ESPECIAL: “La caja Clap fomenta una falsa alimentación”

Andrés Robles.-

Caja Clap
La caja Clap forma parte de una política social desplegada por el gobierno. Foto: Mippci

La doctora nutricionista Mariana Baloira, egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV), sentó posición en torno a la escasez y el debastacimiento de alimentos que afecta la dieta de los venezolanos y en cómo las polémicas cajas Clap fomentan una mala alimentación, en vista del bajo valor nutritivo de sus productos.

En entrevista realizada por video llamada, desde la ciudad de Miami, Estados Unidos, la especialista afirmó que en la actualidad los venezolanos padecen un claro desequilibrio alimenticio, siendo las frutas y los vegetales los primeros alimentos en desaparecer de los platos nacionales.

Al parecer de la experta, las cajas Clap no cuentan con los nutrientes necesarios para el desarrollo nutricional de la persona, al mismo tiempo que acotó que sus productos solo abarcan “de 3 a 4 grupos alimenticios”, de un total de siete.

“La escasez de proteínas en las cajas es un tema serio; a los que le llegan solo tienen carbohidratos que no sirven de nada sin una proteína, fomentan una falsa alimentación”, sentenció.

Producto de la escasez y los altos precios, la nutricionista señaló que los consumidores han desechado de su dieta básica alimentos como frutas y vegetales, fundamentales en el crecimiento y desarrollo integral de la persona,  ya que el consumidor prefiere optar por un producto que rinda más, aunque no sea más saludable.

“¿Si ganas salario mínimo te pondrías a gastar en una manzana que te cuesta 130 mil bolívares? No. Prefieres gastarlo en un kilo de pasta que te rinde tres días en una familia de 4”, indicó, al ser consciente que el salario integral en Venezuela es de 797 mil 510 bolívares, lo que equivale, aproximadamente, a 6 manzanas.

Igualmente, Baloira mostró preocupación por uno de los sectores más sensibles ante esta crisis, como son los niños. Destacó que en la actualidad un 33% de la población infantil presenta retardo en el crecimiento por culpa de la mala nutrición, y mientras el tiempo siga pasando y la crisis esté vigente, la situación se agravará, debilitando tanto física como anímicamente a los afectados, empeorando hasta la muerte, según la experta.

El hambre termina cuando el plato está listo”, aseguró la especialista al momento de invitar a una reflexión a los principales responsables del equilibrio actual en la dieta del venezolano. “La desaparición del problema está en las manos de los dirigentes del país”, sostuvo. .

*Andrés Robles es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario