Economía en tiempos de coronavirus: ¿y ahora qué?

Según proyecciones del FMI la economía venezolana se contraerá un 20%

Sergio Carrascal.-

La pandemia por el coronavirus ha paralizado al mundo entero. La economía de todos los países ha caído a niveles exorbitantes. En el caso de Venezuela que, actualmente, supera los dos mil casos de contagio en su tercer mes de confinamiento el panorama no es el más alentador.

De acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI) esta situación inédita ha llevado a muchos países a recesiones peores que las registradas durante la crisis financiera mundial de 2008-2009. En esta oportunidad, los gobiernos de todo el mundo aplicaron medidas puntuales en materia económica y política, en función de contrarrestar las consecuencias económicas.

El Banco Central de Venezuela (BCV) reportó una inflación de 13,3% en marzo de 2020 y la acumulada de 124,0%. Mientras que, en el mes de abril,  el diputado, Alfonso Marquina, informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor fue de 80%.

El rubro que presentó mayor inflación en el mes de abril fue el del sector salud con un 162,44%, seguido del rubro bebidas alcohólicas y tabaco que representó un 132,66% y de tercer lugar el rubro de alquiler de vivienda que tuvo un resultado del 112,28%. Por otro lado, la inflación acumulada fue de 341,61% y la interanual en 4.210%.

Repercusiones económicas del Covid-19 en Venezuela

Son varios los estragos registrados en medio de la pandemia iniciada en diciembre en Wuhán, China. El aumento de la inflación, la caída a niveles históricos en el valor del petróleo en las últimas dos décadas. Con un costo calculado en menos de 10 dólares el barril, el desplome de la principal exportación de Venezuela podría profundizar aún más su grave crisis económica, política y social.

El economista y experto petrolero José Toro Hardy indicó en su cuenta de Twitter que la recuperación del sector petrolero dependerá de realizar elevadas inversiones -que ya no están al alcance del Estado– y sólo podrían lograrse con políticas petroleras capaces de atraerlas y de brindarles la seguridad jurídica que requieren.

Además, señaló que Venezuela ya no es un país rentista, debido a que el volumen de producción y el precio del barril de petróleo “se fueron a pique”. También, afirmó que la escasez de gasolina supera el paro del año 2002 y constituye un elemento turbio en medio de la cuarentena para evitar la propagación del Covid-19.

Nunca hemos vivido una pandemia de tal magnitud, donde prácticamente se ha paralizado la economía mundial

Por su parte, el economista Miguel Velarde advirtió que a escala global las consecuencias económicas han sido devastadoras y, para Venezuela, que ya atravesaba desde hace varios años una crisis económica profunda caracterizada por la hiperinflación, la escasez y la falta de bienes básicos como alimentos, medicinas e incluso combustible.

“La pandemia va a tener niveles más devastadores porque se suma a una situación económica donde ni siquiera existe un músculo financiero en el país, sino simplemente una economía en ruinas. Es posible que, luego de esta pandemia, lo que encontremos sea cenizas”, sentenció Velarde.

Posibles medidas para atenuar la crisis económica

Sin lugar a dudas, la situación que experimenta el mundo en estos momentos es impredecible y nueva, al menos para esta generación. Por esta razón, expertos analizan a fondo las posibles medidas que podrían atenuar la crisis económica luego de la pandemia por coronavirus.

Nunca hemos vivido una pandemia de tal magnitud, donde prácticamente se ha paralizado la economía mundial. Y, digo esto, porque no se trata de la economía local, esto es una mala noticia hoy en Venezuela porque se encuentra aislada del mundo”, indicó Velarde.

Entretanto, señaló que por los momentos no existen medidas económicas o políticas concretas que solucionen el problema de fondo. A su juicio, lo que se necesita, es cambiar el modelo económico estructural y darle la mayor cantidad de libertades a la economía, es decir, suspender el control de cambio y de precios, insertar la economía venezolana en la globalizada que, si bien ha sufrido un leve retroceso en esta etapa de confinamiento, se reactivará mucho más rápido.

Proyecciones luego de la pandemia

Según las proyecciones del FMI y estudios de varios economistas el impacto de esta pandemia va a ser muy grande en varios países. “En Venezuela el panorama es aún menos alentador y la economía puede contraerse casi un 20%. Debemos tener en cuenta que ese 20% se suma al 50% que se viene acumulando desde hace unos siete años, lo que lo convierte en una situación crítica”, aseguró Velarde.

Del mismo modo, consideró que puede ser una oportunidad para tratar de reconstruir desde las cenizas una economía diferente a la de los últimos 20 años,  que ha sido una economía estatal centralizada y con controles. Ahora,  sería posible, una economía con mucha libertad, con inversión local y extranjera donde se priorice el esfuerzo del sector privado y productivo. Y, que el resultado, sea un país que además del petróleo tenga un sector agropecuario, turístico, empresarial, industrial, fuerte y robusto que perdure en las próximas décadas.

En Venezuela el panorama es aún menos alentador y la economía puede contraerse casi un 20%

El economista Leonardo Buniak declaró en entrevista para el diario El Universal que frente a la extensión del Estado de Alarma en Venezuela hasta el próximo 12 de junio, está claro que dada la paralización de las actividades económicas, laborales, profesionales, financieras, comerciales y empresariales, asociadas a la cuarentena y la necesidad de los trabajadores de disponer de sus sueldos, salarios, bonificaciones y demás prestaciones, los distintos sectores ya no tienen la capacidad económica, el flujo de caja y la liquidez para atender estas obligaciones.

El experto destacó que al final de la pandemia sólo quedará “un ejército de desempleados, un cementerio de empresas quebradas y millones de personas que habrán perdido sus ahorros y sus medios de subsistencia”.

Velarde explicó que la única manera de reactivar la economía venezolana es abrirla al mundo, tratar de iniciar inversiones extranjeras para diversificar la economía venezolana, que hoy depende casi en su totalidad de las exportaciones de petróleo, pero que ahora, además del colapso en los precios del crudo, también debe enfocarse en desarrollar sectores productivos, privados y empresariales para los que Venezuela cuenta con grandes ventajas.

Según datos del Banco Mundial se prevé que el precio del petróleo alcance un promedio de 35 dólares por barril en 2020, lo que refleja un colapso sin precedentes en la demanda de petróleo. Al respecto, el economista y director de Econométrica, Asdrúbal Oliveros afirmó en su cuenta de Twitter que con este precio, y al ajustar el descuento para la cesta venezolana y la caída de producción, el déficit externo de Venezuela para 2020 sería superior a los 10.000 millones de dólares.

*Sergio Carrascal es estudiante del postgrado Periodismo Digital de la Universidad Monteávila

Deja un comentario