Rubio: “Como país no tenemos la vocación de exportar, más allá del tema petrolero”

Sabrina Machado/Roberto Ruiz

Rubio ,profesor de la Universidad Monteávila, es especialista en Negocios internacionales. Foto: Pluma

Preparación, planificación e investigación son fundamentales al momento de emprender nuevos caminos, en la medida que se conozca la cultura y el mercado al que se aspira conquistar los riesgos serán más controlados y las probabilidades de éxito mayores; sin embargo, el venezolano no está acostumbrado a apostar en otras fronteras por razones históricas, lo cual lo pone en desventaja en los actuales procesos de migración que experimenta el país.

Tales apreciaciones del experto en negocios internacionales, especialista de la Universidad Metropolitana, y magíster en Ciencia Política, de la Universidad Simón Bolívar, Nicolás Rubio, serán abordadas en la clase magistral que se dictará este viernes, en el auditorio principal de la Universidad Monteávila, a las 10:30 de la mañana, sobre los negocios internacionales en un entorno globalizado.

La globalización es un proceso indetenible, ir contra ella es como ir en contra de la invención de la rueda, y los países están tratando de insertarse en ese proceso, de acuerdo con sus ventajas comparativas y competitivas”, afirma el experto y profesor de la Universidad Monteávila.

Rubio destaca que en medio de la crisis económica en la que se encuentra Venezuela, los procesos de internacionalización ejecutados por algunos empresarios y emprendedores se han realizado no por vocación, sino más bien forzados por las condiciones económicas del país. En este sentido, reitera que la planificación en los negocios internacionales es fundamental.

El especialista ve como una gran oportunidad el contacto con la comunidad universitaria,  en la medida que el encuentro permitirá a los estudiantes conocer de primera mano los temas vinculados con el área de los negocios internacionales, el comercio mundial, la ventaja competitiva y el ingreso a los mercados internacionales.

“Observamos que si bien hay interés en hacer negocios internacionales, tenemos que prepararnos, no es un tema solo de voluntad, hay que planificarlo, hacer un presupuesto, medir las estrategias”, señala el académico, quien recomienda, sobre todo a aquellos jóvenes profesionales que están migrando a otros destinos, que se preparen para mitigar los riesgos de las nuevas aventuras.

.- ¿Hay posibilidades de que en la actualidad un negocio venezolano sea competitivo en un mercado global?

En la medida que la empresa es competitiva, tiene rivalidad con sus pares, va a estar mejor preparada para competir en mercados internacionales. En Venezuela debido al deterioro de nuestra economía las empresas que están quedando no son competitivas, sino prácticamente sobrevivientes y eso, de alguna manera, afecta al momento de hacer negocios internacionales.

Cuando vamos afuera la gente puede pensar sobre los problemas que tienes en Venezuela, pero si no cumples como empresa pierdes tu negocio. No hay sentimientos porque vienes de Venezuela, tienes que competir en igualdad de condiciones con el resto.

Destaca la planificación como valor fundamental al momento de internacionalizarse. Foto: Pluma

.- Entonces es difícil sobrevivir en Venezuela y también fuera de Venezuela

Si, es así. Cuando vamos a competir afuera sino lo hacemos de manera planificada, posiblemente la gente pierda parte de su inversión. Las economías de los países son muy complejas, hay que evaluar cada uno de los sectores en los que las empresas quieran competir.  Hay países que son más abiertos a la inversión extranjera directa o al comercio internacional que otros, eso es una arista que se debe considerar.

.- ¿Los emprendedoras tienen cabida en estos tipos de negocios globalizados?

Si, en Venezuela estamos creando una cultura del emprendimiento, obviamente eso toma su tiempo, el emprendimiento es un forma de vida, no es una moda. Cuando vas a hacer negocios internacionales con una corporación ya establecida detrás el riesgo personal es menor, cuando vas con tu propia empresa el riesgo personal es mayor, desde el punto de vista financiero.

Tenemos que seguir cultivando el emprendimiento en el país, porque a medida que tengamos más empresas privadas funcionando podremos lograr que el país alcance esa diversificación económica tan anhelada.

.- ¿Se puede precisar en qué momento se han producido los mayores intentos de internacionalización  de empresas nacionales?

Hay varios estudios sobre este tema, sabemos que hay empresas que han ido a Colombia y a Centroamérica, pero uno de los problemas que tenemos en Venezuela es la falta de información pública, porque no hay un mercado de capitales. Las empresas no publican sus reportes financieros, cada empresa decide qué es lo que comparte o no. Eso añade un poquito de dificultad a este tema. La única empresa que sale en el ranking de Multilatina es Pdvsa, en el número 60..

.- ¿Qué ha demorado esa internacionalización para el país?

Lamentablemente tuvimos una economía protegida durante muchos años, fuimos uno de los últimos países en abandonar la receta de la CEPAL. Ese proceso de apertura tuvo una resistencia bastante importante, no solo a nivel político sino  también empresarial. Cuando tienes algo protegido te acostumbras a ese mercado cautivo.

En Venezuela escuchas que aquí tienes unos grandes márgenes porque tienes un país con altos riesgos, pero cuando sales te das cuenta que eso cambia, incluso la estructura del margen de ganancia posiblemente va a disminuir porcentualmente.

No estamos acostumbrados a hacer esto. Si bien en el año 98 el 70% de nuestras exportaciones eran petroleras y 30% no petroleras, considerando que en ese 30% había empresas estatales no petroleras, no estamos acostumbrados a hacer negocios internacionalesComo país no tenemos esa vocación de exportar más allá de lo que es el tema del petróleo o en algún momento Sidor. Es necesario ir hacia allá, construir el camino y saber que va a tomar cierto tiempo.

¿Cómo afecta el panorama político a los negocios internacionales?

La situación para Venezuela es muy compleja. El deterioro de las condiciones económicas del venezolano va a continuar y eso es terrible, tenemos una hiperinflación que está acabando con nuestro poder adquisitivo, con el valor de nuestras propiedades. La presión internacional existe y obviamente que todos los países quieren es una solución para Venezuela en el mejor de los términos., porque al final los ciudadanos son los que están pagando las consecuencias de esto.

Lo veo como un proceso muy complejo, me parece un poco irresponsable escuchar a personas en los medios hablar de fechas de resolución. Yo creo que hay que ser como dijo Churchill: les prometo sangre, sudor y lágrimas. Es un proceso que va a tomar tiempo, sea lo que sea que se resuelva.

*Sabrina Machado es directora de Pluma

*Roberto Ruíz es director de Radio UMA

Deja un comentario