Colombia cae ante la claridad nipona

Luigi Bitetto.-

Colombia Japon
Juan Quintero se convirtió en el primer colombiano en marcar en dos mundiales. Foto: Panorama 

Por fin llega el día y la selección cafetera debuta en el mundial, es la última de Concacaf, genera gran expectativa en frente de una selección nipona que viene de una mala racha, ganando solo un amistoso de cinco que jugaron y despidiendo a su entrenador a dos meses del inicio del Mundial.

En Colombia resaltan las ausencias en el once titular de James, Bacca, Mina y Barrios; por parte de Japón, Honda y Okazaki quedan fuera a pesar de ser grandes referentes, comienza el partido y la selección Colombia se va encima, los japoneses contraatacan, logran un penalti y la roja directa de Sánchez, oportunidad que no deja pasar Kagawa, diez de la selección y lo mejor de los samuráis azules, también dolor de cabeza durante todos los partidos.

Los cafeteros apuestan mucho por las bandas y pesa mucho la falta de un organizador que maneje los tiempos como James y un recuperador como Barrios a falta de Sánchez, Japón hizo su tarea, estudió al rival y explotó sus debilidades, no se despegó del balón durante todo el partido, apostó por la posesión y dio resultados, creando muchas ocasiones de juego y aprovechando la ventaja.

Colombia confundida y atareada gana un tiro libre que concreta Quintero y le da un respiro, en el primer tiempo la selección no salió bien y en el segundo no pudo rectificar mucho. Los japoneses apuestan por la posesión desde el primer minuto.

El juego por las bandas no le resulta a Colombia, Radamel no aparece porque el balón no llega al área y aunque entraron los que faltaban (Bacca, James, Barrios), no se pudo contrarrestar el dominio de los samuráis, que llegaban por todos lados y se aprovechaban de los errores rivales, selección que defiende, ataca, rota bien y trabaja los balones parados, donde sale el segundo gol de Yuya Osako a 17 minutos del final.

A Colombia le pesó el hecho de no haber conocido a su rival y no saber con qué esperarse, una expulsión al comienzo del partido y el buen trabajo de los nipones, buscando un equilibrio con su juego y los errores del rival dieron como resultado un 1-2 a favor de Japón, que tuvo un 62% de la posesión del balón y nunca se olvidó de su estilo de juego.

*Luigi Bitteto es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *