Tres razones para usar la inteligencia artificial en periodismo

Nelly Meléndez.-

¿Por qué Post Press Association, Associated Press (AP), Bloomberg, Xinhua News Agency, Le Monde, USA Today, Thomson Reuters, The New York Times, BBC, Los Angeles Times, Washington y muchos otros medios usan la inteligencia artificial (IA)?

La London School of Economics, ha llevado a cabo una encuesta en 32 países sobre el impacto que la inteligencia artificial puede generar en el periodismo  y han indicado las siguientes razones: hacer eficiente el trabajo de los periodistas (68%), entregar el contenido más relevante a los usuarios (45%) y mejorar la eficiencia del negocio (18%).

Hacer más eficiente el trabajo de periodistas. Este beneficio se manifiesta en la  automatización de la elaboración de informaciones. Un ejemplo es lo manifestado por Associated Press (AP), quien comenzó automatizando información económica e indicó que han pasado de publicar 300 noticias al año a superar las 4.000 publicaciones de este tipo. Ahora está en la expansión hacia otras áreas de interés, por ejemplo los deportes, donde  a partir de los resultados oficiales de cada partido, se generan crónicas automáticas. Esto les permite cubrir cada semana las ligas menores de béisbol en Estados Unidos, lo que sería imposible con la cantidad de personal que disponen actualmente.

¿Cómo la IA hace esto? Porque trabaja con algoritmos cada vez más eficientes de búsqueda y compilación de información. Estos robots ayudan al  periodista a buscar en el complejo mundo de la Big Data y, posteriormente, el software redacta lo que se publicará. El trabajo del periodista ahora es más fino, delicado y profesional. Consiste entonces en dar el entorno glocal (local y mundial), el estilo personal característico y la línea editorial del medio digital.

Entregar contenidos relevantes a los usuarios. Entregar contenido de valor implica: conocer los lectores y adaptar la información a ellos, con el fin de brindarles los contenidos que le interesan, e inclusive, de manera personalizada con sus intereses personales.

¿Cómo lo hace la IA? Volvemos a los robots, que analizan el comportamiento de los lectores en las redes sociales e internet, para recopilar información y elaborar perfiles de las personas. Por ejemplo: que noticias leen con más frecuencia, qué temas son de su interés, inclusive, qué opiniones  manifiestan acerca de ciertos temas, personas, deportes, entre otros. Ya Google y Facebook hacen este trabajo, los datos de las personas son de gran valor para estas empresas.

Como es lógico, esta información sirve de insumo a los algoritmos de IA para brindar la información que los usuarios requieren según los perfiles, planificar de manera adecuada la estructura del medio y organizar la información. Otra vez se requiere de los periodistas digitales profundidad en el conocimiento de su trabajo, para decidir finalmente en cuanto a los aspectos sugeridos por la IA.

Para un periodista digital es tediosa y compleja la tarea de adaptar un mismo artículo para diferentes perfiles de público, pero no para los robots. Estos algoritmos son capaces inclusive de crear artículos según el perfil de cada lector. Como se mencionó antes, se trabaja por perfiles ¿Esto rebaja la importancia del profesional en esta área? Depende del uso y la ética profesional.

Mejorar la eficiencia del negocio.  Como lo indica el informe de la London School of Economics el periodismo tiene mucho que aprender de  las empresas de tecnología y las startup, el marketing y la publicidad, entre otras. Algunos aspectos a desarrollar son nuevos flujos de trabajo y mejorar la relación con los usuarios.

Según el Foro Económico Mundial, el propio sector de la IA crecerá un 50 % cada año hasta 2025. Esto repercutirá en el sector de los medios de comunicación y entretenimiento.

Como hemos indicado, la IA está impactando la forma de recibir, editar y distribuir los contenidos, por lo que se espera que mejore la eficiencia, uniformidad y entrega de valor por parte de los medios digitales, haciéndoles llegar a lugares en los que antes no estaban presentes. Esto se traduce en alcanzar públicos para también proporcionarles contenidos ampliamente personalizados.

Con base en lo antes expuesto, la hipermedialidad, multimedialidad e hipertextualidad se potencia con la IA al acelerar los puntos de contacto, por lo que no pueden obviarse los aspectos éticos de la producción y consumo de información. Por tanto, la responsabilidad de los medios y periodistas digitales se incrementa con  estas herramientas tecnológicas, como también de parte de los usuarios se espera mayor madurez y capacidad de discernimiento.

Si deseas profundizar en el contenido del informe presentado por London School, Polis y Google, descárgalo puedes hacer clic aquí o al enlace http://bit.ly/2rXZIBl.

*Nelly Meléndez es profesora de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *