Las cuentas finales

Freddery Díaz.-

En 3 y 2

Hay tres tipos de estudiantes: los que mantienen un buen promedio a lo largo del año, y llegan al último periodo con comodidad y tranquilidad, pensando en obtener la nota más alta del salón, los que son irregulares y al final del año tienen calculadora en mano para asegurarse que no reprueben nada y los que dejan los días pasar sin hacer nada, llevándolos a estar desesperados en los últimos días, buscando no perder el año.

Esto también puede trasladarse a la LVBP. Con el comienzo de diciembre, los ochos equipos se ven en diferentes situaciones que lo harán afrontar las últimas cuatro semanas desde ópticas disimiles.

Como el estudiante aplicado, Cardenales de Lara (26-18) ya tiene la tarea prácticamente hecha y unos cuantos triunfos más le darán el boleto a playoffs por tercera campaña consecutiva. Con Alejandro de Aza como su jugador destacado y un hermético pitcheo encabezado por Jorge Martínez, líder de efectividad de la zafra, los crepusculares lucen fuertes y sin ningún deseo de abandonar el primer puesto. Lo único negativo para la tropa que dirige José Moreno es que deberán afrontar 12 juegos como visitantes el último mes, condición en la que juega para 9-11. Como local son los mejores, con record de 17-7, y les quedan 7 juegos

Navegantes del Magallanes (24-21), a pesar de un inicio dubitativo, ha hecho sus deberes para mantenerse en el segundo puesto, liderados por el importado Delmon Young, que ha tenido una temporada de MVP debido a sus 13 cuadrangulares y 35 carreras impulsadas, líder en ambas categorías. El aporte de Reynaldo Rodríguez, que ya lleva 6 jonrones en solo dos semanas, también se ha hecho valer. Magallanes tiene pendiente 9 encuentros en Valencia (juega para 13-9) y otros 9 en la carretera (11-12)

Cuatro equipos harían el papel de alumnos irregulares: Leones del Caracas (22-22), Tigres de Aragua (20-20), Bravos de Margarita (22-23) y Tiburones de La Guaira (21-22). Durante el mes de octubre, melenudos e insulares exhibieron un gran nivel de juego, destacando por Bravos Omar Bencomo Jr. y por los Leones Harold Ramírez y Harold Castro, mientras que salados y rayados tuvieron una actuación decepcionante que los mandó a los últimos lugares de la tabla.

Para el mes de noviembre los papeles se invirtieron: Tiburones y Tigres fueron los mejores del mes, gracias a las incorporación de José “Cafecito” Martínez en La Guaira y la contratación como manager de Oscar “Cachi” Salazar en Aragua, mientras que Bravos y Leones perdieron el rumbo debido a la poca producción con gente en las bases de los margariteños y un notable descenso del rendimiento del pitcheo de los capitalinos.

En diciembre, Leones tiene pendientes 11 juegos de local (13-8) y 8 de visitante (9-14); Tigres debe jugar 9 en casa (13-10) y 14 en la ruta (7-10); Bravos jugará 10 encuentros en su estadio (10-12) y 8 en estadio ajeno (12-11) y Tiburones tiene en el calendario 9 choques en el Universitario (13-9) y 11 de visita (8-13).

Caribes de Anzoátegui y Águilas del Zulia serían los estudiantes deficientes. Caribes (20-24), a pesar de ser el actual campeón, es el equipo con más derrotas de la campaña, y el pitcheo se ha mantenido como su principal debilidad, además de pobres actuaciones de hombre importantes como Luis Jiménez, Niuman Romero y René Reyes. En el caso de las Águilas (18-23), que son el único equipo que todavía no gana más de 20 juegos, la poca producción ofensiva y la mala importación los coloca en una posición complicada de cara al último mes. Caribes cerrara el año con 11 juegos en Puerto la Cruz (12-8) y 8 afuera (8-16), en tanto que Águilas le restan 13 juegos en casa (9-10) y 9 de visita (9-13).

Ningún equipo quiere perder el año, pero dos no contarán con la fortuna de avanzar a la postemporada. La cuenta regresiva empezó, y un cierre intenso y emocionante se ve en el futuro

*Freddery Díaz es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario