México busca opciones para enfrentar amenazas de Trump

Andrea Fermín Facendo.-

Peña Nieto ha pagado un alto costo político en México. Foto: photopin (license)

Los efectos de las políticas que anuncia el gobierno de Estados Unidos sobre su vecino del sur son aún una incertidumbre. Los economistas afirman que en caso de concretarse los planteamientos del presidente Donald Trump México confrontará problemas de difícil solución.

Desde el comienzo de su campaña Trump ganó críticas por propuestas como la construcción o ampliación de un muro fronterizo que tendría que pagar México, a lo que se sumaron sus amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN),  acuerdo que Estados Unidos tiene con México y Canadá desde 1994. Gracias a ese convenio México envía a Estados Unidos el 80% de sus exportaciones.

Las discrepancias entre ambos gobiernos por «el muro», que comenzó a construirse en 1994 durante la presidencia de Bill Clinton, escalaron hasta provocar recientemente la cancelación del primer encuentro entre el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y su homólogo estadounidense.

Adicionalmente a la construcción del muro en la frontera con México, Trump anunció que la seguridad será reforzada con la contratación de otros 5.000 guardias fronterizos, una medida que está sujeta a la aprobación presupuestaria por parte del Congreso.

De acuerdo con CNN en Español, el presidente de Estados Unidos adicionalmente dijo que se pondrá fin a la política de «captura y liberación», una práctica mediante la cual los funcionarios cuando detenían a un inmigrante ilegal luego le dejan en libertad hasta que acuda a una reunión con funcionarios de inmigración.

La frontera entre Estados Unidos y México tiene unos 3.000 km de extensión, a lo largo de la cual ya hay unos 1.050 kilómetros de muros y vallas construidos, separando a ambos países.

Trump ha prometido que será México el que pague el costo de la obra, algo que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha negado reiteradamente.

El 11 de febrero el mandatario republicano anunció a través de su cuenta oficial de Twitter, que reduciría el precio de la obra fronteriza, aunque no se conocen detalles de cómo lo lograría en exactitud.

El gobierno mexicano ha sido cortés con Donald Trump como candidato y ahora presidente de Estados Unidos. Peña Nieto ha pagado un alto costo político en México por estar abierto a trabajar de manera constructiva con el mandatario estadounidense.

En un mensaje grabado, el presidente de mexicano respondió a la orden ejecutiva emitida por Washington para ampliar un muro en la frontera de ambos países.

«Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro», aseveró.

También dijo haber ordenado a la Secretaría de Relaciones Exteriores reforzar las medidas de protección a los mexicanos que se encuentren en Estados Unidos.

“Expresamos nuestro grave extrañamiento ante algo que no corresponde a los gestos positivos del gobierno de México a Estados Unidos», aclaró el canciller mexicano, Luis Videgaray.

Trump insiste que México pagará por el muro. Foto: via photopin (license)

En retrospectiva, la probabilidad de llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso sobre los temas de la agenda del presidente Trump en México siempre fue pequeña, considerando que sus demandas han desafiado la racionalidad jurídica y económica desde el principio.

El mismo día en que los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump conversaron por teléfono después de la polémica por la construcción de un muro fronterizo, el empresario mexicano, Carlos Slim, pidió calma a los mexicanos.

A contracorriente de las críticas, protestas en las calles y llamados a bloquear productos estadounidenses de los últimos días en México, Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, aseguró que el presidente de Estados Unidos no es un riesgo.

«Trump no es Terminator, es Negotiatior», aseguró. Pero también advirtió: algunas de sus ideas son “un regreso al pasado”, declaró el empresario mexicano para CNN en Español.

El canciller Videgaray advirtió a Estados Unidos que su país impondrá aranceles a productos estadounidenses si el gobierno de Trump cumple su promesa de aplicar impuestos a las importaciones mexicanas para financiar de esa manera el muro fronterizo.

“Si México enfrentara esto como una realidad, no como una amenaza retórica (…) el gobierno mexicano tendría que responder”, afirmó Videgaray.

Resaltó que los aranceles a las importaciones mexicanas golpearán el bolsillo de las familias estadounidenses y que consumen productos mexicanos como la palta, automóviles, teléfonos y electrodomésticos.

Muchos mandatarios latinoamericanos han expresado su respaldo a México. Uno de ellos ha sido el presidente de la Argentina, Mauricio Macri, quien llamó a Peña Nieto para manifestarle su respaldo ante los ataques de Donald Trump. Ambos acordaron el comercio bilateral, informó el gobierno mexicano.

Macri “expresó a México su apoyo solidario e hizo votos para que se alcancen acuerdos positivos para ambas partes», en relación con Estados Unidos, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana.

De acuerdo con el diario argentino La Nación, ante el nuevo escenario en Estados Unidos Peña Nieto instruyó a la diplomacia de su país ir en busca de nuevos socios y ampliar las relaciones con los actuales, entre ellos Argentina y Brasil.

El presidente mexicano agradeció a los países de América Latina y el Caribe por posicionarse junto a México frente a las políticas de Trump contra su país

“Agradezco a los pueblos de América Latina y el Caribe su apoyo, solidaridad y afecto. Gracias en nombre de todos los mexicanos”, dijo Peña Nieto durante la inauguración del encuentro del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (OPANAL), en la Ciudad de México, según reseñó HispanTV.

El mandatario mexicano declaró que “los buenos amigos se conocen en tiempos difíciles” y las muestras de afecto provenientes de Argentina, Brasil, Ecuador y Bolivia, entre otros países de la región, muestran que México cuenta con su respaldo y eso es digno de valorar

En la última cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada el 25 de enero en Bávaro, en el este de República Dominicana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló que “la solución para detener la migración no son muros ni fronteras”, en alusión a los planes del magnate estadounidense.

* Andrea Fermín Facendo es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario