel a lo largo del torneo, con actuaciones como las de Luis Juárez, que culminó la zafra como líder de bateo al registrar un average de .364.

Como siempre el béisbol mexicano destaca por su picheo. Mexicali tiene entre sus filas a Héctor Velásquez, quien dejó unas buenas estadísticas con una efectividad de 2.32 y un balance de 9 ganados, 3 perdidos y 87 ponches. Fue uno de los lanzadores más dominantes de su liga y una de las joyas a observar en esta Serie del Caribe. Las Águilas buscarán repetir lo logrado en 1986 en Maracaibo y así darle el título número 10 a México.

El torneo se abrirá este miércoles 1° de febrero con el enfrentamiento entre Alazanes y Licey, para luego llevar a cabo la inauguración oficial con el juego entre Caguas y Mexicali. Las Águilas venezolanas debutarán el jueves 2 de febrero contra el representante de Puerto Rico.

El formato de la Serie del Caribe conlleva una primera fase en el que cada equipo juega una vez con el resto de oponentes. Los cuatro primero avanzarán a la semifinal, que se resolverá en un choque directo entre los clasificados. Los vencedores accederán a la gran final, que se disputará el martes 7 de febrero.

* Eduardo Vidal Impagnatiello es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *