Biblioteca pone sus servicios a disposición de toda la comunidad universitaria

Kalia González.-

Maigualida Mendoza está encargada de la dirección, supervisión, planificación y gestión de la biblioteca. Foto: Kalia González
Maigualida Mendoza está encargada de la dirección de la biblioteca. Foto: Kalia González

Desde hace 16 años la Biblioteca de la Universidad Monteávila (UMA) presta servicio a sus estudiantes y profesores, buscando ser una fuente de conocimiento para toda la comunidad universitaria.

Su directora, Maigualida Mendoza, está encargada de la supervisión, planificación y gestión de una institución que debe ser entendida como pieza fundamental dentro del proceso de aprendizaje y formación que se lleva a cabo en la casa de estudios.

En horario corrido, de 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde, la biblioteca atiende a todos aquellos que deseen cultivar su placer por la lectura o realizar investigaciones académicas, para lo cual deben ingresar a la base de datos de la institución.

Actualmente la biblioteca cuenta con 18.000 ejemplares que se encuentran a la disposición de todos los estudiantes y profesores. Además podrán hallar cualquier tipo de texto académico, principalmente aquellos que van en función de las facultades con las que cuenta la universidad, que son Derecho, Comunicación Social, Educación y Administración. Sin embargo, también tienen libros con cualquier variedad de conocimiento, bien sea literatura, entretenimiento, entre otros.

Durante este año académico la biblioteca, en conjunto con las autoridades de la UMA, adquirió 27 libros, los cuales buscan favorecer principalmente a los estudiantes de posgrado debido a que esta población ha crecido notoriamente en los últimos años.

Los nuevos volúmenes en su mayoría son de temas muy específicos, como por ejemplo organización institucional, recursos humanos, economía, presupuesto y metodología de investigación.

Mendoza aseguró que actualmente la biblioteca está desarrollando muchos proyectos que tienen como principal objetivo mejorar un área “tan preciada e importante para la universidad”.

Entre los planes que están en ejecución destaca está la reorganización de los libros, ya que la universidad cuenta con innumerables donaciones que, según especificó la directora, deben ser ingresados en la colección para que estén a la disposición de la comunidad.

La institución también tiene planteado ubicar salas de estudio y especializarlas para que puedan ser empleadas de forma individual o grupal. Otro de los proyectos es implementar nuevas herramientas tecnológicas que le permitan a los estudiantes hacer consultas y solicitudes vía web.

A pesar de ser una de las universidades más nuevas del país, la UMA ha logrado labrar un buen nombre y reputación académica, prestigio que busca extenderse con el fortalecimiento de su biblioteca, espacio que, además de albergar libros, también debe ser entendido como un lugar para que el estudiante pueda hacer vida universitaria, compartir conocimientos y aprender.

* Kalia González es estudiante de Comunicación Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *