Ven y verás | La vida de un hombre santo

Javier Rodríguez Arjona.-

Monseñor Javier Echevarría consagró su vida al servicio de Dios. Foto: Cortesía UMA

Cuando en 1975 falleció San Josemaría, el Beato Álvaro del Portillo, su primer sucesor, escribió a los fieles del Opus Dei: “murió como era su deseo: saludando a una imagen de la Virgen de Guadalupe. De manos de la Señora recibió la rosa que abre al Amor las puertas de la eternidad”.

Después de que el Beato Álvaro se fue al cielo lo sucedió al frente de la Obra monseñor Javier Echevarría.

Don Javier, quien estuvo ligado a San Josemaría desde bastante joven, pues el fundador lo hizo su secretario cuando apenas tenía 23 años, vivió con empeño su determinación de ser muy fiel a Jesucristo, intentando vivir cabalmente el espíritu del Opus Dei que San Josemaría había enseñado y practicado hasta el final de su vida.

En algunos momentos el Beato Álvaro, cuando Don Javier no estaba presente, llegó a decir del ausente que era un tesoro para toda la Obra. Por su finura de alma, por su delicadeza de conciencia, y también por poseer un prodigio de memoria que mantenía presente tantos y tantos recuerdos y vivencias de San Josemaría, y por su fidelidad inquebrantable y su capacidad de querer.

Durante los 22 años en que don Javier Echevarría ha estado al frente del Opus Dei, por la misericordia de Dios, la Obra ha seguido consolidándose y extendiéndose por todo el mundo.

El papa Francisco en su mensaje de condolencia, además de dar su más sentido pésame a los fieles de la Prelatura, dijo: “me uno a vuestra acción de gracias a Dios por su paternal y generoso testimonio de vida sacerdotal y episcopal” y resaltó que don Javier “entregó su vida en un constante servicio de amor a la Iglesia y a las almas”.

El padre, don Javier, quiso imitar siempre a San Josemaría por haber entendido que, para él, esa era la forma de unirse más profundamente con Jesucristo. El hecho de que el Señor lo llamara a su presencia un 12 de Diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, no deja de ser significativo de cómo la Providencia divina, de vez en cuando, remata con un detalle de delicada predilección la vida de un hombre santo.

* Javier Rodríguez Arjona es capellán de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario