Reflexiones filosóficas | La vida, definitivamente una creación divina

Yoselyn Zapata.-

El ser humano es un complejo diseño del Creador. Foto: photopin (license)

Al caminar por las calles caraqueñas, al entrar en una tienda o al ir al supermercado es muy fácil encontrarte con varias mujeres embarazadas. Piensa, capaz en tu familia o lugar de trabajo no ha de faltar alguna. Pareciera entonces que es muy sencillo que una mujer se embarace, puesto que hoy en día se ven muchas. Sin embargo, no lo es. Para que una mujer logre concebir un bebé deben darse unas condiciones biológicas y psicológicas muy específicas en su organismo, y no conforme con eso una vez que se da la fecundación el cuerpo de la madre está completamente dispuesto y diseñado para mantener al feto durante los 9 meses en los que este correctamente se desarrolla y luego para su nacimiento.

Utilizo la palabra diseñado porque no deja de sorprenderme lo complejo que es el cuerpo humano, más aún el de nosotras las mujeres, y considero que esto no puede atribuírsele al azar o a la mera evolución de la especie humana. Es necesario darle el reconocimiento a un diseñador que se tomó el tiempo para crearnos, con una estructura, una anatomía compleja y rica, definitivamente perfecta.

Yendo aún más atrás de lo que es la reproducción en el ser humano quiero abordar el punto de lo que es la vida. En la realidad hay seres inertes y seres vivos, pero qué los diferencia. Tal vez parezca obvia la respuesta, puesto que evidentemente unos poseen vida y los otros no, pero se trata de un asunto más complicado. Los seres que nos denominamos vivos cumplimos con unos requisitos que nos hacen poseedores de ese nombre.

En un nivel muy básico es porque realizamos unas operaciones vitales como lo son la nutrición, el crecimiento o desarrollo y la reproducción. Por otro lado nos caracterizamos por ser capaces de movernos por sí solos, por ser una unidad inseparable, por estar compuestos por una serie de órganos que funcionan sistemáticamente hacia un mismo fin, por tener la capacidad de realizar operaciones cuyo resultado quede y forme parte de nuestro ser y por encaminarnos hacia la plenitud.

Cada uno de los seres vivos “vive” estas características de acuerdo con su naturaleza, con sus limitaciones, que se deben a la invención de ese diseñador del que hablaba hace unos párrafos, ese que nos creó con un objetivo, por ello habitamos este mundo.

Este Ser creador es superior al hombre, ya que este último no está capacitado para crear, entendiendo que crear es hacer surgir algo de la nada. El hombre solamente puede procrear, recrear o reproducir partiendo de algo que ya existe. Debido a esto se le atribuye lo asombroso de la morfología humana y del resto de los seres vivos a ese ser creador, al que le debemos el hecho de estar vivos.

* Yoselyn Zapata es profesora de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *