Una mano para la comunidad de El Encantado

Valeria Sebastiani.-

La comunidad de El Encantado perjudicada por el transporte

Sabemos que debido a diferentes situaciones que atraviesa el país, muchos servicios públicos se han visto afectados gravemente, la comunidad de “El Encantado” no escapa a ello, toda la urbanización se ha visto perjudicada como muchas otras, por la falta de transporte público.

Dada la lejanía de las vías principales esta problemática ha sido terriblemente compleja para los habitantes que dependen del transporte público para salir de sus viviendas a realizar diligencias personales y trasladarse a sus sitios de trabajo.

Lamentablemente por la lejanía de la zona y otros factores, el transporte público no llega hasta la urbanización, dejando a las personas de la comunidad que no tienen vehículo propio limitadas al momento de movilizarse en la ciudad.

Por temas de la pandemia que se está viviendo, se agravió la falta de ese servicio, por lo que la comunidad de El Encantado decidió reunirse con diferentes comités de cada urbanismo para buscar alternativas viables para resolver el problema y es así como a mediados del mes de agosto, un vecino de la urbanización preocupado por la falta de transporte, ofreció su camioneta privada para el transporte de los vecinos acordándose un aporte económico razonable como contraprestación del servicio a la comunidad.

A los integrantes de la urbanización les pareció una idea excelente, por lo que empezaron a trabajar para definir detalles y que no quedaran cabos sueltos con el planteamiento. Se llegó a un acuerdo, se fijó una tarifa semanal por persona pudiendo los usuarios hacer uso y pagos diarios
según su conveniencia, dentro del horario fijado para prestar el servicio.

Gracias a esta iniciativa muchas personas de la comunidad se han visto beneficiadas con la posibilidad de hacer diligencias, ir de compras y trasladarse a sus trabajos, así como ha permitido que los trabajadores eventuales lleguen a tiempo a cumplir con los trabajos que les han sido encomendados (vigilantes, plomeros, jardineros, albañiles, personal de servicio, etc.),

Inclusive ha permitido una mayor interacción entre todos los integrantes de la comunidad, haciéndonos fuertes ante la adversidad a través de la unión de todos los grupos para favorecernos mutuamente, convirtiendo en fortalezas nuestras debilidades.

  • Valeria Sebastiani es participante del Taller Tecnología 2.0 de ReconciliACCIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *