Universidad Monteávila cuenta con 26 nuevos espacios funcionales tras renovación

Las autoridades alcanzaron el 75% de presencialidad en el regreso a clases

Monteávila
Los trabajos de reacondicionamiento se realizaron en seis meses. Foto: Nicola Nania

C Sánchez/ G Tovar/ N Nania.-

La Universidad Monteávila inauguró el Campus Oeste, al lado de la sede principal en la Av. Buen Pastor de Boleíta. La remodelación del edificio que alberga la nueva sede se realizó durante el año pasado y se finalizó a tiempo para lograr el regreso a clases presenciales en marzo, integrando 26 nuevos espacios para los umaístas: nueve aulas y 17 oficinas.

Este proyecto de expansión se viene planificando desde el 2018, empezó a principios del 2020, se paralizó un año y medio por la pandemia y se retomó a finales del 2021. Una vez comenzada, la renovación terminó en seis meses, gracias al trabajo de un equipo integrado por más de 20 personas dedicadas a este reacondicionamiento.

El nuevo espacio de la Universidad Monteávila anteriormente era un convento, la idea principal fue renovarlo para integrarlo a la universidad y acondicionarlo bajo el esquema de bioseguridad, ampliando los espacios y creando más oficinas.

Aunque la institución ya contaba con el número de aulas suficientes para la comunidad umaísta, estas se vieron limitadas en cuanto a aforo y amplitud. Los nuevos salones, más espaciosos y ventilados, permiten mantener la distancia entre estudiantes y cumplir así con las normas para disminuir la posibilidad de contagios de Covid-19.

De acuerdo con la profesora Isabel Lessmann, coordinadora del Comité de Bioseguridad de la UMA, la ampliación fue necesaria para lograr el progresivo regreso a clases. En este sentido, afirmó: “Hay que evitar aglomeraciones. Si solo hubiéramos tenido la sede principal y el anexo, no hubiéramos podido regresar”.

En pro de la seguridad

En septiembre del año pasado, las autoridades de la Universidad nombraron un Comité encargado de seguir las noticias y regulaciones del Ejecutivo Nacional y el Ministerio de Educación Superior, para así adecuar la metodología de clases y los espacios de la casa de estudios a la nueva realidad. El Comité cuenta con la presencia de varios profesionales en el área de la salud.

Desde el inicio de la pandemia, se generó una campaña de información y concienciación dirigida a toda la comunidad. Las clases virtuales comenzaron con rapidez. La profesora Lessmann afirmó: “La Monteávila fue, por lo menos, la primera en no perder ni un solo día de clases”.

Se contempla que la vuelta a clases sea 100% presencial para el próximo semestre, en septiembre, si las condiciones al final del período actual lo permiten. Mientras tanto, las clases se imparten de forma mixta, bajo un esquema híbrido: totalmente en línea en algunos días y materias, y otras cátedras de manera exclusivamente presencial.

De acuerdo con la coordinadora Ileana Palomina, los horarios del actual periodo se realizaron enfocados en darle la mayor cantidad de clases presenciales a segundo y cuarto semestre, debido a que estos jóvenes no habían tenido clases presenciales en la universidad, por la irrupción de la pandemia.

Actualmente, los trabajos de remodelación siguen enfocados en el “trapichal”, ya dadas por culminadas las nuevas aulas y se aspiran crear cuatro nuevos laboratorios para actividades académicas prácticas y una plaza dentro de la construcción.

En la nueva de la Monteávila los arreglos que quedan son decorativos para traer más la identidad de la universidad, terminando de arreglar los jardines, poniendo más sillas y mesas en la entrada de la nueva ala y, por último, se pondrá el logo de la UMA en el centro de la plaza central.

C Sánchez/ G Tovar/ N Nania son estudiantes de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.