Microemprendedores salvaron la dinámica en Prados del Este

Seidy Elizabeth Morales.-

Prados del Este

Las Residencias Prado Humboldt I, un conjunto integrado por 450 apartamentos, 20 oficinas y locales comerciales, se encuentran ubicadas en la urbanización Prados del Este, en el este de Caracas. Este conjunto residencial fue ideado y diseñado por el arquitecto Federico Beckhoff y comenzó a ser habitado en el año 1978. Está distribuido en cuatro edificios, agrupados en torno a un patio central de uso recreativo.

Cuando el coronavirus llegó a Venezuela, desde el pasado 16 de marzo de 2020, se establecieron normas por parte del gobierno central, estadal y municipal en cuanto para resguardar y cuidar la vida de la población venezolana de esta enfermedad, lo que conllevó a que el complejo habitacional no escapara de cumplir con lo establecido, a fin de minimizar el contagio entre sus habitantes.

Los propietarios e inquilinos que hacen vida en este complejo habitacional de Prados del Este, cumpliendo con lo establecidos por las autoridades, debieron quedarse en casa y no participar en las actividades laborales, estudiantiles y personales, lo que conllevó a que se afectara la economía personal y familiar, así como también se alterara la adquisición de alimentos y bienes de primera necesidad, por las diversas carencias existentes y del propio covid-19.

Por ello, muchos de sus habitantes en colaboración grupal establecieron comunicarse a través de una red social que facilitara el adquirir bienes y servicios como alimentos y bienes perecederos, así como ofrecer productos y servicios a todos los vecinos que necesitaran adquirirlos y que pudieran ser ofertados por los mismos residentes del complejo habitacional.

Desde venta de pan a diario, de postres, comida para almuerzos, tequeños, delicateses, prendas tales como pulseras, zarcillos, hasta ofrecimiento de servicios de peluquería, traslado de paquetes, servicio de taxi, cuidado de manos y pies, masajes terapéuticos y también ofrecimiento para la venta de ropa y otros enseres, que están a disposición de todos los residentes.

La idea de crear un grupo de chat por WhatsApp, abierto desde el pasado mes de abril, mantiene conectados a 280 vecinos y esto ayudó en gran medida a minimizar la salida de los residentes a hacer las compras diarias y se generaron enlaces con proveedores para que traigan semanalmente pedidos de víveres sin generar incrementos en los precios de los productos.

Esta iniciativa ayudó a los vecinos a conocerse, ayudarse entre ellos, minimizar la inseguridad personal, adquirir bienes y servicios producidos por la misma comunidad, en medio de una pandemia que ha generado estrés confusión e inseguridad entre la ciudadanía.

*Seidy Elizabeth Morales.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *