Antonio Díaz frente a su mayor reto: Las Olimpíadas

Brandon Malavé.-

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El karateca venezolano Antonio Díaz comienza hoy su periplo para lograr el culmen de su carrera: los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Desde este viernes estará presente en la Premier League de París, donde se verán las caras los principales exponentes de este deporte que debuta en la máxima cita internacional el próximo año.

Tras un 2018 cargado de triunfos, emociones y ovaciones, el doble campeón mundial en la modalidad de kata se enfoca en su último reto profesional, las Olimpíadas.

Ya el año pasado se despidió de los mundiales de Karate, donde cosechó importantes victorias e hizo un nombre, que le valió el homenaje de un público vertido a sus pies al finalizar su último encuentro, en Madrid, ante el turco Ali Sofuoglu. Díaz quedó de cuarto lugar en la cita realizada en noviembre.

El karateca mirandino ya había anunciado su retiro en 2016, pero decidió prorrogarlo hasta su participación en Tokio 2020, cita que cerrará una vertiginosa carrera de más de una década. Actualmente ocupa el quinto puesto ranking mundial de Karate con 1.267 pts, registro que le da un boleta a la cita de Tokio, sin contar el calendario de este año.

En el puesto número 1 se encuentra el japonés Ryo Kiyuna, de 28 años, con 4.020 puntos; en el 2 está ubicado el español Damián Quintero, de 34 años, con 2.287 puntos; en el 3er el turco Ali Sofuoglu,  de 23 años, con 1.822 puntos y en el cuarto el Italiano Mattia Busato, de 25 años, con 1.290 puntos. La diferencia de edad entre sus oponentes está entre cinco y 14 años. Díaz tiene 39 años.

Antonio José Díaz Fernández nació el 12 de junio de 1980 y su carrera en el karate comenzó desde que era un niño, a la edad de 6 años, por influencia de su padre. Al principio no le fue muy bien en el karate, pero con el tiempo y perseverancia desarrolló auto-superación y la capacidad de no rendirse.

Su primer llegó a los 13 años tras ganar el oro en el V Campeonato Panamericano Juvenil de Karate, en la modalidad de kumite, celebrado en Salinas, Puerto Rico, en 1993. Desde entonces Antonio Díaz se ha destacado con importantes reconocimientos, obteniendo 13 triunfos como campeón nacional, ha sido 16 veces campeón panamericano, campeón de los Juegos Mundiales y dos veces campeón mundial.

Ha sido uno de los principales exponentes en el principal torneo de karate del mundo, el Campeonato Mundial de Karate Do, competencia donde obtuvo sus logros más importantes, ocho podios a lo largo de su carrera.

Obtuvo su primera medalla en la edición del 2002 en Madrid, España; obteniendo el bronce, después alcanzó la medalla de bronce 2 veces más (en 2004 y 2006), La presea de plata llega en la edición de Tokio del 2008, donde participaría en su primera gran final. El oro llegó por primera vez en Belgrado 2010, contra Luca Valdesi. Dos años reedita la hazaña y se convierte en campeón del mundial por segunda vez.

“Cuando obtuve mi primer contacto con la disciplina me mentalicé con ganar un campeonato. Al ganar las medallas de bronce y de plata pensé en intentarlo una vez más, para luego retirarme, y fue en ese año cuando obtuve el oro. Cuando piensas que no lograrás más nada puede ser el momento en que estés más cerca de lograrlo. La constancia es una gran clave”, afirmó a Pluma en febrero del año pasado.

En esa ocasión afirmó en relación con su preparación a Tokio 2020 que esperó por muchos años esta oportunidad. El campeón mundial reconoció que los temas de clasificación son limitados, pero siente que debe ir, ya que aún cree que tiene condiciones para participar. “Estamos trabajando fuerte para la ruta olímpica y poder representar bien a Venezuela”.

El nuevo compromiso en París se extenderá hasta el domingo. Este año deberá enfrentar siete torneos para asegurar su pase olímpico. Cada uno de ellos suma puntos para la clasificación final. El año pasado con su oro en los Juegos Centroamericanos del Caribe conquistó su pase a  los Juegos Deportivos Panamericanos Lima 2019, evento que también entregará plazas para Tokio 2020.

*Brando Malavé es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario