En busca de una identidad en el tenis femenino

Brando Malavé.-

Naomi Osaka

Tras la reciente finalización del primer Grand Slam del año, el mundo del tenis femenino coronó a Naomi Osaka, quien venció a su rival, Petra Kvitova, en tres sets, convirtiéndose en la primera mujer asiática en llegar a la punta del escalafón y la tercera en dos años en obtener el disputado liderazgo.

La joven se descubrió como la nueva reina de Oceanía y la número uno del ranking mundial. Desde que Serena Williams sostuviera el liderazgo indiscutido, durante casi 6 años, por este puesto han pasado Simona Halep, durante año y medio, y ahora Osaka.

La japonesa comenzó su carrera en el tenis profesional antes de cumplir los 16 años, durante mediados de 2013, en el torneo ‘’Challenge Bell’’, disputado en Quebec. Su actuación en aquella ocasión sería muy corta tras caer en la primera ronda.

Tras tres años de iniciar su carrera profesional, en 2016, Osaka entraría al top 50 por primera vez y su rendimiento ha estado en alza desde entonces.

En 2018 se podría decir que Naomi obtuvo su ‘’Breakout Year’’, ya que ganó el ‘’Indian Wells Open’’, siendo este su primer título desde que se volvió profesional, y en septiembre ganó su primer ‘’Major Title’’, al ganarle a Serena Williams el US Open, convirtiéndose en la primera japonesa en participar en una final de Grand Slam y la primera en ganarlo. Naomi terminaría el 2018 en el top 4 del ranking mundial.

La joven ha disputado solo dos finales de Grand Slam y las dos las ha ganado de forma consecutiva. La primera estuvo rodeada por la polémica tras la discusión de Williams con el árbitro, la segunda brilló sin que nada ni nadie le hiciera sombra a su triunfo.

¿Podría ser Osaka la siguiente Williams? Esto es algo que muchos analistas y periodistas en el mundo del tenis se preguntan, ya que Osaka viene de ganar dos Grand Slams consecutivos y coronarse como nueva n°1 y en su carrera ostenta un porcentaje de victoria del 59% en más de 300 partidos.

Ahora, ser la siguiente “Williams” no es algo que se vaya a lograr fácilmente y tampoco será rápido, debido a que se trata de una de las mejores jugadoras de tenis de la historia. Alguien que ha ganado 23 títulos de Grand Slams y que dominó el n°1 durante 300 semanas, casi 6 años.

Simona Halep, ex número 1 del ranking, logró mantener el liderazgo durante año y medio después de que Williams se retirara debido a su embarazo, ganando el French Open  (Roland Garros) y otros títulos, pero no de tanta importancia en comparación a un Grand Slam.

Hay quienes apuestan a que Osaka sea la nueva Williams, no es una tesis totalmente descabellada: es joven, tiene dos títulos seguidos de Grand Slam y no parece que su rendimiento vaya a bajar. Habrá que estar pendiente de su desarrollo, por los momentos disfruta las mieles del éxito.

*Brando Malavé es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario