Covid-19: Vivir entre aislarme o informarme

Samuel London.-

Al inicio de todo, mi primera reacción fue aislarme de las noticias y limitarme únicamente a lo que no podía evitar, la transmisión de información boca a boca. Sin embargo, me di cuenta de que en realidad eso estaba alimentando el miedo y la incertidumbre, era necesario saber que pasaba con más detalle: cuántos infectados había, las medidas que estaba tomando el gobierno, los consejos y recomendaciones para sobrellevar la cuarentena, y la opinión de los medios que suelo ver respecto a la situación.

Los medios que suelo ver para informarme son el Twitter y la página web de Efecto Cocuyo, Runrunes.es por Telegram, y Luis Carlos Díaz por Twitter y Telegram. A partir de ellos consulto otras cuentas para conocer más a fondo la noticia. Por ejemplo, los primeros casos oficiales los conocí a través del Reporte Covid-19 de runrunes.es en su canal de Telegram que se emite diariamente.  

La única fuente real que tenemos es un gobierno en el cual un gran porcentaje de la población desconfía de todo lo que haga y diga

Luego de verlo, consultaba cuentas de diputados, gobernadores, entre otros. También he consultado mapas y gráficos para entender cómo avanzan los casos oficiales en países como Italia y España.

Creo que aún hay un vacío respecto a la información del avance del Covid- 19 en Venezuela. La única fuente real que tenemos es un gobierno en el cual un gran porcentaje de la población desconfía de todo lo que haga y diga. Además, sabemos que no cuentan con lo necesario para hacer pruebas a todos los posibles casos en el país. Basta con saber que el crecimiento de la enfermedad es exponencial como para estar al tanto de que en Venezuela ya podrían haber más de mil casos. También afecta el tema censura como se evidenció nuevamente en el país con Darvinson Rojas.

En el día a día hay información proveniente de grupos y las redes sociales que luego resultan ser falsas. Eso es otro causante de histeria, la desinformación. En mi caso, no suelo hacerle caso a las noticias que se pasan por los grupos de WhatsApp, sin embargo, las personas con las que vivo (en una residencia estudiantil) suelen compartirlas como ciertas. Por eso, siempre que las escucho acudo a las cuentas de Twitter de mis medios de confianza o las cuentas oficiales (OMP, OPS o las de los gobiernos relacionados) para confirmar la veracidad.

*Samuel London es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario