El “Me Too, más moda que trascendencia

Aki Salazar.-

Me Too
El movimiento Me Too ha levantado todo tipo de opiniones. Foto: El Dictamen

El movimiento feminista “Me Too”, que ha estado en auge desde finales de 2017, no podrá llegar a generar diferencias en el mundo de la industria cinematográfica a menos que sea coherente y consistente; para que sea más que un simple escándalo hollywoodense debe mantenerse fiel a su objetivo y evitar las malinterpretaciones y desviaciones.

A pesar del gran apoyo que ha recibido por parte de los medios y de grandes personales, para el profesor de filosofía de la Universidad Monteávila y cinéfilo Francisco Blanco este movimiento no logrará un cambio significativo en la industria, porque es sólo una moda. “El movimiento no es realmente feminista, es un estilo que se acerca más al machismo”, asegura el académico.

El feminismo se define como el movimiento que busca la igualdad de género en todos los ámbitos. Para Blanco el Me Too está siendo interpretado de la manera incorrecta, afianzado en el caso del productor Harvey Weinstein.

El movimiento Me Too se fundó en el año 2009, una de sus fundadoras, Tarana Burke, explica que el mismo se inició con la intención de “ayudar a las víctimas del acoso sexual, especialmente jóvenes mujeres de color provenientes de comunidades de bajos recursos”.

La mujer afroamericana establece que la campaña utiliza la idea del “empoderamiento a través de la empatía”.

Diversas personalidades han levantado su voz en favor del movimiento. Foto: Quién

Empoderamiento que, manifiesta el profesor Blanco, está visto desde la perspectiva errónea por muchas mujeres, y que desvía el objetivo principal del movimiento.

“Están buscando sacar a los hombres de sus puestos, de sus reconocimientos, de sus salarios, para colocar a las mujeres. Y eso es muy triste, porque no buscan la igualdad sino un reemplazamiento”, aclara Blanco.

Durante los últimos meses el empoderamiento femenino no ha estado solo dirigido a denunciar el acoso dentro de la industria, la retribución salarial también ha copado escena. “Muchas personalidades, no solamente femeninas sino también masculinas se han manifestado en contra de la diferencia de salarios en los proyectos”, afirmó la editora audiovisual Fabiola Orta.

La editora expone que mientras más personas se unan al movimiento, a las denuncias, a los altos mandos no les quedará más opción que dar su brazo a torcer.

Sucesos como el de Harvey Weinstein entregándose a las autoridades, prácticamente porque no le quedó de otra. La presión fue excesiva”, declaró Orta.

El movimiento ha trascendido las pasarelas de Hollywood. Foto: Diario Libre

A pesar de la buena causa que busca el movimiento, no todos sus resultados han sido positivos.

Justo un día después de los Globos de Oro, la actriz francesa Catherine Deneuve, tomó parte en una carta denunciando al Me Too, y a su equivalencia francesa Balance ton Porc, porque han llegado “muy lejos”.

Los argumentos de la actriz y de otras mujeres pertenecientes al mundo del entretenimiento francés, es que el movimiento que comenzó como un apoyo a las víctimas del acoso sexual, se ha convertido en una cruzada contra cualquier hombre del entretenimiento mediante las denuncias sin bases.

Así, distintas personalidades han sido atacadas en busca de ciertos beneficios como el caso de James Franco, que por denuncias en redes sociales fue automáticamente señalado, o el Woody Allen, que ya contaba con una absolución policial, sin embargo, fue nuevamente señalado.

La crítica al movimiento Me Too se fundamenta en que se ha convertido en un espectáculo más de la industria de Hollywood, se ha desviado de su objetivo principal de ayudar y buscar justicia, y se ha vuelto una contienda en contra de los hombres, en una especie de “cacería de brujas”, donde no se considera el derecho a la defensa de la otra persona.

Harvey Weinstein tiene un proceso judicial en su contra. Foto: elcolombiano.com

Mee Too no es el único movimiento que trabaja en función de objetivos igualitarios en términos genéricos, campañas como HeForShe, creada por la ONU, también trabajan en este sentido. Una de sus voceras, Emma Watson (SagaHarry Potter), invita a los hombres a participar porque “es un trabajo de ambos, hombre y mujer”, dice la actriz.

El otro error es que sólo está enfocado en la industria del cine y la televisión”, declara el profesor Blanco. “La misma diferencia de salario y reconocimiento ocurre en el mundo de la moda y nadie dice nada al respecto. ¿Cuánto puede estar ganando compañías como Versace y Donna Karan en comparación con cualquier otra de diseñadores hombres?”, se pregunta.

Según la revista de moda The Insider, los diez diseñadores mejor pagados son todos hombres, desde Amancio Ortega hasta Giorgio Armani. La primera mujer en aparecer en la lista es Doris Fisher, y está en el puesto 21.

Blanco asegura que el movimiento no trascenderá si continúa fijado en reemplazar en lugar de integrar, si la Academia sigue nominando a mujeres como Greta Gerwick sólo por ser mujeres y no por un buen trabajo.

“Búsquenlas”, dijo Frances McDormand en su discurso de aceptación en los Oscars,.“Hay mujeres talentosas que pueden brillar si les dan la oportunidad, búsquenlas y déjenlas demostrar su valor”.

*Aki Salazar es estudiante de la Universidad Monteávila

 

Deja un comentario