El tenis inicia el espectáculo en Australia

Eduardo Antonio Vidal I.-

Djojovic y Kerber se coronaron en Australia en el 2016. Foto: Cortesía Australia Open

El próximo 16 de enero el Australian Open dará inicio oficial a la temporada de los Grand Slam, los cuatro campeonatos más importantes del calendario del tenis profesional.

El torneo se creó en 1905, pero no fue sino hasta el año 1968 en el que se implantó la era open y se permitió la participación de jugadores profesionales.

En sus inicios se jugaba en una superficie de hierba de Kooyong, hasta que en 1988, debido a la pérdida de notoriedad, se decidió mudar a las pistas duras de Melbourne Park, donde se disputa actualmente.

Este evento otorga al ganador 2.000 puntos para el ranking de los circuitos ATP y WTA. Este año se repartirán 34.8 millones de euros en premios, un 14% más que 2016. En la anterior edición los ganadores, masculino y femenino, se llevarán 2.5 millones de euros cada uno.

Djojovic y Murray acaparan el favoritismo entre los hombres. Foto: Cortesía Australian Open

Competencia en la ATP
El inicio de la temporada de tenis está acompañado por la figura de los favoritos, que en Australia ansían comenzar el año con buen pie. En la ATP la lista es encabezada por el serbio Novak Djokovic, campeón defensor, quien en el 2016 sumó su sexta coronó tras imponerse a Andy Murray. La temporada pasada, luego de conquistar Roland Garros, se unió al selecto grupo de ganadores de todos los Grand Slam. Sin embargo, esto no fue suficiente para mantener el liderato del ranking, en el cual se ubica en la segunda casilla.

Djokovic inició con fuerza el 2017 al lograr el título en el torneo de Doha, donde se impuso sobre Murray. El de Belgrado llega con record de 44-5 en canchas duras, con un total de 209 aces en esta superficie, un porcentaje de 75% de puntos ganados con el primer servicio y 68% de break points salvados. Conocido por ser un jugador inteligente, el serbio se caracteriza por disputar todas las pelotas que recibe, lo que le ocasiona un cansancio al rival.

La principal amenaza al dominio de Djokovic en Australia es precisamente su víctima el año pasado, el escocés Andy Murray, actual número 1 del mundo, quien cerró un 2016 de ensueño con nueve títulos, incluidos Wimbledon y la medalla de oro en las olimpiadas de Rio 2016.

Murray dejó buenos números en cancha dura, destacando con 313 aces, un 76% de puntos ganados con el primer servicio, 67% de breaks points salvados y un 84% de servicios de partido

El británico no comenzó el 2017 de la mejor manera al ser batido en la final en Catar. Sin embargo, se trata de un jugador muy dinámico y guerrero que no da una pelota por perdida nunca, lo que genera frustración en el rival al no saber cómo jugarle. Buscará sacarse esa espina por el título que no pudo conseguir el año pasado.

Otro que busca ser uno de los protagonistas del primer Grand Slam del año es el suizo Stan Wawrinka, quien en el 2016 cerró exitosamente la temporada al conquistar el US Open. El número 4 del ranking ATP dejó buenos números en cancha dura, con 331 aces, un 74% de puntos ganados con el primer servicio, 70% de break points salvados y un 86% de servicios de partido.

El suizo debe aprovechar su potente saque, con los que gana la mayor cantidad de puntos. A pesar de no tener una buena experiencia en su último Australian Open (fue eliminado en cuartos de final por el canadiense Milos Roanic), buscará repetir la hazaña ya lograda en el 2014, cuando ganó este torneo, hasta ahora el único Grand Slam en sus vitrinas.

Este año la sorpresa puede provenir por parte del japonés Kei Nishikori, 5° en el ranking. El nipón ha sorprendido al mundo de tenis al darle batalla a los mejores, con una velocidad impresionante que le permite moverse por toda la cancha con una facilidad que lo distingue.

En Melbourne Park buscará mejorar el nivel que dejó a final de año. En su última actuación llegó a cuartos de final, siendo derrotado por Djokovic.

Nishikori buscará lograr la hazaña de ganar su primer Grand Slam y así pertenecer a la elite de tenistas con un título importante.

Kerber tiene la misión de derrotar nuevamente a WIlliams. Foto: Cortesía Australian Open

Duelo femenino
En el lado femenino la alemana Angelique Kerber busca extender su dominio en las pistas La actual número 1 del ranking de la WTA intentará mantener la forma que exhibió en el 2016, cuando conquistó el US Operan y el Australian Open. En Melbourne Park derrotó a Serena Williams, a quien nunca dejó desarrollar su juego.

A pesar de contar ya con 35 años de edad, la estadounidense William no puede ser descartada. Aunque hoy se ubica en la segunda casilla del circuito femenino, Serena es una de las mejores tenistas en la historia. Con 22 títulos es máxima ganadora de Gran Slam, honor que comparte con la legendaria alemana Steffi Graf.

Williams ha marcado una década caracterizada por su juego agresivo. En Australia buscará retomar la corona de un torneo que ya ha ganado en seis ocasiones.

El 2016 para la menor de las hermanas Williams no fue tan bueno, a pesar de triunfar en Wimbledon. En Australia perdió la final contra Kerber y cerró el año con la eliminación en semifinales en el US Open.

Karolina Pliskova estará atenta para aprovechar cualquier traspié de las favoritas. La checa, número 5 del ranking WTA, ya sorprendió en el 2016 cuando llegó a la final del US Open. Este año podría ser el que registre su primer título de Grand Slam.

* Eduardo Antonio Vidal I. es estudiante de Comunicación Social de la UMA.

Deja un comentario