Josep María Bartomeu: Un sismo cuyas réplicas se sienten dos años después

Los últimos contratos firmados por el antiguo presidente del Barcelona no sólo endeudaron al club, sino que además tienen indicios de criminalidad, razón por la cual el conjunto llevó el caso a tribunales por Administración Desleal.

Bartomeu
De darse la sentencia del tribunal en Barcelona, el empresario español podría pasar hasta 3 años en prisión. A. Graterol

Abel Graterol.-

El 28 de octubre de 2020, ese fue el día en que una cansada afición blaugrana sintió un respiro, ya que un muy criticado Josep María Bartomeu anunciaba su dimisión, principalmente ocasionada por el proceso del voto de censura que se realizaba en su contra.

Para esa fecha había tres principales escándalos en la espalda del hasta entonces presidente:

Primero estaba en tema de Lionel Messi con si tenía o no el derecho de irse gratis en el final de la temporada 2019/2020 y, el hecho de que el astro argentino declarara que seguiría en el Barcelona solo para no demandar al club, no ayudaba a la imagen de Bartomeu, quien parecía mantener al argentino en el conjunto en contra de su voluntad.

Segundo entraría el tema del Barçagate, relacionado con la contratación de la empresa, el caso I3 Ventures y la supuesta campaña de difamación realizada por el presidente en contra de sus propios jugadores y sus parejas.

En tercer lugar, las llamadas vacas sagradas le costaron mucho a Bartomeu. La afición blaugrana no soportaba que jugadores como Jordi Alba, Sergi Roberto, Sergio Busquets, Luis Suarez o Iván Rakitic no vieran salida, sino por el contrario, que fueran renovados mientras que en la cancha las decepciones eran igual de gigantescas que sus ingresos.

Sin embargo, aunque estas tres razones fueran causas de peso para una moción de censura en su contra, los efectos del terremoto que fue Bartomeu para las arcas del Barcelona no se detendrían allí.

La investigación que esclareció todo

Esta es parte de las cifras del informe realizado por el club con Sports Law Institute. A. Graterol

En las futuras elecciones tras la era Bartomeu, sería Joan Laporta el elegido para el cargo de presidente del Barcelona y una de sus primeras órdenes fue buscar claridad en medio de la zozobra que significaba la deuda de más de 1.300 millones de euros que tenía la entidad catalana.

Para ello el club contrató los servicios de Sports Law Institute, quienes no solo se encargaron de encontrar a qué se atribuye cada euro en rojo, sino que además se encargó de destapar la última jugada de Josep María Bartomeu.

Era el 20 de octubre de 2020 cuando en Barcelona se firmaban cuatro renovaciones, las de Gerard Piqué, Marc-Andre Ter Stegen, Clement Lenglet y Frenkie de Jong.

En su momento todas estas renovaciones se justificaron con que la pandemia había golpeado mucho a la economía del club y es que, de hecho, la temporada 2019/2020 había terminado con 100 millones de euros en deuda y la manera más rápida de reducir costos fue renovando contratos a la baja.

O eso fue lo que se dijo públicamente, porque la realidad fue muy diferente: el club ahorraría 30 millones de euros en sueldos de la temporada 2020/2021, pero terminaron gastando en dichos futbolistas 311 millones entre nuevos contratos y pagos diferidos, algo que el CEO de Sports Law Institute, Toni Roca, califica como Administración desleal.

Caso Gerard Piqué

Cortesía

El Mundo de España fue el diario que se encargó de encontrar y publicar las verdaderas cifras del contrato del central. En el año 2018 el español renovó su contrato para convertirse en el central mejor pagado del mundo, 13.4 millones de euros por temporada fue lo que se anunció oficialmente; sin embargo, esos millones subieron a 28.4 millones anuales con bonos, porcentajes de imagen y más.

Aun así, ese fatídico 20 de octubre Gerard Pique firmaba un contrato aún más extravagante, quedando con el siguiente sueldo: 18 M€ en la temporada 2020/2021, 27.7 M€ en la 2021/2022, 29.50 M€ en la 2022/2023 y 40.80 M€ en la 2023/2024.

Además de esto, también cobraría una parte (se desconoce el monto exacto) de unos 43 M€ destinados a lo que el Barcelona calificó como el pago de una “indemnización por finalización de contrato” que debía compartir con Jordi Alba, Martin Braithwaite, Miralem Pjanic y Antoine Griezmann.

Se ha conocido de forma extraoficial que el español en este verano modificó su contrato a la baja y dentro del documento hay una cláusula que establece que si el jugador disputa menos de 35% de los partidos, quedará libre a final de temporada.

Es importante recordar que en esta temporada debe competir su puesto con Koundé, Araujo, Christensen y Eric García, todos centrales en mejor condición física y más jóvenes que él.

Caso Frenkie De Jong

Cortesía

El neerlandés llegó a Can Barça en el verano de 2019 procedente del Ajax de Ámsterdam con un sueldo de unos 6 M€; sin embargo, tan solo un año después renovó su contrato para cobrar, según información del diario El Español, unos 108 M€ en seis temporadas lo que da 18 M€ por cada una.

En el caso de De Jong, el club intentó darle salida en este verano bajo la amenaza de denunciarlo por la legalidad de su contrato, al final el jugador no salió del club y está en negociaciones para reducir su salario o volver al que tenía en sus inicios.

En función de estos movimientos, Toni Roca considera que el Barcelona no tiene mucho que reprocharle a sus futbolistas en materia legal.

Casos de Ter Stegen y Lenglet

Cortesía

Antes de la renovación, Ter Stegen tenía contrato hasta 2022 y de darse la sentencia del tribunal que anule dichos acuerdos, el alemán quedaría como agente libre y debería firmar un nuevo contrato con el club o marcharse.

A pesar de esto, el portero no está muy interesado en negociar personalmente con el club y dejó todo en mano de sus agentes, en la actualidad se desconoce qué tan cerca están ambas partes de llegar a un acuerdo que permita que Ter Stegen se quede en Barcelona, pero con un sueldo reducido.

Clement Lenglet por su parte salió cedido al Tottenham Hotspur y, según confirma El Español, en el acuerdo la mayor carga salarial cae en el equipo inglés, ya que los catalanes solo pagan actualmente el 15% del sueldo del jugador, se desconoce qué terminará sucediendo.

Lo que sí se sabe es que aquel triplete en la temporada 2014/2015 fue el más costoso de toda la historia del club, ya que gracias a esos trofeos Bartomeu pudo ganar la presidencia en aquellas elecciones.

Después de seis años como presidente, el empresario español dejó al club humillado deportivamente con sus repetidos y estrepitosos fracasos en la UEFA Champions League, económicamente la entidad blaugrana quedó sumergida en deudas inimaginables, tomando en cuenta que -según Forbes- el Barcelona es el equipo más valioso del mundo y como si fuera poco, con el mejor jugador de su historia pidiendo a gritos irse gratis, sin duda alguna fue un terremoto que dejó muchas secuelas.

*Abel Graterol es alumno de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.