Trump muestra que el populismo no es exclusivo de Latinoamérica

Fabiana Ordóñez.-

Durante la campaña Trump desarrolló una prédica anti-inmigrante. Foto: photo credit: Gage Skidmore Donald Trump via photopin (license)
Durante la campaña Trump desarrolló una prédica anti-inmigrante. Foto: photopin (license)

Con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos “triunfó el chavismo”.  Así lo afirma el internacionalista Adolfo Salgueiro, para quien esta victoria demuestra que la tendencia populista no es exclusiva de América Latina y puede sorprender en un escenario nuevo y diferente en un país que se consideraba ejemplar y desarrollado.

La campaña presidencial del empresario y celebridad televisiva inició oficialmente el 16 de junio de 2015 en la Torre Trump, en Nueva York, donde anunció su candidatura con el eslogan “Make America Great Again» («Hagamos de Estados Unidos un gran país de nuevo»).

La oposición hacia las medidas tomadas por  el presidente Barak Obama a favor del libre comercio, al intervencionismo militar y a la inmigración le granjeó a Trump un fuerte apoyo entre la clase media estadounidense. Sus políticas propuestas y sus afirmaciones sobre el estado del país le permitieron alcanzar la nominación del Partido Republicano, a pesar de la dudosa estima que la élite conservadora le tenía, sobre todo tras recordar que, hace algunos años, se declaraba cercano al Partido Demócrata o asumía un perfil de independiente.

La mayoría de sus comentarios generaron gran controversia entre el público, los otros candidatos, los medios y los socios comerciales de Trump, lo que provocó que muchos de ellos pusieran fin a sus relaciones. NBC y Univisión, por ejemplo, cortaron lazos inmediatamente después de enterarse sobre las declaraciones del magnate acerca de los inmigrantes, más específicamente sobre los mexicanos, a quienes tildó de “drogadictos y violadores”.

Los medios de comunicación dieron una amplia cobertura a su campaña, más que todo por sus manifestaciones fuera de lo políticamente correcto, y a la vez lo criticaban directamente. Los temas más radicales y ampliamente expresados por Trump fueron sobre la inmigración y la seguridad fronteriza. Propuso la deportación de todos los inmigrantes ilegales, la construcción de un muro en la frontera con México y la prohibición temporal de la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

Trump no ha podido convencer a muchos sectores de la población estadounidense, especialmente los progresistas, pero sí ha calado lo suficiente como para obtener simpatizantes, quienes finalmente le dieron la victoria sobre la demócrata Hillary Clinton en las elecciones realizadas el pasado 8 de noviembre.

En cuanto a las implicaciones a corto plazo de Donald Trump, desde ya los analistas prevén su victoria como un detonante para las bolsas alrededor del mundo que sufrirán un impacto bastante fuerte en el corto plazo. De hecho, Trump ha declarado que no renovará en su cargo a la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, no por su competencia sino por no ser del partido republicano.

Otros observadores consideran que se podría experimentar un aumento en el enfrentamiento social dentro de los Estados Unidos, ya que el discurso de Trump contra las minorías y los inmigrantes en general, a los que culpa de acaparar todos los empleos de los trabajadores estadounidenses, podría terminar en una ola de racismo y exclusión con graves consecuencias para la convivencia en una sociedad multicultural.

Ya en abril de este año la revista Foreign Policy tituló un artículo como “Trump es el candidato ignorante que unos estadounidenses ignorantes merecen”, meses antes de conocer que el magnate ganaría los comicios.

De acuerdo con Salgueiro,  el magnate ha incentivado anti valores que desde hace unos 30 ó 40 años habían estado ausentes o pasados por desapercibidos, pero que su campaña  trajo a la superficie en Estados Unidos, como lo son el prejuicio racial, la descalificación sin censura, la confrontación con las minorías, y el sentimiento de que los estadounidenses están mejor si se aíslan de los otros países. El resultado de su elección ha dado como consecuencia ataques en universidades, bullying a estudiantes musulmanes y a latinos. Son factores que, afirma el internacionalista, no se veían desde hace mucho tiempo y emergieron el 8 de noviembre.

* Fabiana Ordóñez es estudiante de Comunicación Social de la UMA.

Deja un comentario