Invecom, un aliento en medio de la sequía

Sabrina Machado.-

A simple vista el escenario es desolador. A la par que el secretario de Investigaciones de la Universidad Católica Andrés Bello sentencia que en los actuales momentos en Cuba se está realizando más investigación que en Venezuela, y que estamos al mismo nivel de Uruguay, a pesar que hace 20 años ocupábamos el quinto lugar en la región en materia de reproducción científica, el auditorio que alberga el VII Congreso de las Investigaciones de la Comunicación se encuentra casi vacío.

Un promedio de 50 ponencias se presentaron entre jueves y viernes de la semana pasada en las instalaciones de la UCAB. Los responsables reconocieron que es uno de los congresos con menos participantes de los realizados en los últimos 14 años. La crisis se hace presente. Profesores de otras universidades, que adelantan trabajos de valor, no pudieron asistir por los problemas de escasez de gasolina y los altos costos del traslado.

José Luis Da Silva, quien rápidamente ha puesto los puntos sobre las íes, continúa con sus planteamientos. Con decepción recuerda que toma hasta 15 años formar a un investigador y que además es una tarea que conlleva recursos y dedicación, dice, no sin antes reconocer que ante las adversidades las universidades del país se han tomado de las manos, han creado alianzas en un intento por seguir explorando, indagando, encontrando respuestas.

Y si algo dejó patente este VII Congreso de Invecom es que a pesar de las precariedades y de las circunstancias nada alentadoras, la academia sigue diciendo presente, no se calla, continúa con su rol de investigador, en mayor o menor medida que otros tiempos, pero sigue al frente, sin bajar la cabeza por voluntad propia.

Reinvención y compromiso fueron sensaciones que palparon quienes participaron en este espacio digno para la discusión, que tampoco faltó, porque solo a través del reconocimiento se puede alcanzar la recapacitación, la rectificación. El mea culpa no estuvo de más, fue necesario y duro. Los medios y su función fueron revisados a la luz de la crisis que atraviesa el país y de la labor que realizan en la actualidad.

Crítica, entrega, compromiso y calidad fueron palabras que se repitieron en los auditorios de la Biblioteca de la Universidad Católica de la boca de diversos profesores universitarios, que instaron a revisar los contenidos y a cumplir con la labor mediadora de los medios de comunicación social, sobre todo en los actuales momentos que son tan precarios.

En periodismo el pluralismo y la libertad van de la mano, porque se debe garantizar a la sociedad un pluralismo genuino, ya que la opinión pública puede equivocarse”, afirma el comunicólogo e investigador Antonio Pascuali en el documental Pascuali, presentado a la audiencia el día viernes.

Al mismo tiempo, aboga por un órgano internacional pulcro, plural, honesto que rija el mundo del internet, porque “las nuevas tecnologías no se pueden convertir en instrumentos de las dictaduras, deben estar al servicio de la libertad y de la democracia”.

En este sentido, especialistas reconocían el trabajo que significa ser rentables en medio de la crisis, de un escenario que ha cambiado por completo los paradigmas de los medios de comunicación, desde el abordaje del hecho noticioso hasta la rentabilidad de los nuevos espacios periodísticos, esos que se abrieron en un intento por abrir ventanas mientras cerraban puertas. El mensaje es claro: resistencia, entrega, compromiso con la democracia, con la sociedad, con la formación.

Bajo este espíritu la Universidad Monteávila dijo presente a través de cuatro ponencias, que sirvieron para explorar distintos tópicos del acontecer académico, de la mano de los profesores María Eugenia Arias, Adua Navarro, Carolina González, Luis Manuel Gondelles y Sabrina Machado.

La experiencia de ReconciliAcción, la filosófica como eje transversal en la formación del estudiante de la UMA, los innovadores discursos políticos y la experiencia de Pluma como medio digital para los alumnos de la Universidad Monteávila se discutieron en el auditorio de la Ucab.

Por lo pronto, la cita es para Invecom 2021, que será realizado en la Universidad Central de Venezuela, casa que albergará a los investigadores de la comunicación en el marco de sus 300 años de fundación.

Mientras se cierran las puertas del auditorio de la Ucab, retumba en el ambiente las palabras del profesor Pascuali: “Debemos convertirnos en los perros guardianes de la comunicaciones de la humanidad entera”.

*Sabrina Machado es coordinadora del periódico digital Pluma

Deja un comentario