Desconocimiento de las leyes no justifica el maltrato a los animales

Carolina Sánchez.-

Los animales están protegidos por la legislación. Foto: Carolina Sánchez

La normativa legal en Venezuela se ha convertido en letra muerta, bien sea por omisión o por desconocimiento. Gran parte de los ciudadanos irrespetan las leyes sin asumir consecuencia alguna de sus actos, reflejando lamentablemente el deterioro de la cultura del país.

Es una cuestión social. Las personas arrojan a la calle a sus mascotas, dejando de lado sus valores y el compromiso de cuidar, respetar y atender a ese ser vivo que en algún momento decidieron tener bajo su tutela.

Pese a que en Venezuela está vigente la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica, Libre y en Cautiverio, aprobada el 4 de enero del 2010, la normativa, como tantas otras, es desconocida por la mayoría de los ciudadanos.

La abogado y proteccionista animal, Mayerling López, indica que las personas ignoran que el Código Penal establece sanciones a quien haga  daño o asesine a un animal.

El Código Penal en su artículo 478 sentencia a las personas que causen daños a animales con arresto de 8 a 45 días.

“La única forma que te dejen presa 45 días es que seas penado por acusación de la parte agraviada”, aclara la abogada Gabriela Calzadilla.

“Los atenuantes son las causas que te eximen de tu responsabilidad. Un accidente, como que yo atropellé el gato pero venía con un fuerte dolor de cabeza, no lo vi y tengo testigos. Ahora, yo me emborrache y yo quería matar ese gato, esos son agravantes”, añade.

López lamenta la desidia hacia los perros y gatos en situación de calle.

“La emigración ha causado un alto impacto en el abandono, las personas irresponsables que deciden irse de Venezuela no incluyen en su plan migratorio a sus mascotas, por lo cual estas terminan en la calle”.

El veterinario Emir Sánchez argumenta que en Venezuela siempre ha existido negligencia por los animales. Comenta que en el interior del país es frecuente ver que tienen a las mascotas “para que cuiden la casa, amarrado en el patio o, muy comúnmente, se lo dan de regalo a un hijo en Navidad”.

López enfatiza que se debe reforzar la aplicación de penas y sanciones “para quienes maltraten o abandonen a los animales, así como para quienes asesinen o ejecuten actos de crueldad animal, es decir, deben incrementarse las sanciones pecuniarias y hacer más rígidas las penas”.

Gabriela Molino, consultora jurídica de Misión Nevado, resalta que el desconocimiento de la ley no es argumento válido para el maltrato animal. Sostiene que algunas personas justifican sus acciones al decir “no sabía que existía una ley que los protege”.

La protección animal es tarea de todos. Debe inculcarse el respeto y el amor por las mascotas y el buen trato hacia estas, a través del buen ejemplo y de una tenencia responsable que los niños puedan imitar.

López destaca que diferentes organizaciones han incrementado las campañas educativas para promover “la tenencia responsable, la adopción y la esterilización”. Sostiene que la castración es un tema fundamental para evitar la proliferación de perros y gatos. Asegura que con la ejecución de estos proyectos la sociedad tendría mejores bases morales y cívicas.

“La sociedad requiere formación, madurez y sanciones penales que establezcan un precedente, así se evitaría que los ciudadanos en un futuro incurran en delitos contra los animales y la naturaleza”, concluye.

* Carolina Sánchez es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario