La Superestructura | 07- Hora

Francisco Blanco.- 

Horas pegados como dos computadoras. La otra noche te espere bajo la lluvia dos horas, mil horas como un perro. 10:42, la hora en que vi a Julia por primera vez a los ojos, la caja en donde pongo todo lo que tengo que hablar en clase, trabajo, dormir, diligencias y quehaceres, levantarse en la mañana temprano, tú hora final (muerte), el tiempo exacto para realizar una tarea, tú última oportunidad de hacer algo, estrés, poco tiempo, comer, reloj, que no hay suficiente tiempo en el día para hacer todo lo que quiero, que todo avanza muy rápido, que soy impuntual y me tengo que esforzar demasiado para llegar a los sitios a la hora, y en un reloj, despertar-responsabilidades-crecer/avanzar, el conejo blanco de Alicia, las Moiras, en estrés y en un reloj, las horas son bipolares, van rápido cuando les da la gana y cuando quieres que aceleren van como gandola en la subida de Los Naranjos, ahora y en la hora de la muerte amén.

Es la hora, es la hora, es la hora de baila., Un pasito para ‘lante y un pasito para atrás (Xuxa), puntualidad ¡Epa, dame la hora! (Cuña de la tienda Epa), rutina, presión, precisión, trasnocho, Julia, inasible, un reloj en una pared blanca y me da la sensación de que tengo que ir al colegio (por alguna razón), angustia, me cuesta muchísimo estar a tiempo, tengo que bañarme, supongo que por la misma razón de que siempre estoy tarde intento estar bañado a tiempo porque no aguanto salir de mi casa si siento que tengo el cabello sucio o algo por el estilo.

Una serie de flashback de mi abuela diciéndome «ya es la hora» cada vez que me despertaba para ir al ballet, vida-impuntualidad- inicio- fin, impuntualidad, final, vida, distancia, una hora para un estudiante son 45 min y no 60, hora es convención; las horas pasan rápido o lento según cada situación, en una hora puede nacer o morir alguien, el tiempo, que a veces es suficiente una hora y a veces no, que no es lo mismo una hora cuando estás feliz y acompañado a cuando estás triste y solo, y que existen tantas horas en nuestra vida que las desperdiciamos sin darnos cuenta.

Interminabilidad, precipitación, vejez, constancia, la cartulina,merienda, naranja, Elvis Crespo (hora enamorada), gracias, presión, muerte, disfrute, apocalipsis, tiempo, ahora, inicio, final, puntualidad, esperar, tiempo y reloj, movimiento, en que nunca paramos ni cuando estamos quietos, en tiempo que a su vez me hace pensar en dinero, en caducidad, “todo tiene su final”, clase, tiempo, angustia, puntualidad.

Las horas no son necesariamente 60 minutos, el tiempo no existe, al menos no como nosotros lo medimos, el tiempo es según la velocidad de los sucesos y como nosotros lo percibimos según lo conscientes que somos mientras ocurren,  no hay un pasado, un presente o un futuro, todo esto es una misma ilusión. Las horas hay que vivirlas cada una con apertura y asombro, como un niño, volviendo a que las horas pasan (en cuanto las medimos) dependiendo de lo conscientes que estamos mientras hacemos o vivimos cosas dentro de ellas, cuando lo que haces en esas horas se vuelve rutina, por ejemplo, dejas de verlas conscientemente, porque lo ves como que es lo mismo que hiciste ayer, anteayer y el día anterior, no tiene nada nuevo, ningún grado de asombro… monotonía y aburrimiento, es “la persistencia de la memoria” de Salvador Dalí.

Siempre pienso que las horas no me alcanzan, digo “ojalá el día tuviese más horas para que me alcanzara para hacer todo lo que quiero hacer”, luego pienso que seguramente si tuviera 5 horas más, encontraría la manera de organizarme mal y seguir necesitando más horas al día. Tiempo, Alicia en el país de las maravillas, hora 0 (paro de transporte), casio, un reloj (el tiempo) , rezar (orar pues) , Rita Hora (la cantante ) y trabajo (aquí se gana por hora), reír, apuro, comer, dormir, puntualidad, tiempo, decisiones.

*Francisco J.  Blanco… y todos lo que me abrieron una ventanita de su mente.

Deja un comentario