Paola González Laya gana concurso de Hilos Invisibles

Yanuacelis Aure.-

Hilos Invisibles es una novela escrita por estudiantes de tercer año de Comunicación Social de la Universidad Monteávila (UMA). Narra la historia de una ciudad, un tiempo y seis relatos que se cruzan entre sí, en los que destaca el carácter criollo y la lucha por el día a día en una metrópoli tan convulsa y ajetreada como la Caracas de hoy.

Con el objetivo de promover la escritura esta novela, nominada en siete categorías en el Concurso de Escritura Creativa 2017 de la UMA, decidió convocar a sus seguidores en Instagram a un certamen de cuentos sobre Caracas.

El concurso comenzó a desarrollarse el 4 de junio, fecha en la que se publicó a través del Instagram de la novela las bases del evento. Los participantes tuvieron dos semanas para escribir sobre la ciudad y enviar sus relatos. La competencia finalizó el 16 de junio.

El jurado del concurso estuvo compuesto por el equipo de Hilos Invisibles: Mariana Tineo, Michelle Genovese, Nailena Romero, Jesús Castro, Claudia De Lima y Yanuacelis Aure.

El relato ganador fue Residente del infierno paradisíaco, escrito por Paola González Laya. El jurado concluyó que “a través de un texto bien escrito, la concursante expresa claramente esos sentimientos que produce en nosotros nuestra ciudad, Caracas, y que nos abruman en estos tiempos tan convulsos que estamos viviendo.”

La decisión del jurado tomó en consideración la buena narrativa carente de errores ortográficos y los sentimientos que evoca el texto a través de una metáfora acertada y original de Caracas.

Como parte del reconocimiento al relato ganador, Residente del infierno paradisíaco es publicado en Pluma:

 Residente del infierno paradisíaco

Paola González Laya.-

El despertador suena a las 7 de la mañana sin propósito alguno, pero para no dejar definitivamente mi rutina, me arreglo y salgo con el fin de acabar lo que hace 4 años comencé… solo si ella me lo permite.

Me inmerso en la que ha sabido manipularme, y debido a mi amor incondicional, sabe que siempre estaré a su lado; ella es un amor agridulce, esos de los que te enseña, te marca y que también te quita. Ella no dudó al lastimarme y quitarme a alguien de la peor manera, llevándose también al miedo, y en su reemplazo dejó a la paciencia.

Me colmo de paciencia todos los días al salir a la calle para soportar a los viejos verdes y a los pedigüeños que ella tiene bajo su tutela. Me colmo de paciencia, observo sus detalles y me preparo para aguantar el día de hoy.

La aguanto porque está frustrada, porque no tiene la culpa de tener a un novio abusivo, conocido como «el actual gobierno», del cual intenta separarse, una vez más. Y aunque todo parezca malo, ella es algo imposible de olvidar. A veces es temperamental. pero siempre tendrá un lugar especial en mi corazón, por más cliché que se lea.

Desde mi escritorio, transcribo estas letras en una noche de junio, para hacerle un agradecimiento público a Caracas:

Te agradezco por haberme escogido como tu residente y no como tu visitante, también te agradezco por la gente linda que has cruzado en mi camino. Y como soy una romántica empedernida, espero que el amor algún día nos salve, porque gracias a él estamos acá.

* Yanuacelis Aure es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario