UMA apuesta a la enseñanza en la reconstrucción del país

Francisco Coronel Mejías.-

La Universidad Monteávila celebró grado en componente docente. Foto: Francisco Coronel

La Universidad Monteávila (UMA) se ha caracterizado desde sus inicios por tener como estandarte el brindar una educación de la mejor calidad, a partir de la cual emerjan profesionales que no solo manejen los conocimientos necesarios para el desempeño de su carrera, sino que cuenten con una elevada formación humanística, como reflejo de esos ideales celebró este viernes, a solo tres días del Día del Maestro, el acto de grado de la primera cohorte del componente docente, aportando al país 25 nuevos educadores.

Esta nueva propuesta académica tiene como objetivo el dotar a sus participantes de las herramientas necesarias para educar y tener la pedagogía necesaria, acorde a las nuevas exigencias, lo cual les permitirá estar listos para impartir sus conocimientos a aquellos deseosos de aprender.

El evento se realizó en el auditorio principal de la universidad y comenzó a las 12:00 del mediodía. Los graduandos asistieron con sus mejores fachas: los hombres hacían gala de sus mejores trajes, mientras que las mujeres iban con sus vestidos más elegantes. Entre ellos habían profesionales de carreras muy diversas: abogados, médicos, comunicadores, administradores y más.

Fernando Vizcaya, decano de la Facultad de Educación de la UMA, destacó la importancia de la educación, y su real significado. “El concepto de universidad es ser por excelencia un centro de enseñanza. Por tanto, el componente docente, el dar las herramientas para elevar la calidad de esa enseñanza, es un ideal, un sueño que desde hace mucho tiempo hemos querido materializar”, afirmó.

Por su parte, el abogado Juan Domingo Araque, graduando y ponente del acto, afirmó: “La educación es la transmisión de la cultura del grupo de una generación a la otra. Puede asumir muchas formas y adaptarse al grado de formación de los individuos, pero en esencia siempre es lo primero”.

El representante de los estudiantes comentó sobre cómo la labor del docente incluye un concepto mucho más amplio que la mera formación académica: es enseñar a los jóvenes en valores, hacer que se perfeccionen tanto en bienes espirituales como materiales, a su parecer.

Para Samantha Cabrera, comunicadora social y nueva docente, la educación es fundamental para recuperar el país. El trabajo del educador comienza en casa y continúa dentro del aula de clases, indicó. “Decidí hacer el componente docente para obtener las destrezas y habilidades necesarias, para un mejor desenvolvimiento dentro del aula de clases. El componente te da esas herramientas claves del arte de enseñar”, apuntó.

Mientras familiares y amigos celebraban los logros de sus seres queridos, quienes alcanzaron un nuevo peldaño en su desarrollo profesional, el ingeniero industrial José López recordó la importancia de esta profesión en el desarrollo de una nación, al señalar que la educación es la riqueza de un país.

“Un país con educación es culto y tiene disciplina para seguir normas y progresar… Decidí realizar el Componente Docente para tener herramientas y habilidades para aprender a enseñar. Educar a la nueva generación permitirá tener un mejor país y es mi forma de aportar para contribuir a su desarrollo”, aseguró.

Esencia que no escapó de las palabras del decano Vizcaya, quien finalizó su discurso felicitando a los graduandos por su logro, aseverando tener esperanza que, entre todos, pudieran reconstruir a Venezuela, que “ha sufrido muchos daños”.

Francisco Coronel Mejías es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario