Las razones que abrieron la puerta del Brexit

José Ignacio Arcaya.-

El 23 de junio los ciudadanos del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte acudieron a las urnas electorales con motivo de decidir su permanencia en la Unión Europea. Ciertamente ni la prensa ni el mundo le había dado la cobertura que tal evento merecía. Únicamente los noticieros británicos y los medios referidos a finanzas y negocios estaban atentos a un posible Brexit. Las encuestas y la opinión pública daban una cierta seguridad a los defensores de la campaña Remain (quedarse) y pocas oportunidades de que ganara Leave (salirse). Pero como en las ciencias sociales y en la política no hay nada seguro, el Reino Unido y el mundo quedó atónito cuando con 52% de los votos el pueblo británico decidió retirarse de la Unión Europea. El primer ministro David Cameron renunció a su puesto al día siguiente.

27818406265_653043e89c_b
Además de la salida del Reino Unido de la UE, el Brexit arrojó como consecuencia la renuncia del primer ministro David Cameron. Foto:via photopin (license)

Para comprender mejor la situación conviene hacer un análisis de lo ocurrido. Primero hay que saber quiénes son los protagonistas de este episodio de la historia de Europa y del mundo.

David Cameron: primer ministro reelecto del Reino Unido, abiertamente defensor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Fue quien convocó el referendo para cumplir con una promesa de campaña, ya que un sector de su partido, el Conservador, quería que se realizara la consulta, mientras que encuestas demostraban que gran parte del país también lo deseaba. Los medios lo señalan como uno de los grandes culpables al darle la oportunidad a los partidos radicales de sacar al país de la Unión Europea. Sin embargo, lideró la campaña del Remain con mucha fuerza.

Nigel Farage: líder del Partido de la Independencia del Reino Unido. Famoso por sus intervenciones en el parlamento británico, del cual es diputado. Uno de los mayores dirigentes del movimiento Leave. Lideró una campaña nacionalista, llamada por muchos medios como una campaña populista.

Boris Johnson: ex alcalde de Londres, miembro del Partido Conservador. Llevó también la campaña para retirarse de la Unión Europea. Se pensaba que buscaba el puesto de primer ministro luego de la renuncia de Cameron, pero ha declinado esa opción y ha apoyado a Michael Gove para el puesto.

Los resultados de la elección arrojaron que el 52% de la población expresó su deseo por abandonar la Unión Europea, pero ese porcentaje no puede leerse de forma uniforme. Hubo una serie de factores que permiten comprender mucho mejor qué fue lo que pasó:

Edad: según los resultados de boca de urna obtenidos luego del referendo, los ciudadanos menores a 40 años votaron para quedarse. La tendencia fue muy marcada entre los más jóvenes pero a medida en que se avanzaba en la línea la diferencia empezaba a estrecharse. Los ciudadanos con edades a partir de los 45 años apoyaron por amplia mayoría retirarse.

Educación: las personas con algún nivel universitario mayor al pregrado votaron en su gran mayoría por quedarse. Los votantes con un título de pregrado votaron también por quedarse en la Unión Europea, pero con una diferencia más estrecha. La población que acudió a las urnas con algún título inferior al de pregrado o ninguno apoyó por amplia mayoría el Leave.

Inmigración: las zonas con muchos inmigrantes votaron, con altísimos números, para quedarse.

Regiones: cabe destacar que Escocia e Irlanda del Norte votaron para quedarse. Conflictos que ya estaban resueltos en el Reino Unido aflorarán de nuevo.

Reflexiones finales

Es pertinente suscribir la tesis del analista político y presentador de televisión Bill O’Riley, quien afirma que la principal razón de este resultado no fue la economía, sino la inmigración. Con la política de la Unión Europea de fronteras internas abiertas, todo inmigrante que logre poner un pie en algún país de Europa tendría derecho para entrar en cualquier Estado perteneciente al club, incluyendo, por supuesto, el Reino Unido.

La verdad es que muchos ciudadanos le temen a lo que está ocurriendo en las calles de Grecia, Hungría e incluso Alemania. Argumentan que la situación va más allá que un simple acto de caridad o humanidad, sino que puede ser realmente perjudicial el choque de cultura.

Ciertamente es una situación muy compleja, ya incluso un primer ministro renunció por ella. Pero lo más importante es que el pueblo votó a favor de irse, y ahora se deberán activar todos los mecanismos para garantizar la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

* José Ignacio Arcaya es estudiante de Derecho.

Deja un comentario