Altibajos marcan primer año de gobierno de Mauricio Macri

Miguel Teixeira.-

Macri ha procurado mejorar relaciones internacionales. Foto: photopin (license)

Hace un poco más de año, en diciembre del 2015, Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina. Su gestión ha tenido varios altibajos y las evaluaciones sobre los resultados de su gobierno varían desde aquellos que reconocen las medidas adoptadas hasta algunos que dudan de su capacidad para conducir acertadamente a la nación.

En el ámbito económico Macri se encontró con un país sometido a un severo control de cambio que no era verdaderamente sincero con el valor de la moneda interna. Al levantarlo surgieron efectos típicos de una reivindicación económica, como el aumento de precios e inflación, consecuencias que fueron muy mal vistas por los argentinos.

Para el internacionalista Félix Arellano esto se debe principalmente a la participación de la expresidente Christina Kirchner en los medios. “Cuando no tienen el poder todo lo que buscan es destruir y cuando tienen el poder también destruyen, como es el caso de los Kirchner, afirmó

El experto aseveró que el gobierno de Macri ha sido “muy positivo, enfrentándose a dificultades enormes pero bien encaminado”, gestión que, a su juicio, ha sido necesaria para un país tan convulsionado como Argentina.

Al debatir sobre la economía argentina es imposible no hacer referencia a los llamados “fondos buitres”, modalidad empleada por algunos inversionistas que compran acciones a precios bajos de empresas que se encuentran en bancarrota pero que tienen oportunidad de resurgir, y al vender esas acciones a su precio real consiguen grandes ganancia.

Los inversionistas no necesariamente previeron el colapso económico del 2014 pero algunos recurrieron a instancias internacionales para exigir el pago al gobierno argentino, primero a Cristina Kirchner y después a Macri.

Arellano afirmó que esta situación generó una imagen internacional que apuntaba a Argentina como un país poco confiable. El internacionalista considera que la expresidente debe cargar con la mayor parte de la responsabilidad. “Quería demostrar que ella era nacionalista y que ella no iba a negociar, pero entonces las condiciones se las impusieron desde afuera porque en un mundo global la inversión extranjera también busca quien la defienda”.

Más allá de la situación económica, durante este primer año de gobierno Macri debió afrontar una enorme presión debido a la sombra de corrupción que empañó la gestión de su antecesora. Uno de los casos más controversiales fue la muerte del juez Alberto Nisman, quien pereció bajo circunstancias peculiares mientras investigaba al gobierno de Kirchner.

Marcos Peña, jefe de Gabinete de Macri, asegura que la actual gestión ha dejado atrás “la desidia y la corrupción” y sostiene que el país “tiene salida y va a estar mejor”. De acuerdo con una reciente encuesta realizada para el diario La Nación por Poliarquía Consultores, el presidente mantiene un 55% de aprobación en el ámbito económico.

Sin embargo, no todos valoran de la misma manera a Macri. En el mismo sondeo elaborado para La Nación el 34% desaprueba desaprueban las acciones del gobierno, mientras que otras mediciones sitúan en 47% el rechazo al desempeño del mandatario.

Otra de las cosas a considerar cuando se evalúa una gestión es la posición en el entorno internacional. En lo que respecta a las relaciones con Estados Unidos, Macri había venido construyendo vínculos más cercanos con Washington, pero parece que las posturas de Donald Trump no jugarán a favor de Argentina. Arellano explicó que las políticas nacionalistas que ha estado fortaleciendo el presidente estadounidense no le ofrecen perspectivas positivas a ningún país.

“En el caso de Argentina ya vimos que se le fue impuesto ciertas restricciones en productos agrícolas”, indicó.

Al estudiar las relaciones con el resto del hemisferio, el horizonte se torna más claro para Argentina. Una vez asumida la presidencia pro-tempore del Mercado Común del Sur (Mercosur) por los próximos 6 meses, los arreglos, que han sido aceptados por los miembros activos, tendrán un buen impacto en la economía nacional. Con la salida (al menos temporal) de Venezuela de la coalición podrán enfocarse en una alianza continental más fuerte.

* Miguel Teixeira es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *