“El reto es adaptar la oferta académica a las necesidades del mercado”

Para la nueva vicerrectora académica de la universidad Monteávila, la modernidad debe ir de la mano de los ideales de la educación personalizada y de la integridad humana.

Monteávila
Amaya acompañará desde el vicerrectorado académico a las nuevas autoridades de la Universidad Monteávila. Foto: Cortesía

Redacción.-

Carolina Amaya comenzó a dar sus primeros pasos en la docencia en la Universidad Monteávila, misma en la que hoy ocupa el cargo de vicerrectora académica, pasados 20 años de las primeras experiencias.

La literatura y la coordinación de control de estudios fueron actividades paralelas que llevó los últimos meses. La nueva responsable del ámbito académico ha pisado los espacios de esta casa de estudios desde muy joven y desde sus propias aulas tuvo el honor de crecer junto con la institución, como ella misma reconoce.

Dinámica que celebra y espera que se extienda en el tiempo, al considerarla como uno de los principales legados de la Universidad Monteávila.

“La UMA me dio la oportunidad de crecer con una institución, llegué prácticamente siendo una muchacha joven, recién graduada y pasé a dar clases, fui formándome y creciendo con la universidad y un nuevo reto es seguir replicando esa experiencia, formar a nuestros egresados para que sean profesores, formar a profesores para que se comprometan con la institución y crezcan con ella, porque ellos son producto de ella”, afirmó en el acto de juramentación en el que asumió como la nueva vicerrectora académica.

Amaya tiene experiencia en la Universidad Monteávila y la Universidad Simón Bolívar.

A lo largo de su experiencia ha pasado por las aulas con clases de Literaturas occidentales, Pensamiento Latinoamericano y Lenguaje. Tiene experiencia en gerencia educativa: contratación, seguimiento y formación de profesores; en desarrollo y diseños de programas educativos, asignaturas, diplomados y diseño curricular de carreras y en procesos educativos en el área de control de estudios.

Su carrera universitaria ha estado marcada por los pasillos de la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Monteávila.

Con su experiencia universitaria, Amaya ve como uno de los principales objetivos de la Universidad Monteávila “llevar nuestra oferta académica y adaptarla a las necesidades del mercado y también mantener nuestra ideal de la educación personalizada, de formación humana integral”.

Asegura que el reto es: “Desde lo que somos tratar de conseguir un equilibrio con ese diálogo con la modernidad, con lo actual, con las necesidades del país y lo que es la universidad Monteávila”.

En función de esta dinámica, reconoce la importancia de la adaptación, justo como ocurrió en la pandemia, en el que la virtualidad y la presencialidad se dieron la mano para continuar con el trabajo formador.

“En la actualidad puedo regresar a la presencialidad y regresar a mi aula virtual donde habrá materiales audiovisuales, artículos de prensa, se sostendrá una comunicación directa con los estudiantes. Este crecimiento habla de una educación de calidad, personalizada, pero también anclada en lo nuevo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.