Vivir en sociedad implica respetar los derechos y abrazar las diferencias

Mariana Di Yorio/C. Fanelli/ V. Guerrero.-

Fotografía: Mariana Di Yorio.-

Luis Martínez Oportunidad

Es necesario respetar los derechos y abrazar las diferencias para convivir en sociedad, siendo vital alcanzar la justicia, sin venganza, y promover la cultura de la paz, según Luis Martínez, director de la asociación civil Oportunidad.

De acuerdo con el profesor de la Universidad Monteávila para convivir en paz es primordial aceptar los derechos, el valor y el talento del otro. Al parecer del promotor social la mayoría de las personas conoce sus derechos, pero les cuesta reconocer y acatar el de los demás.

En este proceso de cambios sociales y de reencuentros, Martínez destacó la importancia de la mujer en la exclusión de la violencia y en el desarrollo de la convivencia. La considera “el motor y la clave del desarrollo, debido a su capacidad de solidarizarse… Las madres son las que aportan criterio e impulsan a superarse, tienen gran influencia en los jóvenes y en su toma de decisiones”, expresó el director de Oportunidad.

En este sentido, aseguró que es imposible encontrar una sociedad donde todos puedan llevar a cabo su cometido impartiendo siempre la paz sin la ayuda de las madres o de aquellas mujeres que constituyen un pilar indispensable en la vida de cada individuo y, sobre todo, en conjunto con los educadores, a la hora de hablar de la formación.

De igual forma, el sociólogo manifestó que los jóvenes son el futuro del presente, quienes tienen el ímpetu para cambiar. Aseveró que para mejorar su futuro es primordial trabajar con las madres y los educadores. “Cada quien tiene su talento, solo tiene que descubrirlo”, y este es el propósito de Oportunidad, organización que dicta talleres de formación para el empoderamiento del las mujeres y los jóvenes, desde el 2009.

Expuso que no se trata de vincularse o desvincularse del joven, sino de entender su cultura, su entorno, su realidad y así ayudarlo y enseñarle a tener la capacidad de decidir, de ser líder de sí mismo, de reconocerse, respetando los derechos del otro, potenciarlo para que avance.

Así mismo, indicó Martínez que cuando se trabaja en el empoderamiento de los jóvenes desde sus capacidades individuales y colectivas se les enseña a reconocer a su compañero como una persona merecedora de derechos y virtudes.

«Abrirse a la realidad del otro es fundamental, ya que es muy interesante y retadora, debido a las distintas realidades que se presentan y a los diversos intereses que cada quien tiene de ella. Es descubrir cómo llevas a un sujeto a reconocer la existencia del otro”, exclamó el profesor universitario.

Resaltó la importancia de la paz para vivir en una sociedad donde todos puedan alcanzar sus objetivos. “Con violencia no hay convivencia, no hay respeto, ni reconocimiento del otro, solo hay retroceso en el ejercicio de los derechos”.

“La reconciliación en Venezuela debe darse sin venganza y con el reconociendo del otro, para así construir una sociedad donde todos podamos vivir en ejercicio de nuestros derechos, cultivando paz”, estableció el sociólogo.

En cuanto a la situación que hoy enfrenta el país, se mostró muy animado y positivo, a pesar de ser las barreras que se enfrentan a diario. Está convencido de que el Estado puede recuperarse porque “la gente quiere trabajar”.

Afirmó que ya hay organizaciones ocupadas en la transformación del “pensamiento negativo de los venezolanos”.

‘‘Sin duda alguna el país no se encuentra en las mejores condiciones, pero el cambio es necesario. Otros países han logrado salir adelante en medio del caos y nosotros no podemos ser la excepción. Hay que avanzar y trabajar a pesar de las adversidades. Debemos renacer como el ave fénix’’, indicó Luis Martínez.

*Mariana Di Yorio, Carla Fanelli y Valentina Guerrero son estudiantes de la Universidad Monteávila

Deja un comentario