El reggaetón como reflejo de la sociedad hispana

Luciana Pérez Ramos.-

reggaeton
El reggaetón es un género de gran popularidad. Foto: Cortesía

El reggaetón desde sus inicios ha sido muy criticado, debido a aspectos referentes a su composición y a cómo repercute en la sociedad. De hecho ha sido tan cuestionado que se ha llegado a la diatriba de si es o no un género musical. Sin embargo, se podría señalar que el género en si no es el que repercute en la sociedad, si no los problemas que son reflejados en estas canciones sencillas y banales, hoy cuestionadas.

Ana Cristina Planchart, socióloga, comparte la opinión de varios músicos que coinciden en  la idea de que a partir del boom de la cultura rock se demostró que muchos de los géneros musicales son consecuencias de subculturas que comparten muchos rasgos, más allá del gusto por un determinado género, por lo cual no toda la influencia se puede reducir al género en sí, sino a los aspectos culturales de la sociedad.

Por su parte, la especialista en sociología Ana Fuentes comenta que esta disputa es de gran discusión a nivel sociológico, debido a la influencia de este tipo de música  en la cultura.

Cuenta que muchas de sus hipótesis han dado a relucir que sí es verdad la pobreza en sus líricas, sí es verdad la degradación de la figura femenina en sus letras, sí es verdad que incita al deseo sexual, entre tantos otros tópicos, pero -para la especialista- por más explícitas que sean sus letras, estas son solo circunstancias que ocurren en la sociedad, partiendo ya desde antes de la existencia del propio género.

La socióloga, también psicóloga, opina que realmente sí son líricas fuertes, agresivas y capaz violentas y que, de cierto modo, bajo esa afirmación, varios de los artistas de la expresión han intentado ablandarla un poco; y que, de igual manera, la sociedad debería poner atención a la expresión de nuevas culturas, no para atacarlas sino para erradicar el problema en sí mismo, que está –en su opinión- en que “el latino por factores culturales tiende a nutrirse de una baja y frívola educación a comparación con el resto del mundo”.

Para Planchart el reggaetón sí tiene una repercusión negativa, pero no tanto debido al género en sí, sino por la falta de valores y educación de ciertos estratos de la sociedad, donde temas tan crudos los tienen sin cuidado alguno y son hasta utópicos, por lo cual se ‘’supone’’ que el reggaetón los podría incitar a una mala influencia.

‘’Hay que hacer mucho trabajo social y educativo en los sectores urbanos de cada país”, aporta la socióloga.

Los artistas del género basan sus composiciones en narrar de manera explícita las historias que viven dentro de unos determinados contextos, en los cuales los temas principales son tráfico de drogas, sexo, alcohol, romance, entre otros tantos.

En su interpretación se percibe un lenguaje básico, elemental, directo e improvisado de relaciones sociales y familiares de la vida cotidiana. La mayoría de sus líricas son agresivas y crudas.

“Es innegable la repercusión del  reggaetón. En mi opinión aporta más musicalmente por su ritmo, armonías, composición musical, melodías contagiosas que por sus letras, las cuales considero no solo pobres en contenido, sino hasta machistas y peyorativas para el género femenino en la mayoría de los casos”, afirma Cristina Sauce, profesora de la coral del Conservatorio Juan José Landaeta.

Muchos de los músicos y conocedores sobre el tema que defienden este género musical tienden a compararlo con otros como el rock, el reggae, el hip hop, que para sus inicios eran satanizados por tocar temas eróticos y sensuales, pero la diferencia es que estos últimos géneros abarcaban esos temas pero de una manera más metafórica, logrando así un trasfondo en la composición, lo cual no se observa en la simplicidad del reggaetón.

Es tanta la repercusión y la polémica que ha tenido esta expresión musical que se ha discutido varias veces sobre si es o no un género musical.

Hay músicos, por ejemplo, que consideran que el reggaetón al oído es ‘’atún con pan” y no les parece lo suficientemente variado y agradable, pero aun así reconocen lo contagioso de su ritmo.

“El reggaetón claro que es un género, después viene la discusión de si te gusta o no. ¿Si no te gusta la opera va a dejar de ser un género musical?”, se cuestiona el profesor de Música Vicente Corostola.

Asimismo se pronuncia Javier Ramos, ingeniero en Telecomunicaciones e integrante de la banda Alter Funk Trio, quien asegura que el reggaetón es un género musical. A su parecer, la controversia gira en torno a mensaje que transmite.

Los mensajes que pueden transmitir una canción de Jazz, por ejemplo, utiliza recursos de complejidad en ejecución de los instrumentos, libertad en los músicos para improvisar apegados a algunas técnicas que la dan ese toque elegante, que lo caracteriza, complementa Ramos.

En cambio, el reggaetón, claramente no utiliza esos elementos, sus recursos van más dirigidos a simplificar lo más posible las técnicas para así lograr llegar a la mayor cantidad de gente. Esto hace que en principio, pareciera darse un ‘’deterioro de la música”, sin embargo, su extrema simplicidad le ha permitido enriquecerse con muchos géneros, volviendo así el reggaetón un género interesante y dinámico partiendo de esa simplicidad, finaliza el experto.

“Sin embargo, sigue siendo arte, por lo consiguiente, no puede calificarse como bueno o malo, simplemente es. El reggaetón son esas expresiones y manifestaciones de los comportamientos que observan en su día a día, capaz expresadas de una manera más explícita”, comenta Fuentes.

Tanto Fuentes como Planchart consideran que lo importante está en que la capacidad de sugestión de algunas personas puede ser muy alta y, ante la ausencia de creencias y valores firmes, se dejan llevar fácilmente por las influencias de estas composiciones.

Es evidente, que el reggaetón ha tenido una gran repercusión social. En efecto, desde hace  algunos años es uno de los ritmos más dominantes que tocan y escuchan los jóvenes de hoy en día, no solo latinoamericanos  sino de habla hispana, afirma Sauce

La música es un arte, una expresión musical, por lo cual el reggaetón cumple con las definiciones de lo que se denomina arte, ya que es una forma de expresión de una sociedad, en un determinado momento, con ciertas características, agrega la socióloga Ana Fuentes.

Erradicar los problemas que expresa esa sociedad y no mimetizarse en ella, ahí lo importante”, termina la especialista

. * Luciana Pérez Ramos es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario